Gerardo y Alejandra, los hijos de Vicente Fernández que nunca han buscado la fama

·5  min de lectura

Es bien sabido que el enorme y ostentoso latifundio de Vicente Fernández en el estado mexicano de Jalisco se llama "Rancho los tres potrillos" en honor a sus tres hijos mayores, y que además hay una hija que redondea la familia que ha fundado con su esposa Cuca Abarca. Pero no todo el mundo sabe que la hija, Alejandra, es adoptiva ni a qué dedican su vida los hijos menores del famoso 'Charro de Huentitán', quienes prefieren llevar una vida alejada de los reflectores, algo que les ha resultado muy positivo.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El polémico y controvertido cantante mexicano, que tiene más de 50 años de carrera, ha formado una familia sólida — y no exenta de sus propios escándalos— y les ha proporcionado, en exceso incluso, todos los lujos que el dinero puede comprar, ya que hace muchos años que lo económico no es un impedimento para que el intérprete de "Por tu maldito amor" pueda proveer a sus hijos y nietos con todo, y que haya apoyado sus carreras, aún si algunos — como es el caso de Gerardo y Alejandra— hayan preferido dedicarse a empresas que absolutamente nada tienen qué ver con la farándula, prefiriendo ambos vivir al margen de los reflectores y dejarles eso a sus hermanos.

Y es que, mientras Alejandro y Vicente Jr. usualmente dan la nota, el primero por su carrera y sus excentricidades y el segundo por sus hábitos y sus relaciones sentimentales, tanto Gerardo como Alejandra prefieren la vida normal y son más apegados a su madre, Cuca, quien ha sido modelo de templanza dadas las circunstancias de una vida muy expuesta al público. 

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Gerardo Fernández nació en Guadalajara el 4 de mayo de 1976 y contrario a sus hermanos y algunos sobrinos, no se dedicó a la música, sino a otra pasión que desarrolló desde niño: la cría y cuidado de caballos, a lo que se ha dedicado desde hace años, trabajando esa área del rancho y de los negocios familiares; también ha realizado negocios en planeación y desarrollo de bienes raíces. Además, dicen quienes lo han visto que su gran hobby es el jaripeo, y que en esto aventaja hasta a su papá.

También hace diez años fue invitado por el Partido Verde Ecologista de México en alianza con el Revolucionario Institucional (PRI), que era entonces el partido en el poder, se postuló como candidato a diputado federal por el estado de Jalisco, algo similar a lo que este año hizo su hermano Vicente Jr. y como él, tampoco obtuvo el favor del electorado — aunque Gerardo no se vio envuelto en un escándalo como su hermano, que abandonó a medias su campaña y las razones de su presunta "desaparición" han sido pasto de numerosas especulaciones.

Del mismo modo, la única hija de Vicente Fernández, ha buscado llevar una vida tranquila y "ordinaria" dentro del privilegio económico que ha tenido, si bien de alguna manera se ha visto más expuesta a los medios que Gerardo, ya que hace algunos años se hizo público el hecho de que ella no es hija biológica del cantante ni de Cuquita (aunque por algún tiempo corrió el rumor de que Alejandra podría ser hija del cantante y fruto de alguna relación extramarital, como sucediera con Rodrigo, el hijo de la actriz Patricia Rivera, pero eso —y cómo después Vicente lo desconoció— es material para otra historia).

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Alejandra nació el 16 de mayo de 1984 y toda su vida residió en el rancho, antes de trasladarse a vivir sola en Guadalajara (a unos cuántos kilómetros) cuando inició sus estudios de diseño gráfico (y una especialidad en diseño de moda) en el Instituto Tecnológico de Occidente (ITESO), una de las universidades privadas más prestigiadas del estado.

Alejandra no es hija de sangre de la pareja, sino que es hija de una hermana de Refugio Abarca, quien siendo muy joven se convirtió en madre soltera, dando a luz al amparo de la familia y se convirtió en pieza fundamental de la casa. De hecho en alguna ocasión el cantante confesó que, acostumbrados como estaban a tenerla cerca siendo bebé cuando la niña, a los tres años, ya no estuvo en el rancho, él entró en una profunda depresión.

Fue de esta forma que la hermana de doña Cuquita decidió dejarla a vivir con los Fernández Abarca y así se convirtió en la hija más chica de la familia (no hay una adopción legal, sino que fue informal) y en, literalmente, la niña de los ojos del cantante, que incluso fue disminuyendo su carga de trabajo para estar cerca de ella y Gerardo mientras crecían.  

Alejandra estuvo casada con el pianista José Luis Altamirano en Guadalajara, Jalisco, donde protagonizó una boda en 2014, misma la que fue entregada del brazo de su padre en la Iglesia de José María Escrivá de Balaguer, pero el matrimonio no duró y desde 2018 se divorciaron. Aunque se habla de que Alejandra está casada en segundas nupcias, no hay ninguna fuente que pueda confirmarlo. 

Lo que es cierto es que ella misma ha desarrollado un proyecto de diseño de bolsas de mano 100% mexicanas, siendo así la línea de sus productos el detonante y distintivo de la marca “Alleza”, la cual tiene su taller y boutique también en Guadalajara

Ale, como la llaman sus amigos y los medios locales, es también una consumada fashionista; se le ha visto en eventos relacionados con la moda en México y el extranjero, principalmente como espectadora, pero se le ha visto ataviada en prendas de Dolce & Gabbana, Chanel, Prada, Gaultier y otras firmas, contrastando su buen gusto (como han señalado algunos expertos) con el estilo de su "cuñada", la influencer Mariana González aka 'La Kim Kardashian Mexicana', que ha buscado más la fama con sus atrevidas poses y retoques cosméticos, de los cuales Alejandra no se ha hecho uno solo, otro detalle que la distingue del resto de la familia.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

EN VIDEO: La divertida anécdota de JLo en la boda de Thalía

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.