Anuncios

Erin Moriarty nunca se retocó: el discurso que desploma el escrutinio forzado sobre las mujeres de Hollywood

La actriz de 'The boys' arremete contra las críticas por supuestos retoques estéticos

Erin Moriarty abandona sus redes sociales después de ser víctima del escrutinio público por una foto que se tomó
Erin Moriarty abandona sus redes sociales después de ser víctima del escrutinio público por una foto que se tomó "hace una década". (Foto de Vivien Killilea/Getty Images for BoxLunch)

Ser famoso en la actualidad puede tener un precio demasiado alto, como descubrió Erin Moriarty en los últimos días. Porque la actriz de 29 años conocida por interpretar a uno de los superhéroes estelares que componen el poderoso grupo de The boys en Amazon Prime, ha visto cómo pasaba de transitar por un radar cómodo aupado por el éxito de la serie a descubrir el escrutinio, disección personal y acoso online cuando la periodista Megyn Kelly abrió una puerta a las críticas acusándola de retoques estéticos.

Acusaciones que ahora la actriz señala de “asquerosamente falsas” pero que la habrían llevado a vivir un nivel de acoso contra su apariencia tan intenso que decidió abandonar sus redes sociales.

Todo comenzó hace unos días cuando la expresentadora de Fox News calificó a la cirugía plástica como “una enfermedad social” en su podcast The Megyn Kelly Show, utilizando a Erin Moriarty como ejemplo de la “adicción” moderna recurriendo a una fotografía donde se evidenciaba una apariencia diferente en el rostro.

“Más y más mujeres están haciendo esto”, decía la periodista en tono crítico. “No se trata de una objeción a la cirugía plástica, se trata de una obsesión por convertirte en esta versión falsa de ti mismo... Lo encuentro como un signo de enfermedad mental. Realmente quiero entrar en la cabeza de estas jóvenes y decirles , 'Por favor, no hagas esto'”.

La periodista dijo que la foto de Erin Moriarty que utilizaba como ejemplo para ilustrar la supuesta “obsesión” moderna era “relativamente reciente”. “Pensé que estaba generada por IA pero aparentemente es real”, exclamaba. “Se hizo esto a sí misma”, criticaba.

Pero lo que vino a continuación fue un ejemplo del escrutinio moderno donde las ‘fake news’ y el fervor opinativo se centraron en la disección crítica sin siquiera verificar la historia. Decenas de medios se hicieron eco de la exposición de Megyn Kelly y muchos usuarios hicieron el resto comentando en redes sociales el supuesto cambio físico de Erin Moriarty, criticando que se hubiera retocado siendo tan joven y luciera tan diferente. Hubo quien habló de "trastorno dismórfico", quien publicó que pasaba de ser "de las más bellas de Hollywood a las más feas por retoques estéticos", que si "se detrozó la cara", etc.

Sin embargo, el asunto fue a más. Porque si la frivolidad de las críticas y la opinión negativa no fueron suficiente -cuando, con o sin retoques, cada uno es libre de hacer lo que quiera- la historia no se quedó en una conversación fugaz de la red, sino que habría llevado a Erin a vivir acoso.

Y cuando la imagen de la discordia no habría sido reciente… sino que fue tomada “hace una década”.

Erin Moriarty ascendió en Hollywood gracias a 'The boys'. (Foto de Stefanie Keenan/Getty Images for Vanity Fair)
Erin Moriarty ascendió en Hollywood gracias a 'The boys'. (Foto de Stefanie Keenan/Getty Images for Vanity Fair)

Erin Moriarty arremete y no se calla

La actriz que interpreta a Starlight en la popular serie de Amazon respondió al asunto a través de Instagram, sintiéndose “horrorizada” ante el nivel de “bullying” que estaba viviendo.

Explica que estaba pasando por “una de las semanas más desafiantes de su vida” cuando sucedió la debacle viral, mientras añade haberse sentido “horrorizada” al “recibir un mensaje sobre un video de Megyn Kelly asquerosamente falso, contra productivo hasta el nivel de ser irónicamente misógino” y las reacciones que estaba generando en redes. La actriz apunta que la periodista dijo que la foto utilizada para criticar su apariencia por supuestos retoques estéticos era de “hace un año” cuando, en realidad, “era de hace una década antes de tener la edad legal para beber alcohol”.

Además, explica que el día que le tomaron aquella instantánea no se sentía bien pero que la habían maquillado con mucho contorno y la dejaron “sintiéndose linda”.

Sin embargo, en lugar de corroborar si la foto era reciente, muchos usuarios tomaron el señalamiento de Megyn Kelly como verdad absoluta, pasando a practicar el acoso y el deporte críticos de las redes ante lo que parecía ser un cambio físico drástico. La actriz bloqueó la opción de dejar comentarios en su perfil de Instagram al ver cómo el asunto iba creciendo, pero no fue suficiente.

“Esto se está convirtiendo en acoso. Se está convirtiendo en noticia falsa”, detallaba en su extensa publicación mientras añadía que dejaba su cuenta activa pero que no piensa acceder a ella “por un periodo extenso o permanente”, a pesar de utilizar sus redes para conectar con los fans, trabajar o promocionar marcas. Pero Erin Moriarty no pudo más y asegura que prefiere “invertir” su energía en su trabajo.

Erin Moriarty arremete contra las críticas basadas en una historia que califica de
Erin Moriarty arremete contra las críticas basadas en una historia que califica de "falsa". (Foto de Chelsea Guglielmino/Getty Images)

“Estoy horrorizada por la reacción, las calificaciones reductivas y el video mencionado como ejemplo primario de ese tipo de acoso. Me ha roto el corazón”, sentencia. “Han perdido el privilegio de esta cuenta así que pueden creer lo que quieran pero no hay excusa para esas acusaciones horribles, el abuso verbal que tuve que borrar e información genuinamente falsa que se usa para perpetrar un mensaje que es feminismo exhibicionista”. Y para concluir, Erin arremetía contra Megyn Kelly y Fox News por sugerir que su fotografía era el “reflejo de las mujeres que están en un peor lugar”.

De esta manera, Erin Moriarty pasó de ser una actriz en ascenso por su trabajo en una serie de moda a personaje diseccionado por algo tan trivial como convertirla en ejemplo de la crítica contra los retoques estéticos. Cuando, si practicamos un poco de empatía, ¿a quién le incumbe lo que haga el otro, famoso, joven, anónimo o viejo?

Es cierto que existe un debate actual sobre la influencia que las jóvenes celebrities pueden tener sobre nuevas generaciones en cuanto a normalizar ciertos estereotipos de belleza y físicos conseguidos a través de la medicina estética o filtros. Pero ese es otro debate. Otra conversación y más importante. Sin embargo, aquí simplemente se diseccionaba que se hubiera retocado hasta cambiar su apariencia con 29 años. Cuando no habría sido ni lo uno ni lo otro.

Es cierto que los famosos padecen el escrutinio mediático desde tiempos inmemorables. Para bien o para mal, es uno de los gajes del oficio que refleja la frivolidad, curiosidad y tendencia crítica del ser humano. La exposición pública conlleva a la observación desde todos los ángulos aunque, en el caso de Hollywood, las mujeres siempre se llevaron la peor parte entre la imposición de estereotipos de belleza, la misoginia y el edadismo. Sin embargo, en este caso estamos ante un ejemplo que expone la premura pública a la hora de dictar sentencia y la obsesión aparentemente eterna por las apariencias.

Megyn Kelly todavía no respondió públicamente a la respuesta de Erin Moriarty ni al aparente acoso que su crítica habría provocado con una foto que se habría tomado cuando la actriz estaba saliendo de la adolescencia, con las evidentes diferencias físicas que ello conlleva. Lo triste de todo esto es que las disculpas brillan por su ausencia. Porque si bien muchos usuarios están compartiendo la respuesta de la actriz en redes sociales, no parece haber un mismo interés mediático por su aclaración como lo hubo para diseccionar su supuesta diferencia física.

En cierto modo, Erin Moriarty nos recuerda las terribles consecuencias de la opinión pública cuando están aferradas a mensajes arcaicos superficiales.

Este artículo fue escrito en exclusiva para Yahoo en Español por Cine54.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Mark Ruffalo no podía permitirse comprar un coche antes de llegar al éxito

Sebastian Stan deja a un lado su perfil de héroe y galán por una causa noble

Sharon Stone se baja del estrellato para buscar el amor real como el resto de mortales

Una actriz de ‘Buffy, la cazavampiros’ se enfrenta al edadismo más cruel con solo 38 años