La cláusula sexual de JLo y Ben Affleck palidece ante otras exigencias de famosos

·6  min de lectura
Jennifer Lopez y Ben Affleck. REUTERS/Aude Guerrucci
Jennifer Lopez y Ben Affleck. REUTERS/Aude Guerrucci

La polémica cláusula que supuestamente estará incluida en el acuerdo prenupcial entre Jennifer Lopez y Ben Affleck ha generado insólito revuelo, comentarios hilarantes, memes y, por supuesto más especulaciones.

Aunque no hay ninguna confirmación por parte de la pareja o de sus representantes de que esto sea cierto, lo que se dice es que el objetivo de la famosa cláusula es que se mantenga encendida la llama de la pasión y se minimicen las posibilidades de cometer infidelidades, de manera que la idea más práctica es poner en blanco y negro y con autógrafos que la pareja debe sostener relaciones sexuales un mínimo de cuatro veces a la semana.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver este contenido si te aparece no disponible debido a tus preferencias de privacidad

Enseguida seguidores, fans, periodistas y animadores de televisión han compartido su opinión sobre lo desagradable que podría ser darle a una relación este sentido de obligación, mientras otros justifican a la diva diciendo que Affleck ya trae una historia de infidelidad. Pero aunque toda la situación ha resultado realmente entretenida, lo único cierto es que lo que acuerden las parejas debe estar bien para ellos y para nadie más.

La doctora Mónica Aranda, sexóloga clínica, explica que "una pareja puede acordar miles de cosas. De hecho lo hacen, hay acuerdos quizás a veces no explícitos, pero existen. Si esta pareja famosa quiere hacerlo de forma escrita, bueno… está bien, porque una relación es normal y sana siempre y cuando esos acuerdos sean consensuados y respetados", dice.

"Es más, creo que es algo sano hacer acuerdos y renovarlos, como si fuera un contrato de alquiler. Por ejemplo, pasado un año de relación nos sentamos y vemos qué hay que ajustar. Después de un año, una casa tiene cosas rotas, gastadas, ¿qué hacemos? ¿renovamos el contrato así? ¿Hacemos arreglos en la casa o nos mudamos? Algo así tendría que ser con una pareja. Después de un tiempo, las personas cambian, nos pasan cosas, y qué hacemos… ¿Seguimos con esta pareja? ¿Renovamos el contrato tal cual o hacemos algún cambio? Todo es válido siempre que esté hablado, porque en realidad cada pareja es un mundo".

Jennifer Lopez y Ben Affleck. REUTERS/Yara Nardi
Jennifer Lopez y Ben Affleck. REUTERS/Yara Nardi

Cada pareja es un mundo

Aunque están ocurriendo a diario sucesos sorprendentes, los famosos no paran de darnos material para convertirlo en tema del día. Pareciera que están compitiendo por cuál hace o dice la cuestión más llamativa, y más aún cuando se trata de una de las parejas del momento. Sin embargo, esto de la cláusula y los acuerdos no es nuevo. Han habido muchos otros en la historia de las parejas amorosas del mundo del espectáculo, no menos sorprendentes.

De hecho, con el revuelo ocasionado por esta pareja con esta supuesta cláusula han salido a relucir algunos muy interesantes. Tal es el caso del acuerdo que tienen Justin Timberlake y Jessica Biel, quienes ya suman 10 años de casados. Según se revela en The Objective, la actriz recibiría 500.000 dólares si su marido la engaña con otra. Quizás con esa fortuna, la deslealtad duele menos. No lo sabremos.

Jessica Biel y Justin Timberlake. REUTERS/Kyle Grillot
Jessica Biel y Justin Timberlake. REUTERS/Kyle Grillot

Madonna, por su parte, firmó un acuerdo en su matrimonio con Guy Ritchie donde se establecía que ella era la que mandaba en cuanto a asuntos sexuales, y también que podían ser infieles siempre y cuando tomaran las precauciones pertinentes, según reseña El Economista.

Los también divorciados Brad Pitt y Angelina Jolie hablaron de infidelidad en su acuerdo prenupcial, pues acordaron que si él era infiel, ella se quedaba con la custodia total de sus hijos.

Además, no solo para alejar o prevenir las infidelidades existen estos acuerdos entre famosos. Por ejemplo, Michael Douglas y Catherine Zeta-Jones firmaron un acuerdo que determinaba que por cada año de matrimonio, la actriz recibiría un millón de dólares -ya llevan 22- pero si en el camino engordaba 10 kilos o más no recibiría nada.

Por otra parte, muchos se concentran en preservar las finanzas para su familia, cosa que aparentemente no hizo Johnny Depp, quien no firmó ningún acuerdo prematrimonial con Amber Heard, según reveló la hermana del actor, y hasta ahora no se sabe cómo podrán proteger económicamente a los hijos de Depp.

Johnny Depp y Amber Heard. REUTERS/Gonzalo Fuentes (FRANCE - Tags: ENTERTAINMENT)
Johnny Depp y Amber Heard. REUTERS/Gonzalo Fuentes (FRANCE - Tags: ENTERTAINMENT)

Y es que cuando enfocamos el hecho matrimonial sin pasiones ni romanticismos, podemos comprender que no solo se trata de una relación amorosa, sino que también se establece una especie de relación comercial, y como tal tiene sus ventajas y desventajas.

Según un texto publicado por el portal Abogado, revisado por la escritora legal Camila Laval, JD, entre las muchas ventajas están, por ejemplo, que pueden especificar detalles en cuanto a las tomas de decisiones y responsabilidades compartidas, así como cualquier aspecto previamente acordado por las partes.

Desde el punto de vista financiero, este tipo de acuerdos protegen los derechos a herencia de hijos y nietos de relaciones anteriores, protegen intereses económicos del control de un excónyuge, en caso de divorcio e incluso puede garantizar que, en caso de que uno de los cónyuges haya dejado su carrera al unirse en matrimonio, sea compensado al divorciarse.

Brad Pitt y Angelina Jolie. REUTERS/Kevork Djansezian
Brad Pitt y Angelina Jolie. REUTERS/Kevork Djansezian

Entre las desventajas está, por supuesto, lo que la mayoría de los opinadores han comentado en días recientes. Esa sensación de desconfianza que puede surgir en la pareja al comenzar la relación con un contrato que prevé lo que puede ocurrir en caso de divorcio o muerte. Pero tal como explica la doctora Aranda, siempre que todo sea consensuado está bien. Si las partes lo han conversado y están de acuerdo, no somos quienes para dictaminar el fracaso de una relación.

Sin embargo, la asesoría se hace muy valiosa cuando tenemos en cuenta que durante el tiempo en que se organiza la unión, estamos tan embelesados que no determinamos términos que podrían perjudicarnos en el futuro.

De esta manera, lo más recomendable es que, tanto en lo referente a la unión matrimonial legal, como en la unión amorosa, los novios conversen con expertos en relación a estas inquietudes, y sobre todo mantengan la transparencia en su relación, se comuniquen con asertividad para que no existan malos entendidos ni falsas expectativas. Después de todo, con acuerdos o no, la buena comunicación es la principal clave de éxito en una pareja.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

EN VIDEO: Johnny Depp le pidió a Amber Heard que le cortara y bebiera su sangre