¿Lucía Méndez? No. La única y verdadera rival de Verónica Castro es Lupita D'Alessio

·3  min de lectura

Desde hace muchos años, Lucía Méndez ha perpetuado la idea de una presunta rivalidad con Verónica Castro, en lo profesional y en lo personal. Huelga decir que esto es unilateral: mientras que la 'Colorina' aprovecha la primera oportunidad que tiene para hablar del tema, la Castro la ignora olímpicamente, porque la verdadera rival de Verónica no es ella, sino otra, con quien tuvo un triángulo amoroso por un famoso, y que tuvo muy mal final: nada menos que Lupita D'Alessio.

No es un secreto que hay una mala relación desde hace décadas entre la actriz y la cantante, pero los detalles son los que la hacen una anécdota interesante, que dejó huella en la historia de la farándula mexicana.

La historia, nada glamurosa, cronológicamente comenzó en el año 1979, cuando Verónica actuaba en 'Los ricos también lloran' y comenzó a salir con Carlos Reinoso, el célebre futbolista chileno nacido en 1945, que fuera campeón goleador con el Club América. En ese entonces, Lupita estaba en las últimas boqueadas de su matrimonio con Jorge Vargas, el actor y cantante, con quien se casó en 1971, padre de sus dos hijos mayores. La D'Alessio acababa de ganar el Festival OTI en México con el tema 'Como tú', de la enorme compositora Lolita de la Colina (la misma autora de 'Ave María' la canción que hizo famosa a Stephanie Salas que cuenta en clave su relación con Luis Miguel), y estaba en la cúspide de su belleza y voz.

Tal como cuenta la leyenda, al borde del divorcio y con la intención de dar una última oportunidad a su matrimonio, la D'Alessio y Vargas (13 años mayor que ella) habían salido una noche a bailar a una discoteca de moda; ahí coincidieron con Reinoso y 'La Chapis', quienes salían (aunque no como novios oficiales). Durante la velada, se dio el chispazo de atracción ardiente entre el futbolista y la cantante, quienes en una distracción de sus parejas, se fugaron, y fueron a vivir la pasión que sentían, a Acapulco.

La anécdota fue flor de escándalo —salió en todas las revistas de la época— y el matrimonio de Vargas y Guadalupe colapsó: él se quedó con la custodia de sus hijos y se casó con Mary González, con quien tuvo dos hijas más; Lupita vivió su pasión plenamente, hasta que Reinoso la dejó... ¡para volver con Verónica!

Ya para entonces, las cosas habían cambiado. Verónica había tenido un segundo hijo, Michel (hoy cinefotógrafo y productor) con el empresario Enrique Niembro, con quien nunca se casó, y había hecho más telenovelas, incluso en Argentina. En 1983, Reinoso, que no estaba casado con Lupe, volvió a cortejar a la Castro todavía estando con Lupe (algo más o menos como lo que está pasando con JLo y Ben Affleck) y se fue con ella de viaje, dejando a la 'Leona dormida' furiosa y desengañada.

Es ahí de donde surge la otra parte de la anécdota: según relatan medios de la época, la polémica estalló de nuevo debido a que hubo un gran altercado entre las dos famosas cuando ellas jugaron en el Estadio Azteca un partido amistoso patrocinado por Televisa de actrices contra cantantes; al final del partido, en los vestidores, Carmen Salinas, quien fuera árbitro del partido, D’Alessio y Castro "se dieron una agarrada de las greñas" y se pelearon para siempre (mientras tanto, la Méndez no perdió ocasión para decir que ella también había tenido un desliz con el mediocampista goleador, ya para entonces, entrenador del América).

Desde entonces, aunque D'Alessio ahora recuerda el triángulo amoroso entre risas y como una anécdota de su pasado turbulento (que incluyó amores frustrados y abuso de sustancias), la Castro nunca ha hecho alusión a ello... como a la Méndez, muy curiosamente.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

EN VIDEO: Lucía Méndez, el amor de la vida de Luis Miguel, según ella

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.