El blanqueamiento dental: los efectos adversos de los que no hablan los especialistas

Adriana Terán
·5  min de lectura

Beatriz Grimm quería hacerse un blanqueamiento dental para iniciar su nueva vida en Berlín. Se fue con un tratamiento que debía colocarse todas las noches, pero al cabo de dos semanas no aguantaba la sensibilidad. Tan intensa era la molestia que decidió detener el tratamiento. El especialista le indicó que su esmalte era muy poroso, y que lo mejor era usar productos para tratar la sensibilidad y regenerar el esmalte. Hasta allí llegó el plan de blanquear sus dientes.

Mariana Patiño, desde Ecuador, nos cuenta que se hizo un blanqueamiento dental y aunque su odontólogo le explicó que el número de sesiones dependía del tono al que quería llegar, con la primera sesión se sintió decepcionada. “Seguí recomendaciones como evitar consumir alimentos con colorantes y café para estabilizar el tratamiento, pero no me gustaron los resultados porque no son notorios. Mi odontólogo insiste en que sí hubo un cambio de dos tonos, pero yo no lo noto. Afortunadamente no tuve efectos secundarios ni molestias, así que pronto retomaré las sesiones”.

Ovidio Vivas, desde Caracas, se ha sometido a varios tratamientos de blanqueamiento, pero el último no lo dejó satisfecho. “Supuestamente es un método muy avanzado, pero no veo ningún cambio. Yo me hago blanqueamientos cada dos años porque soy fumador. Normalmente voy al consultorio, y en dos o tres sesiones ya estaba a gusto con el tono alcanzado. Esta vez me puse un gel todas las noches en mi casa por tres semanas y no noté cambios significativos. Supuestamente este gel no daña el esmalte y no es tan agresivo, pero ahora debo esperar tres semanas más para hacerme un nuevo tratamiento”.

Estos testimonios pueden ser desalentadores, pero realmente nos guían sobre cuáles son las recomendaciones para lograr un resultado exitoso con un tratamiento de blanqueamiento dental. La primera de ellas es la importancia a un chequeo previo, y la segunda, tener paciencia y comprender que distintas variantes influyen en los resultados.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

La doctora Libia Terán, odontólogo licenciada por la Universidad de Missouri-Kansas City, con consulta en Florida, explica que el blanqueamiento en dientes vitales es un procedimiento común con el cual se utiliza un gel que se aplica directamente a la superficie del diente.

“El producto que se suele utilizar para el blanqueamiento dental contiene peróxido de hidrógeno o peróxido de carbamida y para realizarlo es necesario que el paciente tenga un óptimo estado de salud bucal. Un odontólogo debe revisar previamente el estado de la boca y verificar la ausencia de caries y enfermedades periodontales. Además, es ideal que se realice una higiene bucodental profesional -profilaxis- antes de abordar este tratamiento”.

Si hay condiciones previas, es posible que los resultados no sean los esperados o que se sufran efectos adversos. La experta explica que “la sensibilidad dental durante el tratamiento es el efecto secundario más frecuente entre los pacientes. Esto se debe a la penetración del agente blanqueador a través de los poros del esmalte, pero esto, además de un síntoma muy habitual, es de carácter temporal y puede reducirse con el uso de un gel desensitador como el gel de flúor”.

Keep Calm y blancura dental... todo tiene solución

Existen otros efectos secundarios que pueden presentarse durante el tratamiento de blanqueamiento dental, pero todos suelen desaparecer al poco tiempo.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

Ademas de la sensibilidad, las encías podrían sufrir cierta irritación pues pueden quedar expuestas a la acción del agente blanqueador. “Esta irritación eventualmente desaparecerá cuando el producto deje de estar en contacto con los tejidos blandos”, explica la especialista y agrega que, en muy raras ocasiones, el gel blanqueador podría causar quemaduras o alergias en los tejidos como las encías o mucosa bucal, por lo cual este es un tratamiento seguro que, siguiendo las recomendaciones adecuadas, es exitoso.

Por otra parte, con relación al número de sesiones, Terán confirma que dependería de la intensidad del tono que se quiera conseguir, pero también del método utilizado y la gravedad de las manchas. “Este tratamiento en consulta suele tardar de 30 a 90 minutos y se necesitarán entre una y tres citas para lograr el efecto deseado”.

Además, aunque el tratamiento puede realizarse en casa, como hizo Ovidio, realizarlo en la clínica tiene sus ventajas. “El tratamiento sí se puede realizar tanto en la consulta como en casa. La diferencia está en que en la clínica dental se permite usar un gel blanqueador más potente. Una luz especializada o láser, activa el gel y permite que el blanqueamiento actúe más rápido. El procedimiento suele tardar de 30 a 90 minutos por sesión”.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

La odontólogo hace énfasis en que “las contraindicaciones del blanqueamiento dental serían “en pacientes con caries y con enfermedad periodontal; y pacientes con muchas restauraciones en los dientes porque el gel blanqueador no va a blanquearlas y en consecuencia se puede ver la diferencia de color entre el diente natural y la restauración dental”.

Asimismo, Muy saludable, publicación de Sanitas, recomienda que menores de 18 años se practiquen blanqueamientos dentales porque hasta esa edad los dientes se siguen desarrollando; así como también a aquellas personas con mucha sensibilidad dental. Además, advierte que las manchas producidas por medicamentos como la tetraciclina, pueden ser muy difíciles de eliminar, por lo que ameritan muchas más sesiones.

Por otra parte, cabe mencionar que con este tratamiento se relaciona un trastorno llamado blancorexia, definido por la obsesión por tener los dientes blancos, lo que motiva a los pacientes a practicarse blanqueamientos incluso sin control médico, porque creen que sus dientes no están nunca lo suficientemente blancos. En este caso, el paciente requiere atención psicológica.

Después del tratamiento

Ignacio Pastor, licenciado en Odontología por la Universidad Europea, recomienda seguir algunas indicaciones básicas para preservar los resultados del blanqueamiento dental.

Al estar los dientes muy susceptibles a absorber diferentes pigmentos, es recomendable evitar alimentos oscuros como remolachas, espinacas, arándanos o soya, durante las 48 horas siguientes al tratamiento.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

Igualmente debemos restringir la ingesta de café, té, vino tinto y otras bebidas con colorantes. Se recomienda evitar alimentos con colorantes y frutas ácidas como cítricos y piña durante una semana.

Será recomendable también evitar bebidas muy frías pues los dientes estarán sensibles, pero esta sensación desaparecerá en poco tiempo.

Finalmente, el experto alerta sobre no fumar durante las siguientes 48 horas y recomienda mantener una higiene oral óptima permanentemente.

MÁS HISTORIAS QUE TE PUEDEN INTERESAR:

El sérum: cómo usar el producto estrella de belleza, ideal a partir de los 30 años

Beneficios y desventajas del champú en barra que promete cuidar el cabello y el ambiente

Mascarillas caseras de frutas para reparar y nutrir el cabello en invierno

EN VIDEO: Jennifer López lanza su nueva línea de belleza