Antes era para niños, y más sobre la historia del color rosa

Hoy asociamos el color rosa con la delicadeza y el refinamiento, valores tradicionalmente asignados a la feminidad. Sin embargo, no siempre fue así. Conoce un poco de la historia del color rosa.

El color rosa no siempre fue asociado con la feminidad y la delicadeza. Foto: MirageC / Getty Images.

De acuerdo con el diario ABC, prueba de ello es el arte, ya que a las vírgenes y mujeres solían aparecer con mantos o ropas azules, mientras que los reyes o dioses con telas rojas.

Todo comenzaría a cambiar en el siglo XIX, cuando en la corte francesa se pusieron de moda los tonos pastel entre la aristocracia. Es decir, que se optó por colores menos brillantes y más suaves, pasando del rojo al rosa, por ejemplo.

Sin embargo, este cambio no tenía nada que ver con el género, ya que hombres y mujeres usaban el rosa de forma indistinta, aunque seguía habiendo una asociación de lo femenino con el azul y lo masculino con el rojo.

En el siglo XIX se comenzó a usar colores pastel, y con el tiempo dejó de asociarse el azul con la feminidad. Foto: Heritage Images / Getty Images.
El color rosa después de la Primera Guerra Mundial 

De acuerdo con el diario ABC, la asociación de los colores con el género tendría relación con los grandes conflictos bélicos, donde los soldados comenzaron a lucir uniformes azules, lo que poco a poco fue asociando este color con atributos masculinos, como el valor, la fuerza y el heroísmo.

Pero el cambio no fue tan rápido. Es decir, para el final de la Gran Guerra, todavía se asociaban el rosa con las niñas y el azul con los niños.

De hecho, en 1918, la revista Earnshaw’s Infant’s Department publicó la siguiente afirmación: “La regla generalmente aceptada es rosa para los chicos y azul para las chicas. La razón es que el rosa es un color más decidido y fuerte, más adecuado para los niños, mientras el azul, que es más delicado y refinado, es mejor para las niñas”, según recoge la revista GQ.

Según la misma fuente, para ese momento muchos almacenes y marcas no se ponían de acuerdo con la asociación de color en sus creaciones de moda infantil, con algunas creando para niñas en azul, y otras en rosa.

Fue hasta 1940 cuando estas cadenas unificaron la tendencia, y establecieron que el rosa era un color más delicado mientras el azul más fuerte, y otorgaron la paleta para niños y niñas que conocemos hoy.

Después de 1940 se estableció, por moda, que el rosa era un color de niñas y el azul de niños. Foto: WestEnd 61 /Getty Images.
Más cambios después de 1940

Una vez establecidos los colores para cada género, se comenzó a asociar la sexualidad tierna y la delicadeza con el color rosa, pero algunas extrañas reglas. De hecho, y como recoge el portal Fashionista, se llegó a prohibir que las mujeres ‘maduras’ o postmenopáusicas, llevaran este color, por considerarse inapropiado, “porque existía, pero ya no era útil”.

Sin embargo, durante los años 60, los primeros movimientos feministas se decantarían por la igualdad, a tal grado que los grandes almacenes dejarían de producir ropa de niños y bebés en color rosa durante dos años, de acuerdo con GQ.

Así, la moda de ropa infantil sin género permeó hasta los años 80, cuando una nueva ola marcaría la diferencia del uso del color, definiendo que el rosa es un color para niñas, identificado con la feminidad y la delicadeza, en lugar de con la fuerza y la decisión.

¿Para ti qué representa el color rosa?

@travesabarros

También te puede interesar:
Vogue publica fotografía de una modelo con barba y desata la polémica
Marcas famosas que se unen por buenas causas