5 formas en las que dañas tu cabello sin darte cuenta

Bárbara Asnaghi

Si te esfuerzas por cuidar tu cabello con mascarillas y visitando a un estilista cada tanto, igualmente puede que estés dañándolo sin darte cuenta. ¿Cómo? Te contamos.

Aunque creas que cuidas tu cabello, algunas cosas que haces habitualmente podrían dañarlo. Foto: RuslanDashinsky/Getty Images
Aunque creas que cuidas tu cabello, algunas cosas que haces habitualmente podrían dañarlo. Foto: RuslanDashinsky/Getty Images

Estos son errores gigantescos a la hora de mantener sano un cabello. Te contamos lo que no debes hacer y cómo corregirlo:

  1. Desenredarlo después de lavarlo

Si tiendes a peinarte al salir de la ducha, le estarás causando un daño importante a tu melena, explica la colorista Rachel Bodt en la revista Glamour. En lugar de eso, te conviene usar un peine de dientes grandes y desenredarlo cuando estás aún en la ducha y mientras tu cabello está cubierto de acondicionador.

Antes de desenredar tu cabello, deja que se seque un poco. Foto: Sol de Zuasnabar Brebbia/Getty Images
Antes de desenredar tu cabello, deja que se seque un poco. Foto: Sol de Zuasnabar Brebbia/Getty Images

2. Dormir con el cabello mojado

Las personas que tienen tendencia a la caspa deberían evitar acostarse con la cabeza húmeda, porque ello las predispondría a que proliferen los hongos, señala Bodt. Mejor, intenta lavarte el cabello un par de horas antes de dormir y aplicarle el secador a media potencia hasta que esté casi seco (no totalmente).

También te puede interesar: Productos con melanina, ¿la nueva promesa para las canas?

3. Lavarlo con champú todos los días

Para los deportistas, esto es especialmente duro de oír, ya que el sudor y el cuero cabelludo no se llevan bien. Sin embargo, en el resto de los casos (cuando no se suda a diario), sería importante lavarse cada dos o tres días, dijo a Yahoo Gabriel Azaldegui, estilista en Buenos Aires, Argentina. La razón, nos dijo, es que “el cuero cabelludo contiene aceites naturales que se pierden con los lavados excesivos y con los químicos que tienen los champús”.

Eso sí, si quisieras, podrías lavarte el cabello con agua solamente, y aplicar igualmente el acondicionador, para que sea más fácil desenredarte y mantener hidratadas las puntas.

También te puede interesar: Una vitamina que no existe, entre los ingredientes para cuidar la piel en 2019

4. Usar un champú con sulfatos

Si bien fue durante mucho el tiempo el componente “favorito” de todos los champús, hoy en día se está tendiendo a elegir alternativas sin ese componente. La razón es que irritaría el cuero cabelludo, lo resecaría, y hasta eliminaría el color que te aplicas, nos explicó Azaldegui.

“Cuando mis clientes llegan con las puntas quebradas y mucho frizz, les sugiero que cambien a un champú libre de sulfatos. Cuando vuelven a los dos meses, tienen el cabello mucho más sano y brillante”, nos contó el estilista. Eso sí, puede que en un principio al cabello le cueste adaptarse al cambio y por unos días lo veas un poco menos brillante que antes.

5. Dejar pasar demasiado tiempo antes de cortarlo

No habría una regla de oro para saber cada cuánto necesitas un corte. Para algunos pueden ser seis semanas y, para otros, cada tres meses o más. Lo ideal sería que apenas notes que tus puntas se quiebran o el cabello comienza a opacarse, vayas a cortarlo. Si lo haces de esa forma, no deberás cortar tanto para eliminar el daño.

Entrevistas con: Gabriel Azaldegui, estilista en Buenos Aires, Argentina.