La decadencia del cine mexicano

Mario Alberto Hernández Vega
La decadencia del cine mexicano

El nacimiento de la época dorada

Fueron más de dos décadas en las que el cine mexicano gozó de su máximo esplendor. Entre 1936 y 1959 nuestra industria fílmica era sinónimo de calidad: alcanzó altos niveles en producción, tuvo amplia distribución, éxito económico y reconocimiento internacional de la crítica.

La industria cinematográfica nacional logró un prestigio nunca antes visto debido en parte a la Segunda Guerra Mundial ya que Estados Unidos y Europa vieron mermada su producción fílmica y por ello, la temática empleada y la cantidad de filmes eran limitadas, en su mayoría de propaganda política como Prelude to War, realizada para convencer a las tropas estadounidenses de combatir durante la Segunda Guerra mundial o, El triunfo de la voluntad, filmada en la Alemania nazi para mostrar el poderío del Partido Nacionalsocialista. Esto dejó el camino libre a México para crear una amplia cantidad de películas de todos los géneros. Con ello atrajo al mercado nacional e internacional.

Podría interesarte: No manches Frida 2 | Víctima de la maldición de la secuela

La primera gran producción de este periodo fue ¡Vámonos con Pancho Villa!, estrenada en 1936. Pero fue con Allá en el Rancho Grande, del mismo año, que abrió paso a un sin fin de producciones que exploraron géneros como la comedia ranchera, adaptaciones literarias, incluso ficciones que mostraban las carencias de la sociedad mexicana.

En 1946, bajo la dirección de Emilio Fernández, la cinta María Candelaria (Xochimilco) ganó la Palma de Oro en Cannes. En este mismo año fue fundada la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC), que posteriormente creó el premio Ariel.

En adelante emergieron ídolos que formaron el "star system mexicano". Pedro Infante, María Félix, Jorge Negrete, Germán Valdés 'Tintán', Sara García, Luis Aguilar, Blanca Estela Pavón, Katy Jurado, Dolores del Rio, Pedro Armendáriz, Mario Moreno "Cantinflas", son tan sólo algunos de los histriones que alcanzaron la inmortalidad al quedarse en el inconsciente colectivo del mexicano. A ellos se suman los realizadores Emilio Fernández, Ismael Rodríguez, Julio Bracho, Luis Buñuel y el cinefotógrafo Gabriel Figueroa. Películas como Enamorada, Los Tres García, La Perla - 100% (primera cinta mexicana en ganar un Globo de oro en la categoría a Mejor fotografía), Pueblerina, Nosotros, los pobres, Los Olvidados - 94% (ganadora del premio a Mejor director en el festival de Cannes) , El Rey del Barrio, Ahí Está el Detalle, Campeón sin corona, Doña Bárbara, Tizoc (reconocida con el Globo de Oro a Película en lengua no inglesa), son el reflejo de la excelente diversidad de historias que, de la mano de buenas actuaciones, tenían una sólida propuesta qué presentar a sus espectadores.

Durante 23 años existió una firme imagen de nuestro país hacia el extranjero y también dentro de sus fronteras.

Comienza el declive

Al término de la Segunda Guerra mundial los principales países de Europa y Estados Unidos retomaron su producción fílmica. La competencia era cada vez mayor y la industria mexicana optó por una estrategia de producción más rápida y barata, con ello se afectó la calidad que caracterizó a nuestro cine y muchas de las cintas producidas en este periodo se mantuvieron "enlatadas".

A pesar de esto existieron cintas con una calidad impecable pero sin acogida comercial. Macario del año 1960 se convirtió en la primera película mexicana en competir por el Oscar a Mejor película extranjera. Durante los dos años siguientes tendríamos réplica en dicha categoría: Ánimas Trujano (El hombre importante) en 1961 y Tlayucan en el 62. Fue hasta 1975 cuando México volvía a tener presencia en dicha terna, ahora con Actas de Marucia. Ese mismo año se estrenó Bellas de noche, película que iniciaría el llamado ciclo de ficheras que hasta finales de la década de los ochenta mantendría a nuestra industria sin índole artística, un género que casi mata a la industria cinematográfica de nuestro país, complementada de cintas protagonizadas por los ídolos televisivos del momento, terminaron por alejar al público mexicano de las salas de cine.

El resurgimiento del cine mexicano

Para 1991 se exhibió en muy pocas salas la ópera prima de Alfonso Cuarón, Sólo con tu pareja - 67%. Esta cinta representó un paradigma y fue una bocanada de aire fresco a una casi extinta industria. Presentaba a cuadro un nuevo talento del cine nacional: Daniel Giménez Cacho. La película es una comedia de enredos que aborda temas fuertes para esa época como el VIH y el suicidio. Fue coescrita por Carlos Cuarón y fotografiada por Emmanuel Lubezki.

Años más tarde, en 1993, se estrenaba Cronos - 89%, ópera prima del tapatío Guillermo del Toro.

Después de mucho tiempo por fin vimos rostros nuevos en el cine nacional como Salma Hayek, Demián Bichir, Regina Orozco, Arcelia Ramírez, Damián Alcázar, Jesús Ochoa, Mónica Dionne; y con ellos, nuevamente una diversidad de géneros cinematográficos acompañados de buenas críticas: Rojo Amanecer, Cilantro y Perejil, Cronos, El callejón de los milagros, Profundo Carmesí - 75%, Como agua para chocolate - 90%, Del olvido al no me acuerdo, La ley de Herodes - 68%, incluso un cortometraje dirigido por Carlos Carrera que ganó la Palma de Oro en Cannes: El héroe.

Durante la década de los noventa, estas nuevas producciones fueron la antesala de lo que muchos conocen como "El nuevo cine mexicano".

Para el año 2000 llegaba el debut como director de Alejandro González Iñárritu, Amores Perros - 92%. Estrenada en el festival de Cannes, llevándose el premio de la Semana de la crítica. Ganó el BAFTA a la Mejor película de habla no inglesa. Además de romper una sequía de 25 años al estar nominada al Oscar como Mejor película extranjera.

Esta primera cinta de 'El Negro' Iñárritu sería el comienzo de una segunda pequeña época de oro del cine mexicano, debido a que se comenzó a dar muestras de una renovada tendencia en materia de contenidos, calidad en sus producciones, aceptación por parte de la crítica, la internacionalización de sus involucrados y, aunque contaban con un limitado número de copias en cartelera, tenían éxito comercial. Nuevamente, y después de muchos años, el mundo posaba sus miradas en el cine mexicano.

En 2003 El crimen del padre Amaro obtenía la nominación al Oscar a Mejor película extranjera. Ese mismo año Y Tu Mamá También - 92% estaba presente en el certamen pero en la categoría de Mejor Guión Original. En el 2007 México volvería a estar presente en los premios de la Academia, seis nominaciones para El Laberinto del Fauno - 95%, incluyendo Mejor fotografía para Guillermo Navarro, Mejor dirección de arte para Eugenio Caballero. Ese año, aunque representando trabajos hollywoodenses, los directores mexicanos Alejandro González Iñárritu, Alfonso Cuarón, el fotógrafo Emmanuel Lubezki, la actriz Adriana Barraza, el sonidista Fernando Cámara y el guionista Guillermo Arriaga , también fueron considerados para la estatuilla dorada del Oscar.

Temporada de Patos - 90%, El violín, De la calle, Arráncame la Vida, Rudo y Cursi - 73%, Biutiful - 64%, Matando Cabos - 53%, Drama/Mex, KM 31: Kilómetro 31 - 75%, El Mago y el documental En el hoyo, son ejemplo que otra vez volvía la variedad de géneros a nuestro cine. Todas estas cintas tenían una verdadera propuesta qué presentar hacia su público, con guiones que realmente tenían algo interesante qué contar. Planteaban un conflicto y lo resolvían mientras avanzaba. Aún me pregunto qué tan lejos hubieran llegado esas producciones si se les hubiera apoyado como actualmente lo hacen con el cine comercial que se estrena con más de mil copias de exhibición.

Opinión sobre la crisis artística que vive nuestra industria en la actualidad

Aquel esfuerzo que se realizó durante las dos décadas pasadas y que dio buenos resultados para retomar una industria saludable, se vino abajo debido al manejo de nuestro cine por mafias que se mueven por cuestiones de amistad y le otorgan estímulos fiscales a los mismos para realizar películas sin sentido, sin esfuerzo, con nula creatividad artística, protagonizadas por actores de moda y poco capacidad histriónica en su mayoría: Martha Higareda, Omar Chaparro, Luis Gerardo Méndez, Adrián Uribe, Vadhir Derbez y Aislinn Derbez, Mariana Treviño, Cecilia Suárez, Mauricio Ochmann, Regina Blandón. El IMCINE es la institución que se encarga de dar hasta 20 millones de pesos a cada película que cumplan sus requerimientos (los cuales son desconocidas para el público).

Antes de continuar, debemos tener claro que lo importante es expresar nuestra opinión. Puede que estés o no de acuerdo con lo que a continuación vas a leer. Lo que nos lleva a un análisis es nuestro pensamiento y nuestras opiniones sobre diversos temas. Y es así como los seres humanos vamos creciendo: escuchando, leyendo y analizando diferentes puntos de vista.

Honestamente ya estoy harto de películas genéricas, de aquellos trabajos sin esfuerzo, y de aquel supuesto cine de denuncia que pretende ser crítico y analítico sobre ciertos temas y al final se quedan en el intento, escondiéndose detrás del chiste fácil y de fórmula (Hazlo Como Hombre - 50%, Loca Por El Trabajo, Ya Veremos - 50%). Pero sobre todo, estoy cansado de ver a los mismos actores con talento muy limitado protagonizar esos trabajos.

Lee también: 10 películas mexicanas de todos los tiempos que se volvieron clásicos

En la actualidad el cine mexicano está enfermo. Sufre de una agonía similar a la década de los ochenta. El género de comedia es el que domina la cartelera nacional. Los actores justifican su trabajo al decir que es entretenimiento puro, que no esperan ganar premios y que si al final del día una persona se rió con su película, es que hicieron algo bien. Omar Chaparro declaró hace poco que "En México la comedia está muy subestimada y muchos no entienden el humor".

Actores como Martha Higareda han afirmado que "Vivimos una segunda etapa de la época de oro del cine nacional, esto por la gran cantidad de películas nacionales que se estrenan año tras año y los millones de pesos que recaudan durante su primer fin de semana".

Recientemente se estrenó No Manches Frida 2 - 0%, producto que le bastó tres semanas en cartelera para ser la tercera cinta mexicana más taquillera de la historia. Pero que es probable no escale más posiciones por el arribo de Avengers: Endgame - 95% y su gran cantidad de pantallas que acapara durante su corrida comercial. Ante el embate de gigantes de Hollywood, Eugenio Derbez expresó que se debe crear una reforma a favor del cine nacional para que los complejos cinematográficos estén obligados a dejar como mínimo dos semanas en cartelera; también que se debe exigir cintas de calidad para que puedan competir por los espacios ante opciones de producciones extranjeras. Pero la pregunta es ¿Cómo alguien que no tiene el mínimo respeto por la audiencia en películas como ¡Hombre al Agua! - 35% y Cómo ser un Latin Lover - 38%, exige eso? Estas declaraciones las realizó debido a que El Complot Mongol - 82% no soportará el embate de Los Vengadores.

Muchos espectadores defienden estas producciones que, según ellos, pretenden hacerte pasar un buen rato y cumplen con entretener a la gente. Uno de los argumentos más ambiguos es "apoyar al cine mexicano". Olvidemos esos nacionalismos y apoyemos al buen cine sin importar del país que provenga. Al final del día te cuesta lo mismo pagar un boleto para ver Un Caballero y su Revólver - 98% o Guerra Fría - 98% que #LadyRancho.

Recordemos que el cine es el séptimo arte, es la combinación de otras artes. En el cine vemos literatura, música, arquitectura. Y por más que una película sea simple, es una obra de arte.

El cine, además de entretener, tiene la encomienda de crear catarsis: vemos historias en la pantalla grande que nos hacen reír, recordar, anhelar, horrorizarnos, incluso llorar. Así que el problema no es el género cinematográfico, sino la entrega, pasión y amor que se le dedica a cada proyecto que nos venden. Escrito de otro modo: lo que importa no es qué nos van a contar, sino cómo lo van a contar. Y desde el éxito abrumador que Eugenio Derbez tuvo con No se aceptan devoluciones pareciera que los demás intentan seguir y encontrar la misma fórmula: comedias simples que se repiten a sí mismas sin el mínimo respeto por quienes pagan por verla.

Entiendo que no todas las películas deben ser una obra maestra al estilo Casablanca - 97% o El Ciudadano Kane - 100%. Y que por ello existen opciones de éste corte para ir al cine, poner tu mente en blanco y pasar un buen rato. Pero entendamos que el cine también funciona como una ventana que muestra nuestra cultura hacia los demás países.

En el 2004 se estrenó una cinta argentina llamada Diarios de motocicleta - 84%, que narra las aventuras de Ernesto 'Che' Guevara y su amigo Alberto en un viaje en motocicleta para conocer la verdadera Latinoamérica. Su director, Walter Salles y su productor Robert Redford eligieron como protagonista a Gael García Bernal porque en aquel tiempo el cine mexicano era, en su mayoría de las veces, sinónimo de calidad y Gael era el máximo exponente de nuestra industria. Ésta cinta fue considerada a dos premios Oscar, ganando Mejor canción original y nominada a Mejor guión adaptado, además de múltiples reconocimientos a nivel mundial.

Ahora profundicemos en cifras de taquilla. Veamos si el cine mexicano es realmente un negocio frente a otras industrias.

Las cinco películas con más recaudación durante su primer fin de semana son comedias de corte comercial:

1.- No se aceptan devoluciones - 55% $149.6 MDP
2.- No Manches Frida 2 - 0% $87.2 MDP
3.- ¿Qué Culpa Tiene el Niño? - 54% $65.6 MDP
4.- Mirreyes contra Godinez - 60% $65.4 MDP
5.- No Manches Frida - 13% $63.8 MDP

En este 2019 Dumbo - 47% debutó con $147.7 MDP.
Mientras que Capitana Marvel - 60% lo hizo con $245.4 MDP

En 2016, año que se estrenó ¿Qué culpa tiene el niño? y No manches Frida, El Libro de la Selva - 95% obtuvo $115.59 MDP. Incluso una película que no tuvo mucha promoción por parte de su distribuidora logró superar a los estrenos nacionales, Yo antes de ti recaudó durante su fin de semana de estreno $69.58 MDP. El cine comercial que se realiza en nuestro país es el equivalente a un blockbuster, por la cantidad monetaria que hay invertida en ellas y la ardua promoción que se les da en los medios de mayor alcance. Realizando la comparativa, estamos muy por debajo de la competencia proveniente del país vecino del norte.

Ejemplos de por qué el cine comercial está en decadencia:

En Cómo Cortar a tu Patán al personaje de Christopher Uckermann no le gusta usar zapatos ¿por qué?, no nos lo dejan del todo claro. Presuntamente porque se quiere sentir libre; durante la primera toma lo vemos descalzo, en las demás lo vemos con calzado.

Para promocionar Plan V - 31%, en Imagen Televisión le realizaron una entrevista a Natasha Dupeyrón, preguntándole qué edad tiene su personaje, a lo que ella voltea a ver a uno de sus compañeros de reparto y le pregunta "¿Cuántos años tiene Paula... como veinte?". Lo primero que tiene que hacer un actor es leer el guión, en él, cuando aparece el personaje, viene la edad y especificaciones físicas, así como la vestimenta que portará a cuadro. Aquí observamos claramente cómo la protagonista no toma en serio su trabajo.

Mariana Treviño realiza el mismo personaje que ha interpretado en los últimos años (Club de Cuervos - 78%, Cómo cortar a tu patán, ¡Hombre al agua!).

También se han intentado realizar adaptaciones literarias, pero los resultados han sido tanto pobres en crítica como en taquilla: Me estás matando Susana - 75%, Abolición de la Propiedad, El Complot Mongol - 82%.

Claro, existen otras producciones que se alejan del género de comedia e intentan ser diferentes; pero diferente no es sinónimo de calidad: Museo - 89%, Las Niñas Bien - 90%, Tiempo Compartido - 95%, Desierto - 60%, Kilómetro 31 2: Sin Retorno, Camino a Marte - 67%, Cantinflas - 45%, son películas que en un intento por ser profundas, caen en la pretensión y por ello son absurdas.

Pero también están aquellos trabajos pequeños, con guiones bien escritos y que se realizan de manera independiente. Lamentablemente existe desigualdad de oportunidades entre el cine mexicano, buenas películas que merecen ser vistas y luchan constantemente por espacios de exhibición no son del conocimiento del público sobre su existencia: Vuelven - 100% (la sorpresa mexicana del 2017 y que lamentablemente su directora Issa López entregó una película insoportable meses después llamada Todo Mal - 36%), Guten Tag, Ramón - 100%, Sopladora de Hojas - 100%, El Jeremías - 70%, Restos de viento. Recientemente La Camarista - 91%, que compite este año al Ariel por el máximo premio.

Es preocupante que muchos espectadores ven a nuestro cine como un género y no como una industria. Hay personas a las que les preguntas qué películas les gustan y responden "De terror, de acción, drama, animadas, y películas mexicanas". Ante los ojos de muchos seguimos siendo un género, no una industria.

No te vayas sin leer: El cine mexicano estrenado en febrero y marzo 2019, bajo el escrutinio de la crítica

Dentro de nuestras cintas hay demasiados géneros, como en cualquier industria de otro país. Tenemos filmes de horror, drama, acción, comedias, animación, documentales, cortometrajes y biográficas. Pero tal pareciera que todo es lo mismo porque las comedias son las que cuentan con un exagerado nivel de exposición.

Cuando una cinta llega a la cartelera con más de mil copias, tienen una alta promoción en televisión, radio y medios por internet; en los cuales se les pide a los espectadores que es importante vayan a ver su película durante el primer fin de semana. No se trata de pedir, se trata de que se lo ganen. Actualmente no hay un actor nacional que sea sinónimo de garantía, no tenemos a un Viggo Mortensen, a un Brad Pitt, un Leonardo DiCaprio, una Meryl Streep, una Cate Blanchett, que película que protagonizan son bien recibidas por la crítica y varias de ellas son taquilleras.

México realmente está tocando fondo en el cine y al día de hoy, mayo de 2019, está por ser una década perdida como lo fue en los ochenta con el ciclo de ficheras.

Es cierto, muchos se quejan del cine estadounidense que también carece de identidad y sentido, como la saga de Rápidos y Furiosos, Transformes, o las malas producciones protagonizadas por Adam Sandler, Rob Schneider, incluso el subgénero de superhéroes está hechos para generar millones en taquilla y no les importa el público; pero incluso hay blockbuster que son piezas de arte: tenemos WALL·E - 96%, Batman: El Caballero de La Noche - 94%, Logan - 93%, El Origen - 86%.

Hollywood año tras año tienen joyas de la cinematografía que se vuelven clásicos instantáneos. Este año tuvimos La Favorita - 100%, en 2014 Whiplash: Música y Obsesión - 94%, en 2013 Ella - 95% y El Lobo De Wall Street - 78%.

Debemos entender que el cine mexicano no es una persona discapacitada a la cual hay que apoyar por sobre varias cosas. El cine nacional debe tener los argumentos suficientes para defenderse por sí solo.

Debo aclarar que no estoy inconforme con el género de comedia, o cine comercial, sino del conformismo y mediocridad de estas producciones. Estoy a favor de que se realice todo tipo de contenidos, el problema es que la cartelera mexicana es dominada por comedias que son totalmente olvidables. Y realmente estamos muy lejos de tener una industria cinematográfica saludable.

3 Idiotas, Cásese quien pueda - 20%, A La Mala - 43%, Suave patria, Eres mi Pasión - 18%, Malacopa - 63%, La Boda de Valentina - 35%, Me Late Chocolate, Una Mujer Sin Filtro - 44%, Qué Pena Tu Vida, ¿Qué le dijiste a Dios?, El Crímen del Cácaro Gumaro , La boda de mi mejor amigo - 20%, Macho,El Tamaño Sí Importa - 17%, Amor de mis Amores - 57%, Perfectos Desconocidos - 55%, son ejemplos de la decadencia que vive nuestra industria. Carecen de aquellos elementos que nos hacen amar el cine: música original, buen manejo de cámaras, buena fotografía, grandes actuaciones, humor inteligente.

Este cine genérico y sin esfuerzo seguirá predominando la taquilla nacional si continúa siendo taquillero y continuará quitando espacios a cintas que realmente tienen algo qué contar, acompañado de una propuesta que podría sacar del hoyo del que se encuentra nuestro cine.

Pero no todo está perdido, aún existen actores, realizadores y guionistas que tienen amor por el séptimo arte. Me permito recomendar algunas películas de esta década que, en mi opinión, son trabajos bien realizados. Puede que les sea complicado encontrarlas debido a que la mayoría no están en plataformas como Netflix o Amazon, pero cuando las vean estoy seguro no se arrepentirán y se llevarán un buen sabor de boca.

Después de Lucía - 80% (Michel Franco, 2012)

La relación entre Roberto (brutalmente interpretado por Hernán Mendoza) y su hija Ana de 17 años. El padre está deprimido tras la muerte de su esposa, por ello decide dejar atrás Puerto Vallarta para iniciar una nueva vida en la ciudad de México. Su hija tratará en todo momento de ayudarlo hasta que comienza a ser víctima de hostigamiento verbal y físico por parte de sus nuevos compañeros de escuela. Ella decide no comunicar nada de ese acoso que vive a diario para proteger a su papá.

Los Insólitos Peces Gato - 100% (Claudia Sainte-Luce, 2013)

Claudia es una chica callada y alejada de las relaciones sociales, trabaja en un supermercado como promotora de carnes frías. Debido a un severo caso de apendicitis, termina en la sala de urgencias de un hospital público. Allí conoce a una mujer que le cambiará la vida: Martha, quien está hospitalizada en la cama de al lado y tiene el virus del VIH. Ella poco a poco se gana la confianza de Claudia y la relaciona con su familia, un grupo peculiar muy unido que la acoge.

Guten Tag, Ramón - 100% (Jorge Ramírez Suárez, 2014)

Nos presenta una historia muy diferente a lo que estamos acostumbrados respecto al tema de narcotráfico e indocumentados. Somos espectadores de la vida de Ramón, un joven de una ranchería del norte del país que se niega a ser delincuente y decide emigrar a Alemania para buscar a la tía de uno de sus amigos. Pero cuando llega al país europeo, no la encuentra. Sin dinero, sin documentos y sin saber hablar otro idioma que no sea español, sobrevive en las calles hasta que conoce a Ruth, una mujer de la tercera edad que lo ayudará a sobrevivir y que ambos encontrarán un maravillosa amistad .

Sueño en Otro Idioma - 91% (Ernesto Contreras, 2017)

Premiada en Sundance con el premio del público, Ernesto Contreras nos narra una historia de amor tan fascinante que demuestra el poderío que posee el cine mexicano.

Un lingüista llega a un poblado en la selva para estudiar el zikril, una lengua milenaria que está apunto de desaparecer. Sus dos únicos hablantes: Isauro y Evaristo, se odian y han vivido cincuenta años sin dirigirse la palabra. Pero hay un secreto que oculta el pasado y hará difícil obtener un registro grabado de aquella lengua.

Sopladora de Hojas - 100% (Alejandro Iglesias, 2015)

Sigue las travesías de Lucas, Emilio y Rubén, tres amigos de 19 años que tiene una misión muy especial: encontrar un juego de llaves entre un montón de hojas secas. Lo que parecería una tarea sencilla, se convierte en una odisea que toma como escenario una tarde que podría cambiar sus vidas.

Las Horas Contigo - 100% (Catalina Aguilar Mastretta, 2014)

Protagonizada por tres de las mejores actrices que hay en la actualidad. Cassandra Ciangherotti interpreta a una chica que debe resolver sus problemas mientras espera la muerte de su abuela. Cassandra es una de las pocas actrices mexicanas que ha demostrado un talento histriónico muy avanzado y que sabe, en su mayoría, elegir los filmes en lo que aparece siendo constante con la calidad de su trabajo.

Presunto Culpable (Roberto Hernández / Geoffrey Smith, 2011)

Vemos la vida del joven Toño Zúñiga y el delito del que fue acusado injustamente que lo llevó a pasar varios años en la cárcel. Este documental tuvo mucho éxito entre la audiencia y los medios de comunicación ya que dejó en evidencia la ineficiencia de nuestro sistema penal.

Un Monstruo de Mil Cabezas - 92% (Rodrigo Plá, 2015)

Nominada a Mejor película en el festival de Venecia. Narra la historia de Ana, una mujer que está desesperada por conseguir un trasplante. Es un drama intenso que por momentos podría parecer lento pero gracias a sus magistrales actuaciones retiene la atención del público. Jana Raluy, Emilio Echeverría y Daniel Jiménez Cacho son los actores que aparecen a cuadro y con su talento logran atraparnos y llevarnos de la mano hacia el final de su historia.

Maquinaria Panamericana - 90% (Joaquin del Paso, 2016)

Una compañía que vende maquinaria y sus empleados se enteran que su jefe ha muerto; este suceso desencadena un caos entre los trabajadores, todo lo que vemos a cuadro es una locura acompañado de situaciones muy divertidas y esto se logra porque manejan un humor distinto e inteligente.

También podría interesarte: La Camarista ya tiene calificación de la crítica

La Camarista - 91%

Eva trabaja como camarista de un lujoso hotel en la ciudad de México. Es madre soltera de un hijo al que casi no ve pero escucha por teléfono en conversaciones apresuradas. Esta película retrata a una mujer en busca de su propia identidad en un mundo el cual no le permite avanzar. De pronto su soledad y monotonía se ven interrumpidas al encontrarse con un objeto con el que fantasea puede convertirse en alguien más.

Restos de viento (Jimena Montemayor, 2019)

La película nos introduce a una casa donde vemos el retrato de la pérdida de una familia y su intento por reconstruirse tras la ausencia del padre. Observamos un proceso de duelo que en un inicio les cuesta aceptar. Su guión se centra en la madre, Carmen,y sus dos hijos, Ana y Daniel. Ella ya no es funcional debido a su depresión; los niños, en ocasiones, pierden días de clase; los roles se invierten al ser los hijos quienes se preocupan por la figura materna. En la mesa hay cuatro platos, uno queda intacto a la espera del padre que en algún momento tendría que regresar de aquel lugar del que los tres se rehúsan a hablar. Daniel, el más pequeño, sobrelleva la ausencia obligatoria del padre y también la ausencia opcional por parte de la madre. A la par de su relación con la existencia de una ser fantástico que le manifiesta los mensajes que los adultos no le pueden revelar.

Nosotros los Nobles - 100% (Gary Alazraki, 2013)

Basada en el Gran Talavera de Luis Buñuel. Germán Noble, un poderoso empresario, descubre que sus incompetentes hijos: Javi, Bárbara y Charlie, están desperdiciando sus vidas , decide fingir que su empresa está en quiebra para así darles una lección. Esta es una comedia que en su momento tuvo el récord de ser la película mexicana más vista en la historia del cine. Una comedia inteligente que le dio un giro de 360 grados a una industria que ya daba indicios de su decadencia.

Tempestad - 91% (Tatiana Huezo, 2016)

Un documental que nos narra la historia de dos mujeres víctimas de la corrupción y la injusticia que viven en México. Narrado a través de la dignidad, el amor y la resistencia que les permitió sobrevivir.