Colin Farrell: adicciones, un escándalo sexual y un amor platónico con Elizabeth Taylor

·11  min de lectura
Colin Farrell: adicciones, fugaces romances, un escándalo sexual y un amor platónico con Elizabeth Taylor
Colin Farrell: adicciones, fugaces romances, un escándalo sexual y un amor platónico con Elizabeth Taylor

Colin Farrell es tan conocido por sus éxitos cinematográficos como por sus escándalos. Mientras que en la pantalla ha sabido disfrutar de papeles que disparaban la taquilla, en la intimidad se ha enfrentado a una larga lucha contra sus adicciones y a numerosos fracasos sentimentales que lo han llevado a protagonizar varias portadas en la prensa del corazón.

Considerado uno de los solteros más codiciados de Hollywood, el actor siempre tuvo fama de mujeriego debido a sus múltiples romances a lo largo de estos años. Es que, con su estilo entre desarreglado y sexy, conquistó a estrellas como Angelina Jolie, Britney Spears, Demi Moore y hasta tuvo un romance platónico con la icónica Elizabeth Taylor.

Si bien hoy en día su encanto irlandés sigue conquistando corazones, lo cierto es que su fama de “chico malo” ha quedado muy atrás. La paternidad y la madurez que traen los años (acaba de cumplir 45) lo han hecho sentar cabeza y volver a sobresalir por su trabajo más que por sus excesos. 

“Mis hijos son mis maestros. Me provocan miedo y autocrítica. La paternidad es lo más importante en mi vida. Es lo más difícil, lo más gratificante y lo más trascendente que jamás haré”, confesó el intérprete de éxitos como Daredevil: El hombre sin miedo, Minority Report: Sentencia previa y Miami Vice.

Tienes una cita

Colin Farrell, un rompecorazones hecho y derecho
Colin Farrell, un rompecorazones hecho y derecho

Nacido en Castleknock, Irlanda, Colin James Farrell creció siendo un apasionado del fútbol (su padre era jugador profesional), pero sus escasas habilidades con la pelota lo hicieron cambiar de rumbo y estudiar arte dramático en Dublín. “No era lo bastante bueno, así que lo dejé”, confesó quien se define como un gran fanático de Diego Armando Maradona.

Su ascenso en la industria fue meteórica. Su talento, carisma y aspecto de rebelde lo transformaron en el favorito de directores y productores y la fama le llegó tan rápido como sus desmanes: mujeres, alcohol y cocaína se contraponían con las exitosas producciones que protagonizaba en la pantalla grande. Y así como esta promesa del cine iba acumulando créditos en su CV, lo mismo ocurría con su historial de citas amorosas. “Era tan idiota y drogadicto que no tenía muchos amigos. Simplemente salía con quien estaba por ahí en ese momento”, reconoció quien por aquel entonces se convirtió en un hombre tan peligroso como fascinante para las mujeres.

La primera en caer bajo sus encantos fue la compositora Amelia Warner (actual pareja de Jamie Dornan), a quien conoció en el estreno de Letras prohibidas, la leyenda del Marqués de Sade en el año 2000. Súper enamorados, los tortolitos se fueron de vacaciones a Tahití y decidieron casarse en la playa. De hecho, el actor se tatuó el nombre de su “esposa” alrededor de su dedo anular. Al no ser jurídicamente vinculante, su matrimonio no tenía validez, lo cual evitó un conflicto a la hora de separarse.

Colin Farrell y Amelia Warner, el matrimonio que no fue
Colin Farrell y Amelia Warner, el matrimonio que no fue

“En realidad no nos casamos, tuvimos una ceremonia en la playa que de ninguna manera era legal y sabíamos que no lo era. Fue solo una cosa que hicimos de vacaciones. La reservamos en el mostrador de actividades del hotel”, reveló tiempo después la actriz y cantante a The British Sun. Aunque en ese momento Warner pensó que la ceremonia fue “encantadora” y “dulce”, con el tiempo reconoció haber estado bastante molesta al separarse tan sólo cuatro meses después. “Fue una relación muy intensa y apasionada. Fue desgarrador cuando terminó”, reveló en la misma entrevista.

Luego de su fugaz matrimonio, el protagonista de True Detective se mostró muy cerca de Michelle Rodríguez, aunque nunca blanqueó su romance. Sus continuos cruces en la alfombra roja despertaron las sospechas de la prensa, que años después fueron confirmadas cuando se filtraron algunas imágenes comprometedoras. Sin embargo, para ese entonces, Farrell ya estaba en otra historia. Su nueva conquista era la modelo Kim Bordenave, relación que dejó una gran huella en su vida.

La modelo Kim Bordenave y el actor Colin Farrell en la 75a Entrega Anual de los Premios de la Academia en el Teatro Kodak el 23 de marzo de 2003 en Hollywood, California (Kevin Winter/)
La modelo Kim Bordenave y el actor Colin Farrell en la 75a Entrega Anual de los Premios de la Academia en el Teatro Kodak el 23 de marzo de 2003 en Hollywood, California (Kevin Winter/)

A los pocos meses de estar juntos, la pareja se enteró que serían padres por primera vez. James Padraig Farrell nació el 12 de septiembre de 2003, en el Cedars-Sinai Medical Center de Los Ángeles. Este pequeño fue muy especial para el irlandés, ya que desde su nacimiento fue diagnosticado con el síndrome de Angelman, un trastorno genético que afecta al sistema nervioso y afecta la capacidad lingüística y el desarrollo psicomotor. “El nacimiento de James, su existencia, ha sido para mí una bendición, no un peso. Gracias a él he madurado, he crecido, me he convertido en una persona más profunda . ¿Y él? Es un niño que demuestra una valentía increíble. Es dinamita, es mágico. Verlo enfrentar los obstáculos es una inspiración”, se sinceró en la revista People en 2017.

Aunque Farrell se distanció de la madre de su hijo al poco tiempo de su nacimiento, siempre han mantenido un buen vínculo por el bienestar del menor. De hecho, en unas semanas James va a cumplir la mayoría de edad y sus padres han pedido seguir teniendo su tutela, ya que consideran que no puede valerse por sí mismo.

¿Ficción o realidad?

Luego de separarse de la madre de su hijo, las especulaciones en torno a un Farrell soltero volvieron al ruedo. Fue así como se lo vinculó con las mujeres más atractivas de Hollywood, una de ellas Angelina Jolie. Los actores se conocieron mientras filmaban Alexander (2004), y si bien siempre negaron un romance, algunos testigos aseguran que no podían separarse el uno del otro. Nunca se supo exactamente qué sucedió durante ese rodaje sin embargo, años después, los rumores de “algo más que una amistad” cobraron vida cuando la actriz se divorció de Brad Pitt.

Angelina Jolie y Colin Farrel en una escena de Alexander, de 2004
Angelina Jolie y Colin Farrel en una escena de Alexander, de 2004

Lo que sí llegó a confirmarse fue su fugaz y polémico affaire con Britney Spears. Mientras la princesa del pop lanzaba hits como “Toxic” y “My Prerogative”, tuvo tiempo de vivir un idilio con el irlandés. La pareja hizo pública esta “relación free” cuando aparecieron juntos en la premiere de El discípulo, película que interpretaba el actor allá por 2003. “Sí, lo besé. Él es la cosa más hot en el mundo, pero no es nada serio”, confesó la cantante en una entrevista. 

Si bien estaban muy enganchados, todo terminó cuando Farrell hizo uso de su afilado sentido del humor y le envió una camiseta con la leyenda: “Dormí con Colin Farrell y todo lo que obtuve fue esta asquerosa camiseta”. Al parecer, esta broma enfureció a la estrella de la música que decidió dar por finalizado el incipiente romance.

Colin y Britney Spears, un romance corto pero intenso
Colin y Britney Spears, un romance corto pero intenso

Lejos de bajar el perfil, el actor que intepretará a El pingüino en la próxima entrega de Batman fue por Demi Moore. Los actores vivieron un apasionado romance antes de que Ashton Kutcher llegara a la vida de la protagonista de Propuesta indecente . Sin embargo, esta relación -que fue puro fuego y pasión- tampoco perduró en el tiempo.

Rehabilitación y escándalo sexual

Si tuviéramos que definirlo, Farrell es o, mejor dicho fue, el típico chico rebelde de Hollywood, siempre con una cerveza en la mano y un cigarrillo en la otra. Sin embargo, su paternidad puso un límite a su vida de descontrol y excesos. Con intenciones de ser un padre presente, el actor decidió dejar sus malos hábitos y en diciembre de 2005 ingresó en una clínica de desintoxicación. “Un día me planteé que iba a ir a Nueva York, me iba a comprar dos mil dólares de heroína y me la iba a meter hasta que muriera. La otra opción era cambiar. Elegí la correcta”, contó en 2013.

Mientras se rehabilitaba, sus romances seguían a la orden del día. Carmen Electra (la actriz de Baywatch), Muireann Mcdonnell (una estudiante de medicina) y Emma Forrest (una reconocida escritora) fueron algunas de las mujeres que lo acompañaron en esta nueva etapa de reconversión, que tampoco duró demasiado.

No pasó mucho tiempo para que el actor vuelva a estar en el centro de la polémica al filtrarse un video sexual con una modelo de Playboy llamada Nicole Narain. Inmediatamente, Farrell acusó a la conejita de intentar hundir su carrera. Si bien ambos firmaron un acuerdo privado, el escándalo saltó nuevamente a la luz cuando en 2009 el galán comenzó su noviazgo con la actriz polaca Alicja Bachleda-Curu y sus padres ultra católicos recibieron una copia en su casa.

Farrell y Alicja Bachleda-Curus, en 2009
Farrell y Alicja Bachleda-Curus, en 2009

Más allá de su mala reputación, su compañera de elenco en Amor sin límites se mudó a su casa en Los Ángeles -un logro que no muchas pueden ostentar- y tuvo un hijo con él, el pequeño Henry Tadeusz. Sin embargo, y casi como si se tratara de un dejavú, su relación con la polaca llegó a su fin al año. “Él no quería atarse a nadie. Alicja se dio cuenta de que Colin nunca se casaría con ella (…). A Colin le importan Alicja y el bebé, pero quiere ser un espíritu libre”, afirmaban fuentes cercanas a la pareja en la revista Star.

Elizabeth Taylor: su amor platónico

Aunque parezca descabellado, fue el propio Farrell que admitió haber tenido una relación sentimental con la icónica Elizabeth Taylor. Al parecer, el irlandés conoció al séquito de la diva en el hospital cuando la actriz debió someterse a una cirugía de corazón, hecho que coincidió con el nacimiento de su hijo Henry. “Llegué a casa días después con Henry y estaba pensando en Elizabeth, en cómo estaba. Llamé a mi publicista y le dije que me había encontrado de casualidad con algunas personas cercanas a Taylor, amigos suyos. Pregunté si podía enviarle flores y mi publicista dijo que era gracioso, porque había llegado una orquídea de Elizabeth para mí”, reveló con cierta nostálgia.

Una semana más tarde, el joven (casi 50 años menor) fue a visitar a Taylor y ese fue el comienzo de una relación platónica que duró casi dos años. “Fue el último tipo de relación sentimental que tuve, que nunca se consumó. Ella no dormía mucho por las noches, como yo, así que a las dos de la mañana la llamaba, y primero respondía su enfermera (…). Me hubiera gustado ser su octavo marido pero no llegamos a tiempo”, bromeó quien en 2011, cuando la actriz falleció, leyó un poema en su funeral.

La paternidad, ¿su salvación?

A pesar de su fama de “rompecorazones”, Farrell reconoció en más de una oportunidad que es un romántico en la vida real. “ Ahora soy un buen chico. No hay ninguna mujer en mi vida. Hace ya cuatro años que no tengo una cita. Es algo que no sucede debido al trabajo, los niños y mi vida en general. Sé que no es lo que la gente espera oír, pero es la verdad ”, reveló en 2015 en diálogo con la revista Style.

Farrell junto a su hijo menor, Henry Tadeusz
Farrell junto a su hijo menor, Henry Tadeusz

Por más extraño que parezca, la paternidad hizo que este “Don Juan” renuncie a sus andanzas amorosas para volcarse de lleno en la crianza de sus hijos y concentrarse en su carrera. “Tuve que descubrir quién era, llenar los huecos con otra cosa. Mi vida actual es muy plena”, confesó quien está enfocado en no repetir los errores que su padre tuvo con él. “ Por primera vez en tu vida dejas de ser lo más importante dentro de tu propio mundo. Por primera vez en tu vida sabes qué significa querer de forma incondicional y eso es un regalo extraordinario ”, confiesa el Colin padre.

En este camino de reconversión, el irlandés ha tenido que negar afirmaciones exóticas sobre él, como que se comprometió a mantenerse célibe por seguir un precepto budista, practica yoga y está muy atento para mantener a raya sus adicciones a pesar de llevar sobrio casi 15 años. Por eso a finales de mayo de 2018 volvió a ingresar en un centro de rehabilitación para “evitar caer nuevamente en el agujero del conejo”, tras un intenso año de trabajo.

“Una semana más y volvía a hacerlo. Colin trabajó muy duro para poder mantenerse sobrio, esta vez la única manera de poder controlarlo era a través de un tratamiento. Está con muchas responsabilidades y pensó que era hora de alejarse por un tiempo”, expresó un allegado al actor.

Sin dudas, Colin Farrell sabe lo que es estar colgando al borde del precipicio y salvarse. Tras renacer una y otra vez, el chico malo de Hollywood ha logrado quitarse ese mote de encima a fuerza de sacrificio, perseverancia y constancia y parece dispuesto a no volver a rozar el abismo nunca más.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

EN VIDEO | Charlie Watts, el temperamento sereno que dio el golpe a los Stones

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.