Anuncios

El último fracaso de Disney deja una lección que ya deberían tener aprendida

(De izquierda a derecha): Chase Dillon como Travis, Rosario Dawson como Gabbie, LaKeith Stanfield como Ben, Owen Wilson como el padre Kent y Tiffany Haddish como Harriet en MANSIÓN EMBRUJADA de Disney. Foto de Jalen Marlowe. © 2023 Disney Enterprises, Inc. Todos los derechos reservados.
(De izquierda a derecha): Chase Dillon como Travis, Rosario Dawson como Gabbie, LaKeith Stanfield como Ben, Owen Wilson como el padre Kent y Tiffany Haddish como Harriet en MANSIÓN EMBRUJADA de Disney. Foto de Jalen Marlowe. © 2023 Disney Enterprises, Inc. Todos los derechos reservados.

Disney se enfrenta a un nuevo fracaso con Mansión embrujada, la nueva adaptación para la gran pantalla de su conocida atracción de Disneyland. Tras la fallida película estrenada en 2003 protagonizada por Eddie Murphy, vuelven a probar suerte con una propuesta de terror y comedia para todos los públicos con un reparto encabezado por Lakeith Stanfield, Tiffany Haddish, Owen Wilson, Rosario Dawnson, Danny DeVito, Jamie Lee Curtis y Jared Leto. Sin embargo, los resultados vuelven a ser igual de decepcionantes que antaño.

En su estreno en la taquilla de Estados Unidos, Mansión embrujada solo ha recaudado 24,2 millones de dólares, cifra que asciende hasta los 33, 3 millones contando el mercado internacional. Son cifras nefastas valorando su presupuesto de 155 millones de dólares, que va a ser imposible rentabilizar sin un buen mantenimiento y con una taquilla estival sumida en la fiebre de Barbie y Oppenheimer. Además, el resultado es aún más decepcionante si se compara con los datos que obtuvo la adaptación de 2003, que fueron exactamente los mismos.

Si echamos la vista atrás, La mansión embrujada de Eddie Murphy, que corrió a cargo del director Rob Minkoff y apostó por otra espeluznante comedia familiar con rostros como Terence Stamp o Jennifer Tilly, también recaudó 24,2 millones en su primer fin de semana en Estados Unidos, un dato que la llevó a cerrar su recorrido comercial con un total global de 182,2.

La jugada no salió del todo mal, puesto que su presupuesto fue bastante menor que el de la nueva adaptación de 2023. Costó 90 millones de dólares y consiguió doblarlos, y aunque los beneficios brillaron por su ausencia, al menos permitió a Disney recuperar la inversión. Sin embargo, claro está que fue un título que no conquistó ni a crítica ni público y que se quedó en tierra de nadie. Y una de las razones de este fracaso, además de quedar eclipsada entre el éxito que cosechó Piratas del Caribe en 2003, fue una mezcla de conceptos demasiado dispares.

Hablamos de un título demasiado espeluznante para la audiencia familiar y a la vez bastante infantil para los que buscan una refrescante propuesta sobrenatural de casas encantadas. Es decir, una mezcla entre comedia para todos los públicos y terror que desde papel ya apuntaba a un auténtico suicidio comercial. Por ello, con el desarrollo de la Mansión Embrujada de este 2023, cabría esperar que la compañía del ratón tomara nota de este fracaso y evitara seguir sus mismos pasos, ya sea con una película 100% familiar o una propuesta adulta de horror para conquistar a un target específico sin medias tintas. Pero esto no ha ocurrido.

Viendo Mansión embrujada mi impresión ha sido la misma que tuve con la película de Eddie Murphy, la de estar ante un título repleto de posibilidades en el terreno del terror y la diversión que se queda a medio camino. Por pantalla desfilan ingredientes de lo más jugosos, pero el film tiene miedo de lanzarse a explorarlos por miedo a ser excesivamente terrorífica para los más jóvenes o excesivamente infantil para los más adultos. Es decir, que han vuelto a tropezar con la misma piedra.

Jamie Lee Curtis como Madame Leota en la MANSIÓN EMBRUJADA de Disney. Foto cortesía de Disney. © 2023 Disney Enterprises, Inc. Todos los derechos reservados.
Jamie Lee Curtis como Madame Leota en la MANSIÓN EMBRUJADA de Disney. Foto cortesía de Disney. © 2023 Disney Enterprises, Inc. Todos los derechos reservados.

La consecuencia ha sido otro fracaso con exactamente las mismas cifras que el estreno de la adaptación de 2003, con la diferencia de que esta nueva ha costado más dinero y que las pérdidas van a ser casi inevitables. Y es realmente chocante, puesto que la casa Mouse debería tener bien aprendida la lección. Y no solo por Mansión Embrujada, porque este mismo problema también lo arrastraron durante su gran crisis de los '80, cuando se adentraron en terrenos adultos sin dejar de lado su vertiente familiar y estuvieron cerca de la bancarrota con una enorme sucesión de fracasos: como la oscura secuela de El mago de Oz, El abismo negro, El dragón del lago de fuego...

Además, tampoco hay que obviar su floja campaña de marketing y la fecha de estreno tan inusual. Es un producto que en un fin de semana cercano a Halloween podría haber atraído más espectadores que en pleno verano, con los cines saturados de blockbusters y con las salas inmersas en el fenómeno de Barbie y Oppenheimer.

Posiblemente, Disney, viendo que volvían a tener entre manos un proyecto mal ideado, haya tirado la toalla, optado por quitarse del medio el estreno en salas, minimizar los gastos de distribución y marketing y poner en el horizonte un estreno en Disney+ en otoño, donde podrían paliar pérdidas con nuevas suscripciones. Aunque si ya de primeras ha generado tan poco ruido, es difícil que este remedio vaya a generar efecto.

Este artículo fue escrito en exclusiva para Yahoo en Español por Cine 54.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VÍDEO

Una popular atracción de Disneyland California cerró al público permanentemente

Winona Ryder y la pesadilla de un secuestro que influyó en 'Mujercitas'

Una separación de Hollywood alberga una lección de serenidad para tomar nota

La inseguridad de Keira Knightley con 'Piratas del Caribe' la llevó a pensar lo peor