Anuncios

Jennifer Lopez y George Clooney pagaron caro su química en 'Un romance peligroso'

Jennifer Lopez y George Clooney se miran románticamente en una escena de la película 'Un romance peligroso', 1998. (Foto de Universal/Getty Images)
Jennifer Lopez y George Clooney se miran románticamente en una escena de la película 'Un romance peligroso', 1998. (Foto de Universal/Getty Images)

Por Teresa Aranguez.- Hay fórmulas que garantizan el éxito inmediato o, al menos, mucho morbo antes de salir al ruedo. Unir a George Clooney con Jennifer Lopez en los créditos es una de ellas. Un romance peligroso no fue la película de sus vidas, ni de las nuestras tampoco. Dejémoslo en entretenida, ligera y, sobre todo, atractiva a la vista gracias a la química explosiva entre ambos. Sin embargo, la realidad distó mucho de lo imaginado, y ni la química les pudo salvar de un momento bastante incómodo.

El culpable, por llamarle de alguna manera fue su director Steven Soderbergh. Que no se nos olvide que. antes de Erin Brockovich, Traffic o la saga de Gran estafa: Ocean's eleven, el cineasta estuvo a cargo de este romance tan peligroso. Todavía no tenía el Oscar. pero sabía lo que se cocía en el mercado y qué era tendencia. Entonces no existían TikTok ni Instagram, pero sí los corrillos de Hollywood donde sonaban con fuerza ciertos nombres. Por un lado, ahí estaba Clooney, disparando las ganas de ir al médico gracias a su papel en la serie Sala de urgencias. JLo, por otro, empezaba a triunfar en la música y había convencido como actriz en Selena. Aquel binomio prometía, y Soderbergh no dejó pasar la ocasión.

Aunque la película no fue nada del otro mundo en términos de taquilla con una recaudación de $77 millones, sí hizo mucho ruido. El filme ganó popularidad una vez estaba disponible en DVD que en la propia cartelera. Y ese ingrediente llamado morbo de ver cómo interactuaban sus estrellas con toques de seducción, sumado a un argumento muy jugoso de 'agente federal se enamora del delincuente', influyó para hacer más ruido. Uno estaba más pendiente de los sensuales encuentros de sus protagonistas que de quién era el culpable de llevarse el botín.

George Clooney y Jennifer Lopez, estrellas de la película en el Chelsea West Cinema. (Foto de Steve Azzara/Corbis vía Getty Images)
George Clooney y Jennifer Lopez, estrellas de la película en el Chelsea West Cinema. (Foto de Steve Azzara/Corbis vía Getty Images)

Si no han visto esta película basada en la novela de Elmore Leonard, seguramente oyeron hablar de ella o vieron alguna escena suelta. Les diré algo que yo recuerdo de cuando la vi hace unos años:. la atracción que desprendían en escena era tal que no necesitaban quitarse la ropa para que saltaran las chispas.

Aquellos dos juntos eran imanes, pero solo ante las cámaras. De esas profecías que se dan sin buscarlas. La realidad del rodaje fue mucho más dura. En una entrevista de la época, ambos reconocieron que la escena más al rojo vivo de cara a la galería, resultó ser un auténtico horror para ambos. Se referían a la que rodaron encerrados y cerca en la parte trasera de un auto. Los tonos de voz, los suspiros y la conversación en la que abordan lo mucho que les gusta la película Bonnie y Clyde, disparaba la temperatura por segundos.

La verdad salió a la luz durante la promoción de la película. En una entrevista en el programa de Rosie O'Donnell ambos revelaron los detalles nada apetecibles de lo que verdaderamente fue rodar una de las escenas más sensuales del cine. "Al director se le ocurrió la brillante idea de 'hagámosla en una sola toma'. Pero era una escena muy larga, como unas 10 páginas y casi 8 minutos de duración como para hacer en una sola toma. Pero él dijo, 'en un solo ángulo y una sola vez'", recordaba Jennifer bajo la mirada de un George que parecía estar viviendo el sufrimiento de lo que venía.

Lo que iba a ser rapidito fue interminable. "44 tomas después, dos días después, finalmente lo conseguimos. En realidad hicimos 45 pero la que se usó fue la 44", siguió explicando la protagonista de Experta en bodas. Cuando ya creían que lo tenían todo resuelto, el equipo decidió revisar la escena una vez más. No se mostraron muy entusiasmados, así que hubo que repetirla. "Necesitaba ser tomada desde diferentes ángulos, así que tuvimos que volver a rodarla. Allí estábamos de regreso al baúl del auto", explicó entre risas una vez pasada la anécdota.

La repetición de una toma tan intensa no fue lo peor, el lugar y la incómoda postura es lo que lo complicaba aún más. A este punto sé que algunos y algunas pensarán, bueno tratándose de Clooney y Jennifer, ¿quién no repetiría? Pues no. Ambos estaban locos por darla por terminada. "Es un espacio muy pequeño y a mí me dolía el cuello, lo que no ayudó", añadió Jennifer.

Hay planes que no salen como uno quiere, y así mismo lo confesó su director. "El primer día terminamos de rodar hasta la toma 38. George y Jennifer estaban agotados y yo me empecé a preguntar si aquello sería una buena idea. Sabía que al día siguiente llegarían con ganas de retomarla con fuerza, y así mismo fue. La toma 44 quedó perfecta. Es difícil explicar la reacción del público al ver esa escena en el screening", reconoció Soderbergh en la parte de Detrás de cámaras. "Es de esas cosas en las que dices, o te lanzas o te rindes", agregó Clooney del icónico momento.

Por mucho que nos contaran lo duro que fue y lo mal que lo pasaron, lo que salió de allí fue eso que llaman magia. Hasta el propio Steven admitió que lo que nacía entre ambos actores cuando estaban juntos era sumamente especial. "Ella estuvo maravillosa, pero lo que me impactó fue que él era mucho mejor cuando estaba con ella que cuando lo he visto con otras personas. Algo en ella le inspiraba y eso es lo que me hizo ver que aquello iba a funcionar", explicó Soderbergh en la entrevista de Detrás de las cámaras de la película.

Por eso no hay que creer a las malas lenguas, las cuales llegaron a decir que George y JLo no se soportaban. Ellos mismos se encargaron de acabar con ese bulo. "Amo a George, es supersexy, por eso lo han puesto en la portada de una revista. Vendieron millones de copias", dijo la también cantante hoy casada con Ben Affleck en el Detrás de cámaras haciendo referencia a la elección del actor como el hombre más sexy del planeta por la revista People en 2006. De todos modos, Jennifer se refirió a su gran sentido del humor y al compañerismo en el trabajo. "Lo pasamos en grande trabajando juntos, hicimos click desde el momento en que nos conocimos, desde la prueba de pantalla. Nos llevamos de maravilla. Fue tan bromista en el set, tiene tanto sentido del humor que hizo mi trabajo muy fácil" admitió durante una de sus entrevistas promocionales.

A partir de ahí, las carreras de ambos se desataron en Hollywood y en el resto del mundo. Fue su primer y último proyecto juntos. Un trabajo en el que demostraron que no solo basta con tener una cara bonita. También que no es necesario ganar un Oscar para que, 25 años después, una película siga despertando entusiasmo. Y si bien lo pasaron mal por momentos, el resultado valió la pena.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VÍDEO

Jennifer Lopez te dice cómo ponerte guapa con un tutorial de belleza

Sandra Bullock tuvo una ventaja sobre Nicole Kidman y Demi Moore para llegar al estrellato en los '90

Winona Ryder y la pesadilla de un secuestro que influyó en 'Mujercitas'

La película que Kim Basinger rechazó y la llevó a la bancarrota