Cabello corto o largo: el dilema de las mujeres después de los 40 o 50 años

Adriana Terán
·5  min de lectura

Hay mujeres que recurren a un corte de cabello por cuestión de edad más que por gusto. Es como si fuese mandatorio para algunas, quizás por temor a verse mayores, o porque de algún modo se sienten infantiles al llevar el cabello largo como cuando eran más jóvenes.

Ante la disyuntiva, hay un par de recomendaciones fundamentales para lucir frescas, bonitas y sobre todo cómodas después de superar la barrera de los 50: el corte adecuado y un cabello saludable.

“Es un mito que haya que cortarse el cabello cuando se tiene cierta edad. El cabello más bien aporta cuando estás perdiendo colágeno y condiciones en el rostro, pues puede ofrecer cierto disimulo en áreas como el cuello, el borde de la mandíbula o los ojos. Incluso, cuando las mujeres ya tienen 60 o 65 años y tienen arrugas en el cuello o muestran flacidez, el cabello más bien desvía la atención evitándola hacia las zonas que lucen menos favorecidas”, asegura Daniela Yegres, especialista en cuidado capilar.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

Edgar Delgado, estilista de Sebastian Professional, explica que la razón real por la cual las mujeres corren a cortarse el cabello después de cierta edad descansa en la comodidad. “No hay un parámetro estético que recomiende el corte de cabello después de cumplir 40 ó 50 años, pero mucha gente cree que es más cómodo de mantener. Además, recordemos que con los cambios hormonales vinculados con la menopausia vienen también los conocidos calorones que inducen a las mujeres a cambiar el look por algo mucho más fresco y práctico”.

“Lo cierto es que no hay reglas estrictas. Lo recomendable es, más que seguir una tendencia de moda, estudiar las facciones para decidir qué es lo más conveniente. Si un corte no está hecho certeramente, perfilar del cabello hacia la cara para tapar arrugas puede causar un efecto contrario pronunciando mucho más las líneas de expresión y los rasgos más angulosos”.

El corte perfecto

Delgado y Yegres coinciden en que independientemente de la edad, un buen corte depende también de la personalidad y estilo de vida de cada quien.

“Si te sientes a gusto con un corte audaz, está bien, pero si quieres llevar una melena cuidada y radiante también funciona, pues en materia de moda y belleza todo es cuestión de actitud. Por ejemplo, Jamie Lee Curtis a sus 61 años, se ve espectacular con su estilo pixie; mientras que Michelle Pfeiffer luce una melena media que a sus 62 la hace lucir muy fresca”, apunta Yegres.

Edgar Delgado por su parte, explica que, aunque un corte pixie es versátil y cómodo, la tendencia actual en general son las melenas medias y los bob, con movimientos muy sutiles. “No están usándose cortes con demasiadas capas, ni con movimiento exagerado, al contrario, lo más top es la apariencia natural, porque es juvenil, fresca y queda bien en todo rango de edad”.

Prevención, el truco de la eterna juventud

El cabello, así como la piel va perdiendo condiciones y va cambiando con la edad. No tenemos el mismo cabello cuando somos adolescentes, que cuando tenemos 40, y esta es la razón real por la cual quizás muchas mujeres no llevan el cabello largo después de cierta edad, pero aunque es imposible detener el envejecimiento, sí podemos retrasarlo.

Un cuidado preventivo, desde antes de los 30 años, permitirá que con el paso del tiempo el cabello -así como la piel- esté mejor conservado. “Las celebridades, por ejemplo, revelan en su apariencia cuando han sido meticulosas con su cuidado capilar desde jóvenes. Tenemos referencias como Jane Fonda, cuyas rutinas de belleza y salud siempre han sido muy mediáticas y vemos que a sus 83 años sigue luciendo espectacular, o en Jennifer Aniston, quien a sus 51 luce un cabello tan saludable y hermoso como cuando tenía 30”, asegura Yegres.

El cabello siempre requiere hidratación. Así como aplicamos cremas corporales para hidratar la piel diariamente, debemos hidratar el cabello. “Puedes suspender un tratamiento anticaída, cuando ya te dio resultados, o dejar de usar un anticaspa porque ya no tienes caspa, pero nunca debe suspenderse la hidratación aunque el cabello luzca bien. Mientras pasa el tiempo, más deshidratada estará la fibra porque con la edad ya no generamos los componentes necesarios para nutrir los folículos, por ende hay que apoyar con componentes externos”.

Woman with oil cosmetic beauty skin care concept. Young female model spa with oil skincare. Studio shot.
Woman with oil cosmetic beauty skin care concept. Young female model spa with oil skincare. Studio shot.

Explica Yegres que además del champú y el acondicionador, entre los productos que deben ser aliados para cuidar el cabello, sea corto o largo, están los tratamientos intensivos. “Las ampollas térmicas son fantásticas pues cubren y protegen la fibra, aportan elasticidad y brillo. En cuanto a los productos de finishing, los que se aplican después del lavado y no se enjuagan, están las gotas de aceite de argán, que ayudan a mantener la humedad dentro de la fibra, mantienen sellada la cutícula y protegen la hidratación que aplicaste durante el lavado. Los aceites son fundamentales cuando el cabello es abundante y cuando es grueso, pues ha pasado por procesos químicos.

Así como la piel y la nutrición, la constancia es lo que te va a dar un resultado óptimo, con lo cual el cuidado permanente y rutinario deben ser parte de nuestra forma de vida.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

(VIDEO) Gwyneth Paltrow y su hija son como dos gotas de agua

Los mitos sobre el cuidado del cabello largo: no siempre lo "natural" es lo más saludable

Tendencias de maquillaje y cabello: lo que viene después de la pausa por la cuarentena

Frutas y vegetales que ayudan a retrasar el envejecimiento y te embellecen