Anuncios

La palabra más prohibida de la televisión se cuela libremente en los SAG Awards 2024

Los actores aprovechan la libertad de Netflix para hablar más claro que nunca

El elenco de 'Breaking Bad' en los SAG Awards 2024. (Robert Gauthier / Los Angeles Times via Getty Images)
El elenco de 'Breaking Bad' en los SAG Awards 2024. (Robert Gauthier / Los Angeles Times via Getty Images)

La 30ª edición de los Premios del Sindicato de Actores nos ha dejado muchas cosas que no olvidaremos desde el Shrine Auditorium Expo Hall de Los Ángeles. Una de ellas ha sido la emisión vía streaming por la plataforma Netflix, era la primera vez que se hacía y ha convencido. El hecho de que los premios se pudieran ver por aquí ha dejado la puerta abierta a actores y presentadores a hacer algo que hubiera sido impensable en televisión nacional. Algunos se han soltado la melena y se han vengado de la censura del pasado para soltar la palabra más prohibida de la pantalla chica.

Por lo general, este tipo de galas lo de improvisar no suele verse con buenos ojos. Al menos desde la organización. Otra cosa bien distinta es lo que esperamos como espectadores. El público, siempre deseoso de cosas nuevas, originales y atrevidas, seguro que ha quedado encantado con lo que ha pasado en esta gala histórica. Y digo histórica porque un pequeño detalle como lo ocurrido en el escenario, y no una, sino en varias ocasiones, resta convencionalismos y aporta la naturalidad que como audiencia nos merecemos.

Varios invitados al evento han optado por usar la famosa palabra, o mejor dicho palabrota, que empieza por la letra 'F' y que describe de manera efusiva algo en concreto. Una de las primeras en mostrarse explosiva en su discurso y romper todos los esquemas empleando este término ha sido la actriz Ali Wong, ganadora del premio a Mejor actriz en una película para televisión o serie limitada por Beef. Aunque su tono de voz inicial era el de toda una niña buena agradeciendo a quienes la ayudaron y encantada de la vida con este premio, cerró su mensaje dejando a todos con la boca abierta. "Quiero agradecer a mi madre de 83 años que está aquí esta noche con sus perlas y sus Tevas (especie de sandalias planas) ¡porque le importa una mierda! (she doesn't give a fuck)", expresó.

No acabábamos de asimilar lo ocurrido cuando Pedro Pascal le siguió los pasos y dio rienda suelta a su lenguaje más callejero. Además de derrochar encanto, mucho humor y un estilo de lo más tragicómico en la recogida de su estatuilla, también dejó espacio a la palabra más vetada de la pantalla chica.

Tras reconocer que estaba algo "borracho", el actor de The last of Us se dio el lujo de usar su libertad de expresión y con ella el término estrella de la velada. "Este es un increíble f...ing honor. Estamos en Netflix", apuntó de inmediato dejando claro que en esta plataforma esas formalidades quedan en un segundo plano y las emociones pueden ser traducidas, de manera comedida, en alguna que otra palabra malsonante.

Las risas de la audiencia allí presente y de los que lo vimos desde la sala de casa fueron inevitables. Hacía mucho tiempo que esto no pasaba y, de alguna manera, celebramos esa ruptura con los formalismos que por tantos años han acompañado a estas galas.

Los famosos en seguir dando su lugar a la palabra 'F' no terminan aquí. El equipo de Breaking bad no solo recurrió a ella con todas las de la ley, sino que empleó un amplio abanico de palabras subidas de tono, batiendo un récord de términos malsonantes por milésima de segundo. El elenco desató la locura en la sala con su cómica puesta en escena, también algo surrealista, para qué negarlo, que superó cualquiera de los diálogos de su propia serie.

Esta es una de las barbaridades que se atrevieron a soltar sin pena alguna. "Y la palabra N representa... ¡Ni de coña voy a algo tan empalagoso donde tienes que citar cada letra de la palabra. No lo voy a hacer!", bromeó el actor Bob Odenkirk. Ahí no quedó la cosa. Fue a peor. O a mejor, según se vea. En un momento donde ya no había nada que perder, el actor Jonathan Banks aseguró: "no nos pueden despedir, así que ¡qué les jodan!", soltó sin pelos en la lengua y volviendo a abrazar la letra 'F'.

Conclusión: un poquito de picardía y atrevimiento nunca viene mal, sobre todo si se hace con sentido del humor y sin mala intención, como ha sido el caso. Los protagonistas de esta noche y esta letra se han dejado llevar por la pasión del momento a la vez que han demostrado que en el equilibro está también el éxito. No se trata de excederse pero sí de dar espacio a todo en la justa medida. Hoy ha quedado demostrado que a nadie le amarga un dulce.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VÍDEO

Gwen Stefani 'casi vomita' cantando viejas canciones de No Doubt

Los Golden Globes prueban lo que todos sabíamos sobre Robert Downey Jr. desde que acabó Iron Man

El momento más agridulce para Jeremy Allen White al recoger su premio en los SAG Awards

El acierto monumental de los Golden Globes al pasarle por encima a 'Barbie' y elevar a 'Pobres criaturas'