El sérum: cómo usar el producto estrella de belleza, ideal a partir de los 30 años

Adriana Terán
·6  min de lectura

Suena el despertador, saltas de la cama y mientras corres al tocador te vas amarrando el cabello hacia atrás. En pocos minutos estás frente al espejo con la fila de productos que parecen mirarte ansiosos por ser usados… “¿Qué es lo que va primero? El limpiador obvio, pero y después… el hidratante, no, el sérum, no, el contorno de ojos… Ok, sabemos que al final va el protector solar, pero cuántos minutos después de secarse el anterior…”

Parece mentira, pero aunque a muchas nos encanta cuidarnos, e incluso la salud facial es una tendencia actual, estas preguntas surgen a diario y terminamos cambiando el orden de los factores con la ilusión de no alterar el producto, como la regla matemática.

Son tantos pasos y productos que no sabemos si estamos exagerando o si los estamos usando en el orden correcto, lo único cierto hoy es que el sérum o suero facial es uno de los reyes de la belleza actual.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

El suero facial suele estar en el primer lugar en la lista de los más vendidos, los más deseados y los más regalados de Amazon; es frecuente en las super conocidas rutinas de belleza coreana; protagoniza muchas campañas publicitarias llenas de promesas de un cutis sin igual gracias a su uso. Su textura provoca, seduce y las variedades que ofrece parecen adaptarse a cada necesidad, pero para que realmente nos resulte beneficioso es necesario conocerlo a fondo.

El ABC del suero facial

El suero o sérum tiene ingredientes concentrados y diseñados específicamente para penetrar en las capas más profundas de la piel. Pero además, la preparan para que esté más receptiva a la crema hidratante que se aplicará después.

Y es que, suero facial e hidratante no son lo mismo. “La diferencia del sérum y la crema hidratante es su altísima concentración de principios activos y su textura ligera. Por eso, normalmente está indicado para ser utilizado como complemento”, explica la doctora Elena Moreno Luna, especializada en Medicina Estética por la Universidad de Alcalá de Henares.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

“Se pueden utilizar mañana y noche. Lo ideal, para el mejor uso, es seguir estos pasos: limpiar la cara con leche limpiadora, aplicar el tónico, poner unas gotas de sérum y finalizar con la crema hidratante”.

“En el caso de las personas que tienen la piel muy grasa, es recomendable aplicarse solo sérum y prescindir de la hidratante, y en caso de que lo estemos aplicando por la mañana, incorporar después la crema de protección solar”, aconseja Moreno Luna, quien además es médico estético en la Clínica FEMM en Madrid, España.

Con relación a la edad adecuada para usarlos debemos poner especial atención. Aunque es el producto estrella de la actualidad, no está indicado para menores de 30 años, porque la piel aún no requiere ese nivel de concentración. La especialista indica que en esta etapa, lo recomendable es hacer el cuidado diario con leche limpiadora, tónico y crema hidratante.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

“A partir de los 30 es muy bueno utilizarlos. A medida que vamos cumpliendo años, la rutina de limpieza debe ser súper exhaustiva, de cara a preservar la calidad de la piel. A estas edades, y de 50 en adelante, ya debemos haber incorporado el contorno de ojos y a cualquier edad la protección solar”.

El paso a paso

Sumar el suero a tu rutina de cuidado diario no representará una gran inversión de tiempo ni complicaciones.

Después de lavar el rostro, secar y aplicar el tónico, deja que se seque al natural. Luego procede con las gotas de sérum. Puede aplicarse directo en el rostro, una gota en cada área: mejillas, frente, barbilla para extender hasta mentón; otra forma recomendable es poner entre tres y cinco gotas en la palma de la mano, frotarlas para entibiarlo, sobre todo si es espeso, y aplicar con movimientos ascendentes en todo el rostro. No uses más cantidad de la indicada o la recomendada por el especialista.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

Debemos distribuir el producto uniformemente haciendo una ligera presión en los movimientos. Luego puedes dar suaves toquecitos con los dedos entre 30 y 60 segundos por todo el rostro para completar la absorción y finaliza esperando un minuto antes de aplicar la crema hidratante, que es ideal con protección solar. Espera otro minuto para poder maquillarte.

Verifica que el producto puede usarse tanto de día como de noche. Nunca debemos usar productos de noche durante el día porque suelen tener componentes fotosensibles que pueden generar manchas en la piel o irritación.

Cómo elegir el suero adecuado

La FDA, Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos explica que los “productos indicados para limpiar o embellecer, por lo general, son controlados como cosméticos; y los productos indicados para el tratamiento o la prevención de enfermedades, o para afectar la estructura o el funcionamiento del organismo, son medicamentos”. ejemplo de estos últimos son los champús anticaspa y los desodorantes antitranspirantes, así como los productos que ofrecen factor de protección solar.

Según el organismo, algunas afirmaciones que sí pueden hacer los cosméticos -sin prometer lo que no pueden cumplir- son limpiar y embellecer la piel, mejorar su apariencia, realzar nuestra belleza, entre otras. Mientras que las afirmaciones que no pueden hacerse en los cosméticos son tratar enfermedades como el acné, aumentar el colágeno o revivir las células. De esta manera es conveniente estar muy claro en las necesidades de nuestra piel y contar con la recomendación de un especialista, sobre todo en caso de afecciones de la piel.

Beautiful smiling young woman with perfect skin touching face with hands, attractive female with closed eyes close up, wide image, natural beauty concept, isolated on grey studio background
(Getty Creative)

Teniendo clara la diferencia entre cosméticos y medicamentos queda atender las necesidades que tenemos con el producto adecuado. La doctora Moreno Luna, explica que “hay infinidad de serums, cada uno tiene una característica especial, por eso debemos utilizar el que necesite nuestra piel. Por citar algunos, los sérums ricos en Vitamina C se utilizan para iluminar el rostro; los ricos en ácido hialurónico están indicados para pieles maduras o cuando vamos a tener una exposición solar importante, por ejemplo, antes de irnos y durante las vacaciones, para mantener la piel bien hidratada. También hay sérums con compuestos específicos para minimizar el tamaño del poro”.

“Respecto a cuál elegir, generalmente recomendamos que no se guíen por el envase o la imagen que lo anuncia, sino que se dejen aconsejar por los especialistas con formación, bien en los propios centros de estética, o en farmacias que cuenten con este servicio”.

Una piel radiante, hidratada, y sana es consecuencia de muchos factores, no de un solo producto. Las fórmulas mágicas no existen -todavía- pero sí podemos lograr grandes resultados con constancia y uniendo las piezas adecuadas: una alimentación balanceada, la hidratación necesaria; manteniendo hábitos saludables y usando con disciplina los productos correctos para nuestro tipo de piel.

MÁS HISTORIAS QUE TE PUEDEN INTERESAR:

Cómo eliminar las verrugas del cuello de manera segura con remedios naturales

Cómo quitar los puntos negros de la cara: la mejor forma de destapar y purificar los poros de la piel

Las fragancias en cosméticos y antibacteriales que pueden dañar la piel

EN VIDEO: Rapunzel de la vida real tiene el pelo de 180cm de largo