Anuncios

La triste realidad que se ocultaba tras las risas de Monty Python, los genios de la comedia

A pesar del éxito cosechado durante décadas, uno de sus integrantes todavía tiene que trabajar para ganarse la vida a sus 80 años

Michael Palin, Terry Jones, Eric Idle, Terry Gilliam y John Cleese de los Monty Python cuando todavía formaban un grupo unido. (Foto de Bruce Glikas/FilmMagic)
Michael Palin, Terry Jones, Eric Idle, Terry Gilliam y John Cleese de los Monty Python cuando todavía formaban un grupo unido. (Foto de Bruce Glikas/FilmMagic)

Los Monty Python dejaron un legado indiscutible como genios de la comedia. Fueron el símbolo de lo absurdo y políticamente incorrecto durante los ‘70s y emblema cómico para una generación que devoró a carcajadas cada uno de sus sketches, películas y obras de teatro. La sátira, el humor negro y la práctica de reírse de la idiosincrasia británica llevó a sus seis integrantes al reconocimiento internacional dejando huellas imborrables, como El circo volador de los Monty Python (1969-1974), Los caballeros de la mesa cuadrada (1975) o La vida de Brian (1979).

Colaboraban y creaban con sus diferencias creativas pero siempre logrando llegar a la audiencia. Sin embargo, el tiempo pasó y en lugar de estar disfrutando de la jubilación como viejos amigos, atesorando los buenos recuerdos y el éxito, uno de ellos lo está haciendo con dificultad económica y aparente resentimiento.

Así lo reveló Eric Idle, uno de los integrantes originales que fundó el grupo en 1969 junto a John Cleese, Terry Gilliam, Michael Palin y los fallecidos Graham Chapman y Terry Jones, volcando toda su frustración en X (antes Twitter).

El comediante, que fue el compositor y creador de ‘Siempre mira el lado brillante de la vida’, el himno más icónico de los Monty Python que suena al final de La vida de Brian, arremetió contra sus excompañeros para explicar las penurias que está pasando, vendiendo su casa y viéndose obligado a seguir trabajando a sus 80 años.

Monty Python: no todo lo que brilla es oro

"No sé porqué la gente siempre asume que estamos llenos de dinero. Python es un desastre. Spamalot ganó dinero hace 20 años. Tengo que trabajar para ganarme la vida. No es fácil a esta edad", escribió haciendo referencia al exitoso musical de Broadway que escribió por su cuenta en 2004.

Cuando un seguidor le preguntó cuánto valía su casa, quizás para sugerirle una vía económica de escape, el actor afincado en Los Angeles reveló que la había “vendido el año pasado”.

“Somos propietarios de todo lo que hemos creado en Python y nunca soñé que a esta edad los flujos de ingresos disminuirían tan desastrosamente”, añadía en otra publicación respondiendo a sus seguidores que, como cabe esperar, le enviaron decenas de reacciones y preguntas para intentar comprender qué pasó para llegar a ese punto después de tanto éxito.

En primera instancia, Eric Idle arremetió directamente contra su excompañero, el director Terry Gilliam, y la hija de este, Holly Gilliam, una abogada que tomó el papel de manager de la marca Python en 2013.

“Supongo que si pones a una hija de Gilliam como tu manager no debería sorprenderte tanto. Un Gilliam ya es bastante malo. Dos pueden acabar con cualquier empresa”, escribió. Tal vez se trata de una referencia directa a la mediática historia del director con sus frustrados intentos por sacar adelante su película sobre Don Quijote. El primer intento derivó en el documental Lost in la Mancha que plasmó el rodaje frustrado con Johnny Depp en 2000. El segundo llegó 18 años después con El hombre que mató a Don Quijote, la película con reparto diferente que logró terminar después de sufrir cancelaciones, problemas financieros, retrasos y pleitos legales.

Al mismo tiempo, la hija del comediante, Lily Idle, se sumaba a la conversación apoyando a su padre. “Estoy muy orgullosa de que mi papá finalmente, finalmente, finalmente, comience a compartir la verdad. Siempre se ha enfrentado a matones y narcisistas y merece absolutamente tranquilidad y validación por hacerlo”, sentenciaba.

El resentimiento de Eric Idle

El comediante pasó los últimos días respondiendo a seguidores que no daban crédito ante tantas revelaciones tristes. Algunos incluso le sugirieron ideas y vías económicas para salir del pozo como, por ejemplo, prestarse para un documental sobre los Monty Python para Netflix. Pero Eric fue rotundo: “Ya no hago más Python”, dijo mientras señalaba a sus excompañeros como “bastardos desagradecidos”.

Y en su crítica apuntó personalmente a John Cleese, definiéndolo como un “matón” que hizo “bullying” a Terry Jones. “Siempre me sentí avergonzado porque no hicimos nada”, escribía mientras añadía en otra respuesta que Clesse “todavía es” un “bully” al que lleva “siete años” sin ver.

Cuando uno de sus fans le contestó que “le ponía triste” el distanciamiento entre los dos miembros de los Monty Python, Eric Idle simplemente respondió: “¿Por qué? Me hace feliz”. Incluso dejó claro que “no perdería su tiempo” colaborando con John Cleese en ningún programa de televisión.

Michael Palin, John Cleese, Eric Idle, Terry Jones y Terry Gilliam en uno de sus últimos reencuentros públicos en abril de 2015. (Foto de John Lamparski/WireImage)
Michael Palin, John Cleese, Eric Idle, Terry Jones y Terry Gilliam en uno de sus últimos reencuentros públicos en abril de 2015. (Foto de John Lamparski/WireImage)

En otras palabras, Eric Idle no quiere saber nada de volver a trabajar con sus compañeros supervivientes. Ni siquiera cuando podría servirle para percibir las ganancias que tanto necesita. Y ante semejantes revelaciones, resulta inevitable no sentir una ola de decepción que derrumba el recuerdo que albergamos tras hacernos reír durante tantos años.

No obstante, si bien el actor no entra en detalles explícitos que permitan comprender el resentimiento que transmite, podemos entrever que existen recuerdos negativos con algunos de sus compañeros y un aparente enfado hacia la administración financiera del grupo que lo habría dejado en la difícil situación económica que tiene ahora a los 80 años.

Por ejemplo, en 2023, Eric Idle dijo en la misma red social que los Pythons le parecían “tontos en los negocios”, respondiendo a los rumores de que estaba colaborando con John Cleese en la adaptación teatral de La vida de Brian. En esas declaraciones dejó claro que no estaban trabajando juntos y que su excompañero habría eliminado su famosa canción del final de la historia. Una revelación que, para cualquier fan del clásico de 1979, nos puede parecer un sacrilegio.

“Todavía amo y estoy orgulloso de lo que hicimos como Python”, sentenció el humorista en una de sus declaraciones recientes. “Era un grupo muy singular. Pienso en nosotros como en un extinto equipo del Liverpool. Jugamos bien juntos. Hace mucho tiempo. Pero nunca dio apoyo con los sentimientos y emociones de las personas. No [éramos] hermanos. Colegas”, escribió derribando cualquier concepción de camaradería divertida o amigos inseparables que podrían haber dejado en el imaginario del mundo.

Este artículo fue escrito en exclusiva para Yahoo en Español por Cine54.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Jennifer Lopez tuvo miedo de mostrar su 'lado vulnerable' en su nuevo álbum

Keanu Reeves cada vez más cerca de su sueño en los Oscar

Los escándalos de Hollywood han despertado una red clandestina de películas que ni las estrellas quieren perderse

‘Volátil’ y ‘nervioso’: la visión cerrada de Brad Pitt que podría haber demorado su éxito en Hollywood