Anuncios

El esfuerzo de Logan Lerman por superar la limitación que le impuso 'Percy Jackson'

La historia del semidiós vuelve a Disney+ con una serie que deja a un lado las películas protagonizadas por Logan Lerman

Logan Lerman encontró la manera de romper con las limitaciones marcadas por Percy Jackson. (Foto de Jason LaVeris/FilmMagic)
Logan Lerman encontró la manera de romper con las limitaciones marcadas por Percy Jackson. (Foto de Jason LaVeris/FilmMagic)

El universo de los dioses del Olimpio vuelve a partir del 20 de diciembre a Disney+. O, más bien, el de sus hijos adolescentes a través de la nueva adaptación de Percy Jackson y los dioses del Olimpo, una serie de ocho episodios que recupera las novelas de fantasía de Rick Rordan trece años después del primer intento. Porque fue en 2010 cuando 20th Century Fox llevó a los cines la primera novela en un intento por emular el éxito de Harry Potter y Las crónicas de Naria, apostando por Logan Lerman en el papel del joven semidiós protagonista y erigiéndolo como una de las estrellas juveniles más prometedoras del momento con tan solo 18 años.

Lerman, que comenzó su carrera a través de comerciales cuando era pequeño para entonces probar suerte en el cine con películas como El patriota, Los chicos de mi vida o El efecto mariposa, era sin duda una opción perfecta, puesto que sus trabajos con Jim Carrey, Russell Crowe o Christian Bale en producciones como Número 23: la revelación de Joel Schumacher o 3:10 Misión peligrosa de James Mangold dejaron claro que sería un rostro que daría que hablar. Pero las cosas no salieron a pedir de boca, ni para Percy Jackson ni para el actor.

La película se tuvo que conformar con críticas tibias y con una taquilla pobre de 226,4 millones de dólares. Debido a que se contó con un presupuesto reducido de 95 millones, se pudo obtener rentabilidad y se dio luz verde a una secuela con la confianza de que redimiera el mal sabor de boca, pero esto no ocurrió. De hecho, se repitió el mismo patrón y la franquicia cayó en saco roto hasta que la compra de Fox por parte de Disney permitió reiniciarla con la serie para streaming.

A pesar de ello, Percy Jackson dio una oportunidad de oro a Logan Lerman. Y él lo sabe. Mantiene tanto cariño a la franquicia que, ante el estreno de la serie, envió un mensaje cariñoso al nuevo reparto a través del podcast Happy Sad Confused advirtiéndoles que "tienen un éxito entre manos". Y es que a pesar de la recepción tibia que vivió con su experiencia de la mano del semidiós, Logan Lerman no dudó en aprovecharla para seguir ascendiendo en la industria y acceder a importantes papeles, aunque, en última instancia, también le impuso una limitación que cerró sus opciones como actor y llevó su carrera al limbo.

Logan Lerman descubrió el furor del fandom cuando era un joven de 18 años a través de la primera película de Percy Jackson. (Foto de Eric Charbonneau/Le Studio/Wireimage)
Logan Lerman descubrió el furor del fandom cuando era un joven de 18 años a través de la primera película de Percy Jackson. (Foto de Eric Charbonneau/Le Studio/Wireimage)

LOS ALTIBAJOS QUE TRAJO PERCY JACKSON

Debido a que se trataba de su primer rol como protagonista, esta cinta juvenil le hizo ver a Hollywood que Lerman tenía capacidad para liderar proyectos y desprender el carisma necesario en personajes adolescentes. Por ello, le dieron la confianza de protagonizar blockbusters como la adaptación de 2011 de Los tres mosqueteros interpretando a un joven D'Artagnan o reconocidos dramas como Las ventajas de ser invisible, donde coincidió con otras promesas del momento, como Emma Watson o Ezra Miller y obtuvo una gran admiración crítica.

Sin embargo, el dejar grabado su nombre como estrella adolescente le acabó pasando factura. Mientras que otros rostros juveniles de la época como Robert Pattinson o Kristen Stewart consiguieron desligarse de esta faceta a través del cine independiente, Lerman se limitó a proyectos comerciales que no le sacaban de su zona de confort. Fue el caso de Noé junto a Russell Crowe y bajo las órdenes de Darren Aronofsky, donde interpretó al hijo del personaje bíblico; de Corazones de hierro acompañando a Brad Pitt como un joven soldado; o de títulos románticos como Un invierno en la playa.

Como consecuencia, el paso del tiempo hizo que Hollywood no le ofreciera roles adultos con los que ampliar sus horizontes, puesto que el tener su imagen adolescente tan clavada dificultaba imaginarlo en otro tipo de papeles. Pero Lerman no tiró la toalla, y aunque tuvo que transitar proyectos de perfil bajo para seguir actuando, su empeño por seguir creciendo como actor le ha conducido a ofrecer un nuevo perfil con el que volver codearse con las estrellas.

Por ejemplo, se vio protagonizando dramas sin repercusión como la adaptación de la novela Indignation de Phillip Roth, una cinta de secuestros titulada La desaparición de Sidney Hall que coprotagonizó junto a Elle Fanning e incluso probó suerte en Europa con la road movie irlandesa End of Sentence. Eran intentos a la desesperada de abrir espacio a papeles más serios y académicos, aunque esta odisea pasó a un segundo plano cuando Amazon decidió contar con él para Hunters, el thriller de acción protagonizado por Al Pacino sobre antiguos altos cargos nazis refugiados en la Nueva York de finales de los '70.

Gracias a esta serie, Logan Lerman desprendió una imagen renovada. Ya no era una estrella adolescente, sino un actor capaz de llevar el peso de una oscura historia de acción junto a una estrella de alto estatus, alguien con la capacidad de demostrar talento y adaptarse a cualquier registro. Por ello, en los últimos años hemos vivido el resurgir de su carrera con adrenalínicos proyectos como Tren bala, donde volvió a trabajar con Brad Pitt como uno de los carismáticos y excéntricos protagonistas de este thriller criminal. Además, tiene en el horizonte prometedores proyectos como la serie We Were the Lucky Ones, un relato sobre una familia judía en la II Guerra Mundial para Hulu que protagonizará junto con Joey King, la estrella de Mi primer beso de Netflix con la que coincidió en Tren bala.

En entrevistas, como la concedida a Esquire en enero de 2023, el propio actor reconoció la dificultad que ha tenido para abrirse a nuevos papeles. Lerman admite que siempre buscó retos con los que salir de su zona de confort y no repetirse, pero la industria no siempre estuvo por la labor. “Eso es normalmente lo que busco, algo nuevo que explorar. Un nuevo sentimiento, una nueva experiencia, un nuevo lado de mí. Simplemente un mundo diferente. Generalmente busco que lo siguiente sea un desafío y algo que no haya hecho antes, pero a veces no siempre es así, porque hay otros factores a considerar cuando elegir de qué proyectos ser parte”.

Brad Pitt y Logan Lerman trabajaron juntos en dos películas, 'Corazones de hierro' y 'Tren bala'. (Foto de Michael Tran/AFP via Getty Images)
Brad Pitt y Logan Lerman trabajaron juntos en dos películas, 'Corazones de hierro' y 'Tren bala'. (Foto de Michael Tran/AFP via Getty Images)

En este sentido, el actor afirma sentirse “vulnerable” con cada paso que da, pensando que todo lo que hace “es malo”. Por suerte, el apoyo de los fans que lo siguen desde su etapa adolescente, le ha hecho darse cuenta del valor de su trabajo y luchar para seguir obteniendo papeles con los que dejar huella.

“No sabes si alguien hablará de tu trabajo un mes después, si querrá volver a verlo o si permanecerá en el espíritu de la época. Cuando conozco gente en público hoy en día y me dicen que una de mis películas les marcó, se siente muy bien saber que alguien realmente la apreció. Es realmente especial. Y eso es algo que creo que me da un empujón extra para seguir intentándolo, explorar diferentes vertientes y encontrar papeles y guiones que me parezcan especiales”, matizaba Lerman.

Este artículo fue escrito en exclusiva para Yahoo en Español por Cine 54.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VÍDEO

Percy Jackson y los Dioses del Olimpo | Adelanto subtitulado

El destino de la niña de 'El laberinto del fauno' tras permitirse soñar a lo grande

El niño de Willy Wonka que abandonó Hollywood sin renunciar a su sueño

La criticada película de Tom Hanks por la que tuvo que devolver el dinero al público