Facundo tiene su lado eco-friendly poco conocido, lejos de su irreverente personalidad que le dio fama

(Getty Images)

POR | Ericka Rodríguez-. Es famoso por su irreverencia y su brutal honestidad frente a las cámaras que lo mantienen vigente en TV Azteca con el exitoso programa 'Mi pareja puede', pero Facundo mostró en su canal de YouTube una faceta en su vida poco conocida, que muchos ni se imaginarían que posee, y que ya está capitalizando.

Ya tiene 2 millones de seguidores en su canal y era costumbre ver las aventuras durante sus viajes, vida cotidiana y hasta relatos de por qué se hizo la vasectomía, pero debido a la pandemia ha publicado videos de cómo se entretiene con sus hijos en casa y en el más reciente decidió volver a la colonia donde creció.

En el clip titulado 'Lo que nadie sabe de mí' presentó fotografías de su infancia y relató cómo su padre organizó una jornada de reforestación de la colonia Villa Olímpica, al sur de la Ciudad de México. Al recorrer la unidad habitacional en bicicleta, presumió las varias decenas de árboles que plantó hace 30 años, al tiempo de contar anécdotas de sus travesuras. 

"Me recuerda que siempre me ha gustado la ecología, siempre he sido muy amante de las plantas y la naturaleza. En gran parte por mi padre porque siempre fue muy ecologista; estoy convencido que uno no se da cuenta de lo chingón que es la naturaleza hasta que no se vuelve parte de ella. Lo que le pasa a mucha gente es ignorancia y desconexión, qué tonto no amar a la naturaleza si eso somos", comentó.

Habló de cómo deberíamos dejar de comprar cosas empacadas en plástico de un solo uso, enumeró algunas acciones para concientizar sobre el uso de vidrio en productos como detergente y alimentos, y contó la experiencia de comprarle a sus hijas shampoo. No puedo creer que se gasten una botella a la semana, en mi cabeza no es los 400 pesos, sino el impacto de estar tirando una botella de shampoo a la semana, cada persona, en cada hogar tirando botellas de shampoo a lo güey, así como los empaques de jabón, los cepillos de dientes". 

Es por eso que reveló que unió fuerzas con la empresa Bam Boo Lifestyle, que vende cepillos de dientes de bambú, shampoo sólido y pasta dental, entre otros productos. "En teoría usamos 5 cepillos de dientes al año pero esos cepillos que los tiras a la basura, siguen dando vueltas en el universo por los siglos de los siglos. Me parece infame estar tirando cepillos de dientes cada tres meses, como me parece ridículo consumir las botellas de shampoo, los empaques de plástico".

"Muy orgullosamente y por primera vez en mi vida creo que este es un comercial que no hago para que nadie gane dinero, sino para que ganemos todos", dijo, aunque aceptó que es socio de otros tres empresarios comprometidos con productos ecofriendly.

Sin duda es una faceta y postura consciente a favor de la naturaleza que quizá muchos no habrían imaginado de Facundo, famoso por sus irreverentes reportajes callejeros, bromas y programas que acompañaron a una generación de jóvenes de hace un par de décadas en Telehit y Televisa, con emisiones como 'Toma libre' e 'Incógnito'. 

Él mismo asegura que poco a poco forjó su sello "de hacer estupideces", que le costó ser arrestado. "El departamento jurídico me odiaba, me tuvieron que sacar de la cárcel tres veces en dos años. Nos metieron a la cárcel de Cuba, habíamos dicho que íbamos de turistas pero íbamos de prensa, eran 20 años de cárcel, pasé un fin de semana de terror", contó hace unas semanas a 'Venga la alegría'.

Pero además de problemas legales, su estilo le trajo beneficios por ser tan conocido. "Sí cambió durísimo la fama, la verdad hasta se me subió la fama, y sí empecé a hacer uso de mi fama para obtener cosas, como sexo, mujeres. Hasta me llegué a prostituir con una chava que quiso conmigo, me ofreció mil dólares, ni se consumó pero me dejó los mil dólares. La fama es un espejismo bien idiota", reflexiona ahora.

Ya tiene casi 42 años, por lo que ahora ha aceptado: "Yo quería hacer algo que tuviera una sustancia, que terminando el programa dijeras 'cámara, no perdí una hora de mi vida'. Sí me enojaba tener un programa estúpido".

Ha sido evidente el crecimiento personal de Facundo, quien fomenta el hacer ejercicio para evitar enfermedades, y él mismo ha contado cómo se encontró consigo mismo  tras su divorcio con Esmeralda Palacios. "Cuando me divorcié dije 'ahora sí, voy a conocer el mundo, voy a salir con cuanta mujer sea'. Y de repente me hallaba un departamento que rentaba, cancelándole a mi ligue, inventando cosas para quedarme a rapear en mi casa. Me di cuenta que ni siquiera era por eso que me quería divorciar, quería yo estar en mi vida, en mi tiempo".

https://www.instagram.com/p/B733JE7ADF0/

Ahora es novio de la diseñadora Delia García, a quien conoció durante el reality 'La Isla' de TV Azteca, y se nota que sigue en el camino para ser un mejor ser humano. "A mí me gusta crecer y la única forma de crecer es aventándote en nuevos retos. Mi lucha en realidad es mucho más personal que profesional. No he logrado tener tiempo para las cosas que más me gustan. Mi lucha hoy en día es por mi felicidad", comentó a TV Azteca.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Anel Noreña y la sección sin tapujos que la ha mantenido frente a las cámaras tras la muerte de José José

De ser 'el payasito de la tele', Cepillín se sube a cualquier ola y busca vigencia a toda costa