Anuncios

Ethan Hawke, el ícono del cine independiente llega a Marvel con la miniserie Moon Knight

Este miércoles se estrena Moon Knight, la miniserie con la que Ethan Hawke debuta en el universo Marvel
Gareth Cattermole

Una armonía lejana empieza a definirse, se distinguen ritmos y una letra que habla de confesiones, de horas desesperadas y de la presencia de Dios en cada “grano de arena”. La voz de Bob Dylan acompaña al personaje que aparece en escena mientras se sienta a la mesa, toma agua de un vaso, lo destroza, coloca los vidrios en sus sandalias, se para y anda. Así comienza Moon Knight, la miniserie de seis episodios disponible desde este miércoles 30 de marzo en Disney+.

La nueva nueva aventura de los estudios Marvel, que está protagonizada por Oscar Isaac, señala desde esa primera escena que en el ya conocido universo de superhéroes también hay lugar para la novedad, la exploración y lo diferente. Lo confirma el hecho de que el encargado de esa intensa secuencia inicial sea Ethan Hawke, el actor menos Marvel de los actores norteamericanos. Hasta ahora .

Con una carrera de más de 35 años en el cine, el teatro y más recientemente la TV, Hawke le presta su considerable reputación como artista a Moon Knight, de la que en charla vía zoom con LA NACION dice sentirse muy orgulloso. Particularmente de la mencionada escena que, como en muchos de sus proyectos más personales como intérprete y director, utiliza la música como fundamental vehículo expresivo.

Ethan Hawke en Moon Knight como Arthur Harrow
Ethan Hawke en Moon Knight como Arthur Harrow


Ethan Hawke en Moon Knight como Arthur Harrow

“Amo la música. Me hipnotiza y estoy especialmente contento con la escena y el uso de la canción “Every Grain of Sand” en ella. Lo que inspiró mis ideas sobre el personaje fueron esas historias que conocemos sobre San Francisco de Asís, en las que se lo describe como alguien muy amoroso y espiritual y que al mismo tiempo era muy duro consigo mismo. Tuve una imagen de Arthur poniendo vidrios en sus zapatos mientras escucha a Bob Dylan. Se lo comenté a los directores y me aseguraron que les gustaba y lo incluirían en el episodio, pero hasta que estuvo listo no supe que sería la escena del comienzo. Me encanta que lo sea. Los personajes necesitan buenas introducciones, así que me siento muy feliz de que este sea el modo de presentar al mío”, explicaba hace unos días Hawke con un entusiasmo que podrá sorprender a algunos. Después de todo, hace unos años, los fanáticos a ultranza de Marvel lo tuvieron en la mira cuando el actor, novelista y director señaló que el cine precisa de más variedad que la que aportan las grandes películas de superhéroes. Acusado de elitista por la legión de seguidores de los cómics llevados al cine, él siempre afirmó que no tenía nada contra esos films y hasta los disfrutaba como espectador. Un disfrute que ahora, cuenta, también experimentó desde adentro.

Ethan Hawke y Oscar Isaac en la presentación de la miniserie en Los Ángeles
Alberto E. Rodriguez


Ethan Hawke y Oscar Isaac en la presentación de la miniserie en Los Ángeles (Alberto E. Rodriguez/)

“A veces, cuando la gente se vuelve muy exitosa también empiezan a ser arrogantes y rígidos. Con Marvel sucede lo contrario. Son increíblemente exitosos y eso los hace más abiertos y creativos. En este proyecto le dieron una enorme libertad a Oscar y él se las devolvió con una gran dedicación. Este tipo, este actor, trabajó durísimo, le puso todo, se comprometió totalmente. Él sabía que esta era una oportunidad única en su carrera. Fue realmente inspirador ser testigo de todo ese esfuerzo y dedicación. Y fue algo que nunca había visto antes, incluso en otros estudios que usualmente, al invertir mucho dinero en un proyecto, se vuelven muy controladores de cada detalle. Pero no fue lo que pasó en Moon Knight”, detalla el actor que hasta esboza una teoría sobre su positiva experiencia con el taquillero estudio: “Creo que su estilo tiene que ver con que toda esta nueva etapa de Marvel comenzó con Robert Downey Jr. y de esa relación tan exitosa aprendieron que hay que poner la confianza en el actor indicado y Oscar demostró que lo era con una ética de trabajo asombrosa. Eso hizo que estar en el set fuera divertido y extremadamente creativo”.

Dispuesto para la charla en plena promoción de la serie, sin la larga barba entrecana que lucía en la excepcional miniserie The Good Lord Bird (disponible en Paramount+) ni el pelo largo y desgreñado con el que aparece en Moon Knight , la imagen de Hawke que transmite el zoom se parece bastante a la de Jessie, su inolvidable personaje en la trilogía de Antes del amanecer. Al Jessie de la tercera película, claro, y no al jovencito que conocía a la mujer de su vida en un tren camino a Viena en el comienzo de la saga que creó junto al director Richard Linklater y su coprotagonista Julie Delpy.

 Isaac y Hawke en una escena de Moon Knight
Isaac y Hawke en una escena de Moon Knight


Isaac y Hawke en una escena de Moon Knight

Relajado y con ganas de compartir sus puntos de vista, el actor reparte elogios. Primero menciona al director egipcio Mohamed Diab, responsable de cuatro de los seis episodios de la miniserie que toma la fascinante historia de Egipto y su mitología como uno de sus puntos de partida. Y destaca, entre todo el equipo a Isaac, el responsable de que se involucrara en la ficción.

“Se comportó como si fuera mi agente. Quería que me sumara al proyecto. Peleó por mí, para que me contrataran. Los dos vivimos en Nueva York y nos respetamos mucho como actores. Creo que quería tener un amigo en el set, un par con el que embarcarse en esta gran aventura. Cuando hacés este tipo de programa es un trabajo que dura muchos meses y necesitás apoyo. Oscar nunca había hecho una serie así, yo tampoco, nunca habíamos estado en este mundo y nos sentimos más seguros teniéndonos mutuamente. Podíamos confiar el uno en el otro, venimos de la misma escuela, pensamos parecido con respecto a la actuación, los ensayos y nuestra obsesión con el desarrollo narrativo. Fue muy importante encarar todo esto juntos”, dice Hawke al que la propuesta de componer al perturbador Arthur Harrow le llegó en el momento preciso. Con décadas de experiencia en la actuación y la industria del cine y el reconocimiento unánime que en los últimos años recibieron sus interpretaciones de parte del público y los críticos, el actor llevaba un tiempo afirmando que alcanzó la fase en su carrera en la que está preparado para mostrar sus demonios interiores interpretando a los malos del cuento.

Moon Knight
Moon Knight


Moon Knight

“Es cierto que dije eso pero, para decirte la verdad, no sé, no veo a Arthur Harrow como un villano. Siempre intento ser el abogado defensor de mis personajes y de ver el mundo desde sus puntos de vista. Y en este caso, puedo decir que él realmente cree que está salvando al mundo, que el superhéroe es él y que su misión es salvar a todos. Solo que los métodos que utiliza son los equivocados”, explica Hawke sobre su papel en Moon Knight, adaptación de un cómic no demasiado conocido creado en 1975 que, en su versión televisiva comienza cuando Steven Grant (Isaac), un tímido empleado del Museo de historia de Londres, descubre que sufre de trastorno de personalidad múltiple y que comparte el cuerpo con Marc Spector, un ex agente del ejército norteamericano que dedica su vida a cumplir las órdenes que le da Khonshu, el dios egipcio de la luna .

“Algo que no me esperaba de un proyecto de Marvel es el sentido de juego que experimenté al hacerlo. Es una fantasía constante, con escenarios que recrean el interior de las pirámides, las calles de El Cairo, a lo que se suman los trajes de superhéroes que le dan un aire de fiesta de Halloween. De alguna manera volvés a ser ese chico de doce años que jugaba en el sótano de su casa. Fue muy divertido”, cuenta Hawke y para muchos no es difícil imaginar al pequeño Ethan creando mundos para sí mismo. De hecho, no hace falta imaginarlo.

A los quince años, el adolescente nacido en Texas fascinado con la actuación debutó en la pantalla grande en la película Los exploradores (1985), de Joe Dante, junto a River Phoenix, y no se detuvo nunca. Del papel en la recordada La sociedad de los poetas muertos a representante de una era en Generación X, pasando por el mencionado hito de la comedia romántica redefinida desde el cine independiente y tantos proyectos más, el intérprete, autor y director labró su propio camino. Un recorrido tan original que en los últimos tiempos incluye su paso por Marvel y la dirección de una serie documental sobre Paul Newman y Joanna Woodward. Personal y único, Hawke contiene multitudes y, como siempre, sigue dispuesto a compartirlas en pantalla.