Anuncios

El ‘exángel’ Erin Heatherton presume de anillo y anuncia que se ha comprometido

Tan solo dos días antes de su 33º cumpleaños, Erin Heatherton (4 de marzo de 1989, Illinois) ha hecho que una publicación mostrada ayer en su perfil social se haga viral, llegando a todo el mundo. En ella, el exángel de Victoria’s Secret posa junto a su actual pareja, el emprendedor Karol Kocemba. En la imagen, la estadounidense es abrazada por su novio por el hombro mientras deja caer la cabeza sobre su hombro. Sin embargo, a pesar de la complicidad y ternura de esta instantánea, hay un detalle en su mano izquierda que capta toda la atención, pues muestra un anillo con un diamante que simboliza su compromiso. Y es que así es, ¡habrá boda en el futuro!

VER GALERÍA

Erin Heatherton
Erin Heatherton

Si el pasado mes de enero conocíamos el compromiso del también exángel Romee Strijd, ahora, Erin Heatherton sigue sus pasos. “¡¡Muy feliz!! 😭💍🥰", comenta la modelo estadounidense junto a este posado con su novio. La imagen no ha tardado en generar la reacción de compañeras de profesión. "Enhorabuena ❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️", escribe Lily Aldridge ante tal emotiva noticia de su compatriota que, años atrás, ocupó titulares por su noviazgo con Leonardo DiCaprio, con quien formó una consolidada relación.

VER GALERÍA

Erin Heatherton Victorias Secret
Erin Heatherton Victorias Secret

-Erin Heatherton y Barbara Palvin, presionadas y críticadas

Sus quejas contra Victoria's Secret

Erin Heatherton se convirtió en uno de los ángeles más famosos de Victoria’s Secret hasta 2013. Sin embargo, la modelo, que ha dejado en un segundo plano la moda para focalizarse en el entramiento personal a través de su estudio, Resistance Chicago, lanzó duras críticas sobre la presión que tenía cuando trabajaba para la firma lencera, unas líneas que dieron se hicieron virales y que concedió a la revista Time: "Me dijeron que tenía que bajar de peso en mis dos últimos shows con la marca. Ahora miro atrás y pienso: ¿es en serio? Estaba muy deprimida porque estaba trabajando muy duro y sentía que mi cuerpo se resistía a cualquier cambio. Una noche llegué a casa después de terminar mi rutina en el gimnasio, y llegué al punto de mirar mi comida y pensar que tal vez no debería comer más. Me di cuenta [tras el último desfile para la firma, en 2013] de que no podía seguir yendo por el mundo, mostrando mi cuerpo frente a todas estas mujeres que me admiraban, diciéndoles que era muy fácil y que cualquiera podría hacerlo. Sentí la necesidad de dejar de lado mi privacidad y decir las cosas como son. Ya no quería guardar información sobre cosas que tal vez podrían ayudar a mujeres en todas partes”.