Michelle Salas, la hija de Luis Miguel que no necesitó de la fortuna ni la fama de su papá

·7  min de lectura

Rubia, radiante, carismática. Así es ella, y lo cierto es que de herencia le viene al galgo, como dicen. Y lo interesante es que Michelle Salas ha conseguido establecerse como una personalidad completamente independiente y con sus propias características, más allá de haber sido, por mucho tiempo, solamente la hija no reconocida de Luis Miguel, un aspecto de su identidad que francamente le molesta que le recuerden, ya que es una cotizada modelo por mérito propio.

Michelle Salas. (Photo by Anne-Christine POUJOULAT / AFP) (Photo by ANNE-CHRISTINE POUJOULAT/AFP via Getty Images)
Michelle Salas. (Photo by Anne-Christine POUJOULAT / AFP) (Photo by ANNE-CHRISTINE POUJOULAT/AFP via Getty Images)

Aunque hay que reconocer que en cierto sentido, Michelle es prácticamente parte de la realeza mexicana, ya que no solo es hija (ahora reconocida) del Sol de México, uno de los cantantes mexicanos más reconocidos a nivel internacional, sino que su madre es la respetada actriz y cantante Stephanie Salas, nieta de la legendaria Silvia Pinal, hija de Sylvia Pasquel y sobrina de Alejandra Guzmán. Es un hecho que su árbol genealógico la puso en el centro de atención desde que era bebé, pero ahora, con 31 años, la joven ha logrado posicionarse como modelo e icono de moda que ha trabajado de cerca con grandes firmas de diseñadores y casas de moda internacionales.

Michelle Salas Banquells nació el 13 de junio de 1989 en la ciudad de México cuando sus padres eran aún adolescentes y nunca vivieron juntos.

Según lo revelado por Silvia Pinal en sus memorias y por la propia Stephanie en una extensa entrevista para el magazine ¡Hola! en su edición mexicana, Luis Miguel siempre supo del embarazo y posterior alumbramiento, y durante casi tres años estuvo involucrado en su vida de manera periférica con algunas esporádicas visitas y regalos, pero de un día para otro se fue y por años se especuló en los medios al respecto de su paternidad.

Michelle creció al margen de esto, educada por su madre y su entonces esposo, Pablo Valero, quienes tuvieron una hija, Camila, que creció muy cercana a Michelle, en un hogar lleno de música y libros, apartada de la farándula.

Stephanie Salas, Michelle Salas y Camila Valero. (Photo by Victor Chavez/Getty Images)
Stephanie Salas, Michelle Salas y Camila Valero. (Photo by Victor Chavez/Getty Images)

Influenciada por las mujeres de su familia y por diseñadores como Chanel y Balenciaga, Michelle decidió estudiar diseño de modas en la excelente escuela Parsons de diseño de la Universidad de Nueva York y desde entonces y hasta ahora, ha encontrado el éxito, tanto como modelo, como influencer de moda y blogger.

Claramente la chica no persiguió los mismos sueños que sus padres, los escenarios y la música, pero nunca, dijo en su momento, los ha descartado y si bien aunque su familia es increíblemente conocida en México, Michelle trata de no usar su nombre para obtener fama, ya que ser una Pinal (más que ser hija de Luismi) le ha abierto muchas puertas, pero también le ha cerrado otras.

A esto tendríamos que sumar la desagradable situación con Frida Sofía Moctezuma Guzmán, la hija de Alejandra, quien le declaró la guerra – sin deberla ni temerla ella – en redes y medios y se ha dedicado a ofenderla a la menor provocación.

Aunque crecieron juntas y en un tiempo fueron muy cercanas, Michelle ha demostrado ser la más madura de las dos, manteniéndose distanciada de los insultos y las groserías, concentrándose más en su carrera, y en lo que la hace feliz.

Michelle Salas. (Photo by Victor Chavez/Getty Images)
Michelle Salas. (Photo by Victor Chavez/Getty Images)

Michelle ha revelado que su madre intentó darle una infancia normal, muy diferente de lo que experimentó el resto de su familia y eso la ayudó a tener los pies plantados en la tierra, lo que la diferencia de Frida, que fue malcriada por su madre y sus abuelas (Silvia y Estela Moctezuma, una de las empresarias más influyentes de la industria gastronómica en México), y ahora está completamente desubicada.

Michelle, convencida de lo que deseaba hacer, ha modelado para Dolce & Gabbana, Tommy Hilfiger y otras firmas; además hizo un internado con la icónica diseñadora venezolana Carolina Herrera en Nueva York, mientras estudiaba su licenciatura de diseño de modas.

Michelle Salas desfilando un diseño de Dolce & Gabbana en Milán. (Photo by Victor Boyko/Getty Images)
Michelle Salas desfilando un diseño de Dolce & Gabbana en Milán. (Photo by Victor Boyko/Getty Images)

Además de tener una trayectoria en el mundo del modelaje, Michelle fue muy popular por su propio blog llamado ‘stereotypemess’, donde habla sobre todas las cosas que le gustan como la fotografía, los viajes, la música y, por supuesto, la comida.

En un mundo que rebosa de influencers y bloggers, Michelle supo destacar justamente por los temas que eligió, por su frescura, su franqueza y sencillez, y por ser una modelo muy inspiracional.

Michelle ha vivido en México, Los Ángeles, París y Nueva York, pero ha recorrido gran parte del mundo gracias a su trabajo (y también por placer). Siempre comparte las mejores fotos de los destinos que visita y, lo que es aún más atractivo para su audiencia: las experiencias que vive y la ropa que usa. De esta forma, ella ha creado numerosas alianzas con varias marcas para ser su imagen; participa en campañas publicitarias y ha trabajado con Michael Kors, Aristocrazy, Pronovias, y Pantene.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Ahora que es una figura pública y muy activa en sus redes sociales, Michelle ha acumulado, al menos en Instagram, más de un millón de seguidores. Pero sin duda uno de los pináculos de su corta carrera fue haber sido elegida para desfilar en Milán durante una pasarela de Dolce & Gabbana donde también participaron Carla Bruni, Monica Bellucci, Emily Ratajkowski y Lady Kitty Spencer (la sobrina de la princesa de Gales, Lady Diana Spencer).

​La cuenta de Instagram de Michelle luce como un catálogo de lujos, postales que parecen portadas de revistas y selfies donde muestra que heredó la belleza de su bisabuela Silvia Pinal, quien nunca ha negado que ella, junto con Camila Valero, es una de sus descendientes preferidas (pero no le mencionen a Frida, porque la diva se enoja).

Lo que más orgullo le da es que todo lo que ha conseguido, no lo logró gracias al apoyo financiero de su padre, Luis Miguel, que en realidad nunca se ocupó de ella en su manutención y pese a que hace 10 años hubo un acercamiento muy público, han vuelto a distanciarse, ya que, si bien no está confirmado, se sabe que a ella no le gustó nada la forma en que retrataron a su madre, Stephanie Salas, con el alias de ‘Sofi’ en la serie de Luis Miguel.

La producción de Netflix incurrió en numerosas imprecisiones y falacias, tal como punto por punto lo indicó Stephanie en una larga entrevista en la que hizo una cronología de su relación con el Sol de México y el nacimiento de su hija, quedando clara la razón por la que ambas estarían ofendidas con el cantante, que autorizó los guiones, por su falta de sensibilidad al respecto y la falta de respeto que es mostrar a Stephanie como una chica frívola y alcoholizada que saboteó una relación estable entre Luis Miguel y una fotógrafa (Mariana Yazbek), cuando esto no sucedió nunca en la vida real y así no fueron las cosas.

Sea como fuere, Michelle ha logrado salir adelante por sí sola e incluso fundó Milea, una tienda online de moda femenina de vanguardia, y administra su tiempo, incluso para permitirse, por primera vez en mucho tiempo, lo que parece ser una relación formal con alguien: el magnate hotelero Alan Faena, dueño de la cadena turística de lujo que lleva su apellido, según informaron medios de difusión nacionales. Aunque el tema polémico aquí fue que el empresario tiene 57 años de edad, siete más que su Luis Miguel.

La posible relación surgió a la luz hace algunos meses, después de que se publicaron en Internet una serie de fotografías captadas durante el Faena Festival: The Last Supper, en donde se les pudo apreciar muy amorosos, y a Michelle radiante de felicidad.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

Luis Miguel: el negocio que podría mantener su costoso estilo de vida ahora que no tiene voz

La desdicha de los hijos de Mariana Levy entre la desgracia, el abandono y la inestabilidad

Jaime Camil Garza, el millonario de México de fiestas fastuosas que apagó sus propios reflectores

'Selena', la serie donde la reina del Tex-Mex no es más que un fantasma hermoso y encantador

Thalía, la reina de las telenovelas que dejó su trono para casarse con Tommy Mottola

EN VIDEO: Camila Sodi: “Ya se acabó la época de las 'mean girls'"

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.