Anuncios

El truco de Jack Nicholson en 'El resplandor' que nadie había descubierto hasta ahora

Jack Nicholson en El resplandor. (Photo by Sunset Boulevard/Corbis via Getty Images)
Jack Nicholson en El resplandor. (Photo by Sunset Boulevard/Corbis via Getty Images)

No sé cuántas veces habré visto El resplandor. Perdí la cuenta hace tiempo y estoy convencida de que no soy la única. Que somos muchos los espectadores que nos dejamos atrapar por el clásico de Stanley Kubrick en infinidad de ocasiones. Sin embargo, parece que no importa cuántas veces la vimos a la largo de nuestra existencia, porque la película de terror psicológico más influyente de 1980 todavía se guarda alguna sorpresa. Les hablo de un truco que aparece a lo largo de toda la interpretación de Jack Nicholson y que nadie había detectado en más de cuarenta años.

El responsable del hallazgo fue Filippo Ulivieri, un experto italiano en el cine de Stanley Kubrick, que desde que compartió el tema en Twitter, ha conseguido reacciones virales, entre sorprendidas, anonadadas y estupefactas. Y con toda la razón del mundo. Así de fascinante es su descubrimiento.

Porque Ulivieri señala la cantidad de veces que Jack Nicholson mira directamente al espectador. Y no se refiere a las secuencias en donde la cámara se posiciona delante suyo durante un diálogo en particular (como cuando habla con el barman), sino a momentos sutiles y fugaces que acontecen en diferentes escenas.

Probablemente algunos creerán haberse dado cuenta ya que existe algún momento conocido: la famosa escena en que mira amenazante mientras se dirige con toda su rabia y locura hacia una puerta. Pero no es la única. En realidad, el actor ganador de tres premios Oscar lo hace infinidad de veces, pero pasa desapercibido entre el impacto, la intensidad y los detalles de cada secuencia.

Por ejemplo, esta sería la primera vez: cuando Jack Torrance asiste a su entrevista de trabajo para conseguir el puesto de cuidador del Hotel Overlook durante el invierno.

Y así muchas más:

Es el único personaje que lo hace en toda la película, como si Jack Nicholson estuviera rompiendo la cuarta pared. Esa técnica nacida en el teatro y que muchas series o películas utilizan para conectar al personaje con la audiencia como parte de una misma historia, como hizo Amelie, Frank Underwood (Kevin Spacey) en House of Cards o, más recientemente, Phoebe Waller-Bridge en Fleabag. Sin embargo, en este caso es menos directo y explícito, pasando prácticamente desapercibido. Como si Jack Torrance notara nuestra presencia, haciéndonos partícipes de su descenso hacia los abismos de la locura a través de su mirada amenazante.

Pero, ¿por qué hacerlo tan sutil? Es la misma pregunta que se hace el experto. ¿Por qué Stanley Kubrick optó por jugar con esta técnica sin hacerla evidente? Porque no se trata de un accidente. Nada en el cine de Kubrick lo era. En realidad, existe un momento en Making The Shining -el documental que dirigió la hija del director, Vivian Kubrick- donde se podía ver al cineasta pidiéndole a Jack Nicholson que encontrara un momento para mirar a la cámara, justo en la secuencia donde le pide a Wendy (Shelley Duvall) que lo deje salir de la despensa.

El autor explica que no pudo encontrar "ningún artículo o vídeo" que haya descubierto el truco de Jack Nicholson en la película. Yo misma lo intenté y tampoco tuve suerte. Y así, teoriza con varias posibilidades que podrían explicar el propósito de Kubrick. Por ejemplo, que pretende contagiarnos la sensación de que nadie está a salvo de la “furia” de Jack Torrance. Que nosotros podríamos ser los siguientes. O que se trataba de otra de sus maneras para desafiar las convenciones cinematográficas, en este caso llevando la idea de romper la cuarta pared a un extremo nunca utilizado.

O que, tal vez, se trataba de otra idea fuera de lo normal del cineasta. Sin más. O que, quizás, las miradas funcionaban como referencia hacia los fantasmas del Hotel Overlook. Esos que Jack veía a su alrededor. Como si nosotros fuéramos fantasmas dentro de la historia.

Filippo Ulivieri comparte su descubrimiento y deja que cada uno saque sus propias conclusiones. En mi opinión, prefiero remontarme a una frase conocida de Stanley Kubrick: “La verdad de una cosa está en sentirla, no en pensarla”. Es decir, al llenar la interpretación de Jack Nicholson de miradas casi imperceptibles, tal vez estaba intentando crear un mensaje subliminal que justamente apelara al sentimiento amenazante que contagia la mirada cada vez más alocada de Jack Torrance.

Que quería hacernos sentirla desde la percepción más implícita. Porque, viéndolo ahora, tal vez esas miradas no pasaron tan desapercibidas como nos puede parecer, sino que completaron la experiencia cinematográfica que vivimos junto a Jack Torrance. Percibiendo su locura y el terror amenazante. Una mirada tras otra definiendo la pura magia del cine.

Este artículo fue escrito en exclusiva para Yahoo en Español por Cine54.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Brooke Shields luchó para evitar que su hija adolescente se dedicara al modelaje: 'Luché durante tanto tiempo'

El tormento de 'El resplandor' no frenó a Shelley Duvall para siempre

Los nostálgicos se quedarán perplejos con la teoría que une a 'Peter Pan' con 'La Sirenita'

Un vídeo de 'Succession' es perfecto para aliviar la tensión que nos dejó el final