Anuncios

Pedro Pascal y el arriesgado pero divertido discurso que ha roto todos los esquemas en los SAG Awards

Pedro Pascal arrasa con un discurso políticamente incorrecto en los premios del Sindicato de Actores

Pedro Pascal durante su discurso de aceptación del premio a mejor actor de una serie dramática por
Pedro Pascal durante su discurso de aceptación del premio a mejor actor de una serie dramática por "The Last of Us" en los SAG Awards. (AP Photo/Chris Pizzello)

Uno de los momentos más esperados de la audiencia de cualquier premiación es escuchar a los ganadores. La norma general es que sean lo más correctos posibles, repletos de nombres y agradecimientos y poco originales. Hasta que llegó Pedro Pascal y cambió por completo las normas. Su discurso en los premios del Sindicato de Actores ha demostrado que no solo no pasa nada por ser políticamente incorrecto, sino que, además, debería ocurrir más a menudo.

Como consumidora de este tipo de galas, reconozco que, por lo general tienden a ser bastante planas y aburridas. Los ganadores suelen mostrarse felices y emocionados a la vez que comedidos en sus palabras y, salvo en raras ocasiones, la espontaneidad brilla por su ausencia. Por fortuna, la nueva entrega de estos premios concedidos por los propios actores ha demostrado que se puede ser ingenioso, divertido y cruzar ciertos límites, eso sí, siempre bajo la bandera del respeto.

Sinceramente, uno agradece ver más momentos como el que nos ha regalado Pedro Pascal al recoger su premio al mejor actor por la serie dramática The Last of Us. Su speech ha sido de todo menos dramático y nos ha tenido con la sonrisa de principio a fin. Incluso me atrevería a decir que nos ha arrancado alguna que otra carcajada. Porque en apenas un minuto ha reído, ha llorado, ha soltado palabras malsonantes y ha hecho una confesión muy, pero que muy arriesgada.

Pedro Pascal recibe el premio a mejor actor de una serie dramática por
Pedro Pascal recibe el premio a mejor actor de una serie dramática por "The Last of Us" en los SAG Awards 2024. (Photo by ROBYN BECK/AFP via Getty Images)

"Esto es un error por varias razones. Estoy un poco borracho. Pensé que podía emborracharme", disparó nada más arrancar su discurso. Del tono leve y bajito pasó a dar un grito que hizo saltar a todos del asiento para dar las gracias y usar la palabrota que empieza por la letra 'F' por recibir este honor. Y, ojo, de ahí pasó al llanto de un niño al recordar a su familia y reconocer que no tenía muy claro si lo estaban viendo o no. Su final fue de lo más tragicómico, como no podía ser de otra manera. "Voy a tener un ataque de pánico, me voy", concluyó ante las risas de los allí presentes.

El actor de origen chileno dejó evidencia de que no hay género que se le resista, dando la nota con su especial sentido del humor al que aderezó con su sensibilidad. Más que lo que dijo fue el cómo lo dijo. Pascal apostó por la naturalidad frente a los discursos acartonados que tantas veces vemos en estos galardones. Su actitud, quizá no tan propia de Hollywood pero sí del más común de los mortales, hizo que desde el otro lado de la pantalla y como televidente, uno se sintiera cercano e identificado con los mil sentimientos que mostró el también actor de Gladiator 2.

Las risas y los nervios no terminaron aquí para Pascal, detrás de cámaras y frente al micrófono del diseñador Tan France, siguió haciendo las delicias del espectador con su peculiar sentido del humor. "No recuerdo nada de lo que he dicho. Estaba tan sorprendido. Lo buscaremos más tarde en Youtube", bromeó.

Pascal interpreta a Joel en The Last of Us, responsable de una misión apocalíptica en la que tiene que proteger y salvar a la adolescente de 14 años Ellie, interpretado por Bella Ramsey. Su papel ha cautivado y su reconocimiento con este premio así lo demuestra. Pero en esta noche de premios, sin duda, también nos ha conquistado con su gracia, rompiendo moldes y abriendo paso al humor por encima de todas las cosas.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Meryl Streep estuvo a punto de abandonar su papel en 'El diablo viste a la moda' por temor

El temor de Glenn Close por el que hoy querría cambiar 'Atracción fatal'

Javier Bardem tuvo que traicionarse a sí mismo para ganar el Oscar

La película que salvó a Robert Pattinson de un destino oscuro en Hollywood