‘The Mandalorian’ expone la valentía de un actor que vivió el fanatismo tóxico de Star Wars

·6  min de lectura
CHICAGO, IL - APRIL 15:  Ahmed Best is seen onstage at Star Wars Celebration at McCormick Place Convention Center on April 11, 2019 in Chicago, Illinois.  (Photo by Daniel Boczarski/FilmMagic)
CHICAGO, IL - APRIL 15: Ahmed Best is seen onstage at Star Wars Celebration at McCormick Place Convention Center on April 11, 2019 in Chicago, Illinois. (Photo by Daniel Boczarski/FilmMagic)

Cuando Ahmed Best fue elegido por George Lucas no tenía idea de que iba a convertirse en el personaje más odiado de Star Wars. Que su trabajo como el torpe y larguirucho Jar Jar Binks en Star Wars: Episodio I - La amenaza fantasma (1999) iba a provocar tanto rechazo, críticas y burlas que iba a convertirse en el primer ejemplo del fanatismo tóxico que acecha a la saga. Tenía 25 años y la gente le enviaba amenazas de muerte o se acercaban a decirle cosas terribles, como que “había destruido sus infancias”. El odio fue tan abrumador que tocó fondo y su salud mental pagó las consecuencias. Sin embargo, el tiempo pasó y Ahmed Best se atrevió a volver a la saga galáctica. Esta vez en un nuevo episodio de The Mandalorian.

Best apareció en el ‘Capítulo 20: El expósito’ de la tercera temporada estrenado el pasado 22 de marzo. Se trata de un cameo breve donde interpreta al Jedi Kelleran Beq durante un recuerdo de Grogu. El tierno personaje más conocido como Baby Yoda tiene visiones de su rescate del Templo Jedi (un ataque que originalmente vimos en Episodio III - La venganza de los Sith en 2005), cuando Beq le salva la vida y le dice que “todo va a estar bien” para entonces matar a unos cuantos soldados clones.

Para los fans acérrimos de Star Wars se trata de un personaje conocido, dado que Best ya lo había interpretado en la serie Star Wars: Jedi Temple Challenge de 2020. No obstante, no se trata de una serie popular, más allá del interés que puedan tener los seguidores fieles a todos los productos de la saga, por lo que su aparición en The Mandalorian podría considerarse como su gran salto al vacío. Un momento de redención sublime, atreviéndose a regresar a la misma saga que lo marcó en todos los sentidos posibles y con la serie más aclamada por sus fans. Una comunidad que ha estado infectada por el fanatismo tóxico en los últimos años y que él vivió hace más de veinte.

Porque, para Ahmed Best, ser elegido para interpretar un personaje de Star Wars, aunque fuera sin mostrar su cara y a través de la técnica de captura en movimiento, era un sueño hecho realidad. Era un joven del Bronx al que le encantaba el jazz y las actuaciones visuales. Y, sobre todo, era fan de Star Wars. Episodio V - El imperio contraataca era su película favorita (VICE). El destino le abrió las puertas de la saga cuando el director de castings de Star Wars, Robin Gurland, lo vio sobre los escenarios de Stomp en Broadway. Hizo varios castings mostrando todas sus habilidades físicas y atléticas –George Lucas quería que Jar Jar Binks se moviera como Buster Keaton– hasta que consiguió el papel que interpretaría con la técnica de captura en movimiento.

Sin embargo, Jar Jar Binks se convirtió de forma instantánea en uno de los personajes más odiados de Star Wars y de la historia del cine en general. Su naturaleza torpe, creada para brindar momentos cómicos y atraer al público infantil, exasperó tanto a los espectadores que el personaje y su intérprete fueron ridiculizados y objeto de algunas de las críticas más duras.

La recepción negativa convirtió la experiencia en algo muy desagradable para el actor. Muchos críticos acusaron a George Lucas de crear un personaje torpe con la única intención de atraer a los espectadores infantiles, aunque otros fueron más lejos criticando al papel como un dibujo estúpido o, lo que es peor, un estereotipo racista con mal acento caribeño.

Curiosamente, nadie tenía idea de que el torpe alienígena de forma anfibia provocaría tanto rechazo durante el rodaje. Pero Ahmed Best descubrió enseguida que no era bien recibido a través de las primeras reacciones de la prensa. El tiempo pasó y dos décadas más tarde se atrevió a compartir con el mundo lo mucho que la experiencia le había afectado. Lo hizo a través de Twitter, contando que vivió un momento tan duro que llegó a considerar el suicidio.

“20 años el próximo año me enfrenté a la crítica mediática que todavía afecta mi carrera hoy en día. Ese fue el momento que casi terminé con mi vida. Todavía es duro hablar de ello. Sobreviví y ahora este pequeño es mi regalo para sobrevivir. ¿Es una buena historia para mi show en solitario? Háganme saber”, escribió junto a una foto con su hijo que luego borró.

En aquel momento, la confesión fue recibida con miles de comentarios de apoyo, tanto de muchos fans como del mismísimo Rian Johnson, el director de Los últimos Jedi (2017), quien vivió en sus propias carnes el odio masivo que afecta a la comunidad fanática de la saga. “Mucho cariño para ti Ahmed. Creo que hay muchos de nosotros que entienden al oír tu historia” escribía el cineasta.

A su vez, Ahmed reveló a Wired que llegó a recibir amenazas de muerte, mientras leía o le decían en la cara que era “odiado”, “lo peor” o “digno de vergüenza”. En octubre de 2022, el actor confesó en su perfil de Instagram que “no estaba preparado” para tanto odio cuando se estrenó la primera parte de la segunda trilogía en 1999. Ni tampoco para hablar de las consecuencias que el rechazo tuvo en su vida durante mucho tiempo. Sin embargo, decidió volcar sus vivencias en una obra en solitario. Un guion que escribió él mismo, pero que todavía no ha estrenado. “Tengo mucho miedo de publicar esto debido a las críticas, pero me veo obligado a hacerlo” confesó.

Cuando en 2020 volvió a la saga en Star Wars: Jedi Temple Challenge (disponible en StarWarsKids.com y YouTube) confesó sentirse nervioso ante el estreno pero entusiasmado con la nueva oportunidad de innovar y expandir las historias. “Aprendí hace mucho tiempo a apreciar el momento” explicó en Instagram.Nunca pude disfrutar y apreciar ser Jar Jar Binks porque inmediatamente tuve que lidiar con el rechazo. Así que voy a disfrutar cada momento de Kelleran Beq. Voy a disfrutar de cada padawan joven que ame el show y voy a usar este momento para decir gracias a todos los que confiaron en mí”.

En resumen, la historia de Ahmed Best nos habla de un hombre que se enfrentó al fanatismo más tóxico y dañino, siendo víctima del odio más tangible. Ese que destruye y denigra bajo el escudo de creerse dueños de la verdad por simplemente amar una saga o historia de ficción. Tocó fondo pero supo salir a flote y ahora, décadas más tarde, regresa a la misma saga y en una etapa en donde esa misma toxicidad ha llevado a Star Wars por un camino problemático.

Porque lejos de aprender la lección con Jar Jar Binks, el fanatismo tóxico que contamina a su comunidad ha llevado sus críticas a extremos racistas. Como le pasó a la actriz Moses Ingram de Obi-Wan Kenobi, recibiendo tal nivel de odio que Ewan McGregor interceptó con un vídeo donde se enfrentaba a esos supuestos fans. “Amamos a Moses y si le estás enviando mensajes con bullying, no eres fan de Star Wars en mi mente” dijo.

Lo mismo vivió la actriz de ascendencia vietnamita Kelly Marie Tran tras su aparición de Los últimos Jedi, recibiendo tantos mensajes abusivos que borró su presencia en redes sociales. Tres años atrás, John Boyega se defendió de ataques similares en una entrevista con VMan. “Estoy en la película, ¿qué vas a hacer al respecto?” dijo. “O lo disfrutas o no. No digo que nos acostumbremos al futuro sino a lo que ya está pasando. Las personas de color y las mujeres se muestran cada vez más en la pantalla. Que las cosas sean blanqueadas simplemente no tiene sentido”.

Por todo esto, que Ahmed Best haya decidido volver a la misma saga después de todo lo vivido, nos habla de su valentía y deseos de apadrinar el cambio, enfrentándose al odio, empoderándose en sus sueños, metas y oportunidades. Maravilloso.

—————————————

Si tú o alguien que conoces está considerando quitarse la vida, contacta inmediatamente con tu Línea Nacional de Prevención al Suicidio:

México: (55) 5259-8121, o visita http://www.saptel.org.mx/

EEUU: 988 (línea gratuita en inglés y español) o visita suicidepreventionlifeline.org

Argentina: 135 (línea gratuita) (011)5275-1135 o visita https://www.casbuenosaires.org.ar/

—————————————

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Zachary Levi confirma que Dwayne Johnson impidió que los personajes de 'Black Adam'

Millie Bobby Brown hace bien en despedirse de 'Stranger Things'

Keanu Reeves choca contra el capricho más agotador de Hollywood en 'John Wick 4'

Amanda Bynes y la caída de una estrella infantil que parecía tenerlo todo