Anuncios

Jane Badler: la icónica Diana de ‘V Invasión Extraterrestre’ que Hollywood no supo aprovechar

NUEVA YORK, NY - 11 DE ENERO: Jane Badler asiste a la fiesta de cumpleaños de Karl Giant en el Splash Bar el 11 de enero de 2013 en la ciudad de Nueva York. (Foto de Daniel Zuchnik/Getty Images)
NUEVA YORK, NY - 11 DE ENERO: Jane Badler asiste a la fiesta de cumpleaños de Karl Giant en el Splash Bar el 11 de enero de 2013 en la ciudad de Nueva York. (Foto de Daniel Zuchnik/Getty Images)

Diabólica, seductora, aterradora y con aires de dominatrix. Así era Diana, la comandante alienígena de V Invasión Extraterrestre, culpable de nuestras peores pesadillas en los ’80. ¿O quién no se escondía, se tapaba los ojos o sentía escalofríos cuando aparecía en pantalla? Verla despellejándose la cara para revelar su piel de lagarto o comiéndose ratas como si fueran caramelos, fueron señas de identidad de un personaje que pasó a la historia como icono televisivo. Porque si bien los efectos especiales ahora nos causan gracia, en aquel entonces eran innovadores para la época, apoyando a la creación de un personaje inolvidable junto a la imponente presencia de Jane Badler.

Sin embargo, mientras Diana dejaba huella en el imaginario colectivo, no pasó lo mismo con su actriz protagonista.

Jane Badler tenía 30 años cuando interpretó a la comandante suprema. Llevaba más de una década buscando oportunidades en la industria, transitando entre telenovelas y papeles esporádicos hasta que se hizo con el papel de Diana. Y fue un éxito internacional tras emitirse entre 1983 y 1985.

V Invasión Extraterrestre fue tan icónica que mis compañeros de generación seguramente recordarán que la usábamos de inspiración para jugar en el recreo del colegio. Nos inventamos desde cantos para jugar con las palmas de las manos (lo único que recuerdo es que empezaba diciendo ‘V, Invasion Extreterrestre, con Diana y sus iguanas…’), a dividirnos en equipos entre líderes de la Resistencia o Visitantes al servicio de la comandante suprema. Y gran parte de esa iconicidad recaía en Diana, un personaje que contagiaba una especie de pavor adictivo. Sabías que te daba miedo, pero la querías ver siempre en pantalla.

V -- Pictured: (l-r) Jane Badler as Diana, Marc Singer as Mike Donovan  (Photo by Herb Ball/NBCU Photo Bank/NBCUniversal via Getty Images via Getty Images)
V -- Pictured: (l-r) Jane Badler as Diana, Marc Singer as Mike Donovan (Photo by Herb Ball/NBCU Photo Bank/NBCUniversal via Getty Images via Getty Images)

No obstante, la serie fue cancelada y Jane Badler volvió a buscarse la vida en telenovelas y episodios sueltos, en lugar de que la industria aprovechara el impacto que había provocado en el público con proyectos de gran escala. Un hecho que llama la atención porque Hollywood nunca desperdicia un fenómeno de turno. Si un actor conecta con el público, lo aprovechan exponiéndolo más, dándole oportunidades de peso que reporte beneficios. Sin embargo, no fue lo que vivió Jane. Tuvo un papel como personaje invitado en Falcon Crest, apareció en un capítulo de Reportera del crimen y luego se instaló en el revival de Misión Imposible, aunque fue cancelada en la segunda temporada.

Es decir, había demostrado que tenía la capacidad para robarse la atención de una serie completa, que era capaz de provocarnos terror, seducirnos y cautivarnos al mismo tiempo. Que tenía al público en el bolsillo y estaba haciendo que su personaje fuera un icono televisivo. Sin embargo, no apareció en películas de estudio, blockbusteres ni producciones comerciales que le dieran papeles protagónicos, ni nada parecido. Como si los jefes de la industria no hubieran sido capaces de ver su potencial.

Jane Badler fue, en cierto sentido, víctima de su época. Sin redes sociales que promovieran la popularidad de la serie, sin la rapidez y magnitud mediática que vivimos en la actualidad, su nombre no creció a la par que su icónico personaje. Aunque era consciente de que le rodeaba cierta popularidad porque “aparecía en todos los talk shows desde Johnny Carson a David Letterman, y estaba en la portada de la revista People”, como explicó en 2018 a Icon vs Icon.

“Sabía que era un gran éxito, pero después de dos miniseries y que la serie no terminara en ningún sitio, creí que era el final del asunto. Era como cualquier otro actor, intentando conseguir trabajo. Me mudé a Australia y no fue hasta hace 10 o 15 años que me di cuenta de la cantidad de fans que tenía. ¡Fue increíble!”, añadió. Y es que según contó a EW en 2011, fue gracias a Facebook que descubrió la magnitud de su legado entre el público recibiendo “20, 30 o 40 mensajes al día” por parte de seguidores que no la olvidan.

V – Episodio 5 de “The Sanction” – Emitido el 16/11/84 – Foto: (de izquierda a derecha) Thomas Callaway como Klaus, Jane Badler como Diana (Foto de Gene Trindl/NBCU Photo Bank/NBCUniversal vía Getty Images vía Getty Images )
V – Episodio 5 de “The Sanction” – Emitido el 16/11/84 – Foto: (de izquierda a derecha) Thomas Callaway como Klaus, Jane Badler como Diana (Foto de Gene Trindl/NBCU Photo Bank/NBCUniversal vía Getty Images vía Getty Images )

Probablemente tampoco ayudó que se mudara a Australia en 1990. Por entonces no vivíamos en un mundo tan viajero y abierto a las oportunidades como ahora. Si un actor quería trabajar en Hollywood, se instalaba en Los Angeles o Nueva York para estar cerca de la acción. Sin embargo, cuando grababa Misión Imposible conoció a su actual marido, un empresario australiano llamado Stephen Hains, y tras la cancelación de la serie decidió afincarse en Melbourne. Se casaron y formaron una familia mientras Jane aparecía en proyectos de televisión australianos y producciones esporádicas en EEUU.

No importa lo bueno que sea, el hecho de que me mudé a Australia en la cima de mi carrera fue un obstáculo para mi carrera. No fue un obstáculo para mi vida personal y mi felicidad, pero fue un obstáculo para una carrera que iba bien”, dijo en Icon vs Icon. Y así fue. Era un ícono televisivo, pero sin personajes u oportunidades que le permitieran seguir expandiendo ese legado. El público siempre la recordó por su trabajo en V Invasión Extraterrestre, pero Hollywood no supo aprovecharlo.

Y una prueba de ello sucedió en 2011 cuando volvió a interpretar a Diana en V, el reboot de ABC que apenas duró dos temporadas. Porque fue ella quien pidió que la incluyeran. ¡Hasta la hicieron hacer la audición para un papel que había hecho icónico! Increíble pero cierto.

“Cuando surgió el papel no pensaron en mí, ¿te lo puedes creer?”, dijo a EW en 2011. “Llamaron al personaje Diana como un homenaje a la original pero no era ‘la’ Diana. ¡De locos! Más tarde, recibí un email de mi agente diciendo que una persona de Los Angeles quería que hiciera una audición para el papel de Diana y le dije ‘¿qué?’ ¡Eso es un engaño! ¿Cómo querría alguien que hiciera una audición?”, cuestionaba.

Pero la hizo. Sí, señores, la Diana original que dejó huella en nuestra imaginación para siempre tuvo que competir por el papel de la nueva Diana. Y lo hizo. “Por lo que he oído, había muchas actrices muy conocidas que querían el papel, como grandes nombres, lo cual es muy halagador. Pero mi audición fue la mejor. Así fue como conseguí el papel. ¿No es eso una locura?” Sí, claro que lo es.

El remake también se canceló y ella siguió con su vida. Su segundo intento no tuvo el mismo impacto, pero no por su culpa. La serie había perdido la frescura y originalidad, sin las alegorías al nazismo y parábolas del fascismo plasmados en los ’80 que la convirtieron en una pieza más interesante de lo que parecía a primera vista. Y ella siguió adelante. A sus casi 70 años sigue actuando y dedicándose a la música, una pasión personal que mantiene desde la juventud con tres álbumes en el bolsillo.

A pesar de todo, Jane demuestra en sus redes sociales que disfruta de la vida todo lo que puede. Haciendo ejercicio, disfrazándose, cantando o recordando el pasado siendo un símbolo de fortaleza y supervivencia. No solo porque su carrera no haya disfrutado del mismo nivel de iconicidad que su personaje, sino porque tuvo que afrontar la tragedia en diferentes ocasiones. Y es que después de perder a su padre y hermano en un accidente de avioneta cuando tenía 18 años, Jane Badler sufrió la muerte de su hijo Harry Hains en 2020. Tenía 27 años y murió de una sobredosis de fentanilo después de una batalla contra "enfermedades mentales, trastornos crónicos del sueño y adicción" (CNN).

Pero ella hizo lo posible por seguir adelante. “No quiero que esta sea una historia sensacionalista sobre una mujer que perdió a su hijo a causa de la adicción", dijo en 2020 a The Sydney Morning Herald. “Quiero algo alegre que celebre la vida de Harry. Esto no minimiza la gravedad de la situación; es honrarlo”. Y lanzó un álbum con las últimas canciones de su hijo, que además de actor también era músico.

En resumen, pocos villanos han conseguido alcanzar un estatus tan icónico como el que mantiene Diana, la comandante alienígena de V Invasión Extraterrestre. Y Jane Badler en consecuencia. ¿Quizás Catalina Creel de Cuna de lobos? ¿Cersei Lannister de Juego de Tronos en la era moderna? Existen cientos de personajes malvados en la historia de las series, pero muy pocos alcanzan el estatus de leyenda que disfrutó la comandante suprema de los invasores extraterrestres.

Si Hollywood hubiera aprovechado el fenómeno con la misma rapidez que hace ahora cuando surge una nueva estrella en potencia -como está siendo el caso de Sydney Sweeney o Paul Mescal- tal vez, Jane Badler hubiera disfrutado de una carrera que estuviera a la par de ese icono televisivo que representa.

Este artículo fue escrito en exclusiva para Yahoo en Español por Cine54.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Kate Winslet acabó herida y magullada en su último rodaje

Salma Hayek consiguió un hito como estrella latina en Hollywood del que nadie habla

Lisa Jakub: el trauma que llevó a la actriz de 'Papá por siempre' a abandonar Hollywood

El calvario de Stephen Dorff ante el desprecio de Hollywood que nunca mereció