Anuncios

Una actriz de ‘Buffy, la cazavampiros’ se enfrenta al edadismo más cruel con solo 38 años

Michelle Trachtenberg responde a las críticas que señalan su aspecto y caída de cabello

Michelle Trachtenberg responde a comentarios críticos que señalan su aspecto con tan solo 38 años. (Foto de Michael Tran/AFP via Getty Images)
Michelle Trachtenberg responde a comentarios críticos que señalan su aspecto con tan solo 38 años. (Foto de Michael Tran/AFP via Getty Images)

Michelle Trachtenberg fue una de las actrices juveniles más recurrentes de comienzo del nuevo siglo. Hay quienes la recuerdan como la hermana menor de Sarah Michelle Gellar en Buffy, la cazavampiros, otros como la maquiavélica Georgina Sparks de Gossip Girl, pero también por joyitas indies como EuroTrip o éxitos comerciales como 17 otra vez.

Pero como a otras estrellas adolescentes, también le tocó vivir la frialdad del olvido profesional cuando llegó el momento de hacer la transición hacia papeles adultos, pasando del éxito a personajes esporádicos hasta prácticamente desaparecer del mapa. Y por si esto no fuera suficiente, cuando lleva siete años sin interpretar un personaje nuevo en pantalla, le tocó vivir la otra cara del olvido a través del prejuicio público por simplemente haber cumplido años.

Porque a pesar de sumar apenas 38 primaveras, esta actriz acaba de vivir el duro ataque de las críticas por publicar una fotografía donde deja entrever las consecuencias normales del paso del tiempo.

Todo comenzó el pasado miércoles cuando Michelle compartió una imagen de sí misma en la peluquería, contando a sus seguidores que estaba a punto de “hacerse las raíces” junto a su amiga Alexa Vega (la estrella infantil de Mini espías). Sin embargo, muchos usuarios notaron justamente sus raíces, destacando la aparente caída de cabello de la actriz, criticando su aspecto y preguntándolo “si estaba enferma”.

Michelle Trachtenberg optó por responder tajantemente a uno de los comentarios escribiendo: “Explícame cómo me veo enferma. ¿Perdiste el calendario y no te diste cuenta de que no tengo 14? Tengo 38. Qué triste que dejes ese tipo de comentario”.

Pero el asunto no terminó ahí. Al día siguiente la actriz publicó otra instantánea mostrando sus puntas teñidas de rosa con el siguiente mensaje: “He recibido varios comentarios recientemente sobre mi apariencia. Nunca me sometí a cirugía plástica. Estoy feliz y saludable. Mírense ‘haters’”.

Michelle continuó publicando fotografías y desafiando a los mensajes de odio, pero en lugar de comprender el mensaje, varios usuarios repitieron que estaban preocupados por “su cabello fino y ojos amarillos”, diciéndole que “parece enferma”, que “el hígado te está fallando” o “que el pelo se te está cayendo”. Y la actriz reaccionó de nuevo.

“Dato curioso: Esta es mi cara. No hay desnutrición ni problemas. ¿Por qué tienen que odiar? Busquen un calendario”, escribía junto a otro selfie.

El espejo de los prejuicios que no cesan

Resulta tristemente curioso que Michelle Trachtenberg tuviera que responder a tantas reacciones por simplemente mostrarse al natural, sin maquillaje y exponiendo la aparente perdida de cabello con el afinamiento o debilitamiento que muchas personas padecen como consecuencia del paso de los años.

Sin ir más lejos, la Cleveland Clinic revela en su página web que “se estima que más del 50% de mujeres experimentará notable caída del cabello” y que la causa principal en las mujeres “es la caída del cabello de patrón femenino (FPHL), que afecta aproximadamente a un tercio de las mujeres susceptibles, lo que equivale a unos 30 millones de mujeres en los Estados Unidos”.

A su vez, The Hair Society, escribe que el “40% de los hombres” comienza a perder cabello a partir de los 35, escalando al 70% a los 80, y que las mujeres que padecen de esta condición alcanzará el 80% a los 60 años. En otras palabras, una realidad que afecta a millones de personas con los prejuicios y complejos que esto acarrea.

Por este motivo, me refiero al caso de Michelle como “curioso” porque creemos estar avanzando en esto de los prejuicios, el edadismo y el señalamiento hacia la belleza femenina encorsetada en estereotipos pasados. Sin embargo, cuando una actriz defiende la naturalidad en redes sociales, termina padeciendo críticas y cuestionamiento, saliendo a defenderse con una verdad que nos afecta a todos por igual: los cambios que llegan con la edad.

Michelle Trachtenberg tiene 38 años y ya tiene que salir a defender su aspecto. (Foto de Gilbert Flores/WWD via Getty Images)
Michelle Trachtenberg tiene 38 años y ya tiene que salir a defender su aspecto. (Foto de Gilbert Flores/WWD via Getty Images)

Porque Michelle no es la única. Charlize Theron también tuvo que salir a defenderse justamente porque muchos usuarios criticaban su aspecto a los 48 años, acusándola de hacerse retoques estéticos, viéndose en la tesitura de explicar que simplemente estaba cambiando como lo hacemos todos con el tiempo. Sin embargo, lo más preocupante del caso de Michelle, es que solo tiene 38 años. Que incluso una actriz tan joven tenga que verse en la situación de defender su aspecto por mostrarse simplemente con las imperfecciones o realidades que nos llegan a todos con los años.

Sin embargo, en este caso creo que se suma un prejuicio invisible añadido. Y es que Michelle alcanzó el reconocimiento como estrella adolescente. Digamos que su imagen quedó grabada en el imaginario colectivo como la hermana caprichosa de Buffy o la manipuladora Georgina de Gossip Girl. El público la recuerda como aquella joven de 15 o 23 años (la edad que tenía cuando apareció por primera vez en cada serie) que se escurría en nuestros hogares a través de series de éxito.

Su presencia en nuestras pantallas ha sido escasa desde el final de Gossip Girl en 2012, apareciendo en series de manera esporádica o en películas para televisión, acomodándose en el trabajo de prestar su voz a personajes animados. Por ejemplo, su último trabajo ante las cámaras había sido en 2016 hasta que reapareció en dos episodios del reboot de Gossip Girl en 2022 y 2023.

Michelle Trachtenberg durante las promociones de 'Buffy, la cazavampiros'. (Foto de J. P. Aussenard/WireImage)
Michelle Trachtenberg durante las promociones de 'Buffy, la cazavampiros'. (Foto de J. P. Aussenard/WireImage)

Es decir, como suele suceder a muchos artistas, el público podría identificarla a través de la imagen de la perfección natural de la juventud. Como le pasó a Zac Efron cuando el mundo reaccionó criticando el cambio en su rostro y cuestionando si se había sometido a cirugías estéticas cuando, en realidad, había sufrido un accidente que cambió el tamaño de su mandíbula. Sin embargo, estamos hablando de una mujer joven de 38 años que no hizo más que mostrarse natural, con toda la verdad que impone el paso del tiempo y sin pedir permiso. Cambios que nos llegan a todos, cada uno a su manera, que son tan naturales como la vida misma y no por eso estamos “enfermos”.

Lamentablemente no puedo evitar alarmarme al ver la situación que le tocó vivir a esta actriz a su edad, porque en lugar de defenderla o celebrarla, una mayoría optó por los prejuicios de esperar la perfección juvenil hollywoodense, señalando sin dudar aquello que refleja el proceso del crecimiento. Como si fuera un problema, algo que señalar o criticar, en lugar de ver en ella el reflejo del paso del tiempo que a todos nos llega.

Este artículo fue escrito en exclusiva para Yahoo en Español por Cine54.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Sarah Michelle Gellar está muy orgullosa del legado de 'Buffy, la Cazavampiros'

Charlize Theron desmorona el irrealismo de belleza hollywoodense con una verdad sobre el envejecimiento

‘Engaños’ acelera los motores del ascenso de su protagonista hacia la cima de Hollywood

Brad Pitt y la película que cambió el rumbo después de exprimir su belleza al máximo