Aracely Arámbula le da una lección a Luis Miguel mostrándole quién tiene el control

·4  min de lectura

Después de meses de meses de especulación y a unos días de que se estrene en Netflix la segunda temporada de la serie biográfica de Luis Miguel, uno de los eventos más esperados del año, Aracely Arámbula sorprendió a todos al anunciar oficialmente que ella — y por lo tanto, sus hijos, Miguel y Daniel — no formarán parte de esta narrativa.

PUNTA CANA, DOMINICAN REPUBLIC - JANUARY 19: Aracely Arámbula attends Cana Dorada Film & Music Festival - Closing Gala Dinner: Honoring Avi Lerner on January 19, 2020 in Punta Cana, Dominican Republic. (Photo by Daniele Venturelli/Daniele Venturelli/Getty Images )
Aracely Arámbula (Daniele Venturelli/Getty Images )

Mediante un comunicado oficial, Arámbula anunció que no tuvo ni tiene la intención de autorizar el uso y explotación de su imagen como parte de la narrativa biográfica real y/o ficcionada de su ex: "Esta es una prerrogativa que todos tenemos y podemos oponernos a su uso, en especial, cuando puede llegar a transgredir la esfera personal y privada de una persona, más aún, cuando no se trata de una etapa de nueva vida profesional a pesar de ser una figura pública”.

Aunque obviamente la producción tuvo noticia de esto desde que se preparó el guión, los representantes legales de Arámbula se mantuvieron, al principio herméticos, y posteriormente ambiguos, al respecto de la posible inclusión de la cantante y actriz, que sostuvo una larga relación con Luis Miguel, en el argumento de esta temporada que abarca los acontecimientos en la vida del cantante entre los años de 1992 a 2010.

Este es el caso inverso de lo que ocurrió en la temporada anterior, cuando Stephanie Salas, la madre de Michelle, la primogénita del cantante, no fue consultada por la producción ni los guionistas, sino que fue representada, sin su consentimiento ni consulta alguna (tal como ella misma lo describió en una extensa entrevista con la revista '¡Hola!') como un personaje semificcionado llamado "Sofi", que representaba falsa y superficialmente su relación con Gallego Basteri y la concepción de su hija

Al respecto, Arámbula puntualizó: "Celebro que en esta ocasión se me haya respetado cordialmente al haber alzado la voz; el reconocimiento al derecho de la imagen de las personas en su esfera íntima es una garantía que siempre debemos hacer valer."

El control que Arámbula posee sobre su imagen vino a asestar un golpe certero al desarrollo de la trama, por lo que los espectadores tendrán que seguir la serie para saber cómo el equipo de escritores resuelven este espinoso tema, ya que más allá de las relaciones sentimentales con Erika (Isabela) Camil, Mirka DeLlanos, Daisy Fuentes y Mariah Carey, la más significativa en este periodo de la historia de vida de Luis Miguel fue precisamente con la chihuahuense, mismo vínculo que, después de tener dos hijos, se disolvió repentinamente y de manera definitiva (en su momento, mucho se habló de que la relación naufragó por la constante presencia e intervención de los familiares de Aracely, que eran muy dependientes y apegados a ella, y esto causó fricciones con el intérprete de 'Ahora te puedes marchar', cuyas relaciones familiares han sido siempre, por decir lo menos, atípicas y disfuncionales).

El cantante Luis Miguel posa para los fotógrafos en la Ciudad de México el martes 6 de mayo del 2008. (AP foto/Gregory Bull)
Luis Miguel. (AP foto/Gregory Bull)

No obstante, Aracely sabe dar una mala noticia con otra que puede ser buena. En este caso, que ha decidido, a los 44 años, escribir sus memorias: “Me es grato compartir con ustedes que he iniciado el proyecto de escribir mis memorias, en donde con prudencia y discreción se ha visto involucrada mi vida personal en su transición hasta la profesional y llegando hasta el momento de ser madre, siendo que de esta forma podrán conocer las etapas más trascendentes; la realidad contada desde la fuente y no por terceros ajenos a ella, ni de manera parcial o tendenciosa", concluye el memorándum.

Esta es una jugada interesante, en la que Arámbula se da el lujo, ahora que ella está en una posición de poder, de darle una lección a su ingrato exconcubino (que no ha aportado un centavo a la educación o crianza de sus hijos, mucho menos presencia desde que literalmente los abandonó) y mostrar la otra cara de la historia, algo que pondrá, aunque sea un poco, en su lugar al cantante, cuya arrogancia no le ha ganado amigos en épocas recientes.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

EN VIDEO: “Oro de Rey”, un libro sobre los aciertos y los errores de Luis Miguel

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.