Anuncios

Matthew Perry cambió el guion de ‘Friends’ y evitó que la serie se fuera a pique

Los guionistas habían incluido una infidelidad a Mónica que lo habría cambiado todo

Los guionistas de 'Friends' habían incluido una infidelidad por parte de Chandler (Matthew Perry) a Mónica (Courteney Cox). (Foto de NBCU Photo Bank/NBCUniversal via Getty Images via Getty Images)
Los guionistas de 'Friends' habían incluido una infidelidad por parte de Chandler (Matthew Perry) a Mónica (Courteney Cox). (Foto de NBCU Photo Bank/NBCUniversal via Getty Images)

Resulta que si Mónica y Chandler dejaron huella en la cultura popular con la historia de amor más consolidada de Friends habría sido gracias a Matthew Perry. Así lo revela una actriz invitada que vivió en primera persona cómo el fallecido actor logró cambiar un detalle de la trama a último momento. Un detalle que no solo habría roto la ilusión idílica que rodeaba al compromiso de la pareja, sino que podría haber manchado el legado de la serie en general.

Según reveló una actriz llamada Lisa Cash a TMZ, los guionistas habían incluido otro engaño amoroso, similar al de Ross (David Schwimmer) engañando a Rachel (Jennifer Aniston), pero que colocaba a Chandler en el rol de infiel de turno. El giro dramático iba a ocurrir al final de la quinta temporada cuando el grupo de amigos viajaba a Las Vegas a visitar a Joey, que estaba trabajando en un casino disfrazado de gladiador como atracción turística.

Como recordarán los fans de la serie, en aquel final -que estaba dividido en dos partes- Chandler sacaba a relucir su inseguridad innata tras descubrir que Mónica (Courteney Cox) había almorzado con su exnovio, el oftalmólogo Richard (Tom Selleck), y no se lo había contado. Discutían y se distanciaban para entonces reconectar de nuevo en una mesa de dados, apostando con casarse allí mismo si ganaban una apuesta. Sin embargo, cuando estaban esperando en una típica capilla en la Ciudad del Pecado, veían que Ross y Rachel se les habían adelantado, saliendo borrachos y casados.

Courteney Cox como Monica Geller y Matthew Perry como Chandler Bing en el episodio final de la temporada cinco, 'El de Las Vegas'. (Foto de NBCU Photo Bank/NBCUniversal via Getty Images via Getty Images)
Courteney Cox como Monica Geller y Matthew Perry como Chandler Bing en el episodio final de la temporada cinco, 'El de Las Vegas'. (Foto de NBCU Photo Bank/NBCUniversal via Getty Images)

No obstante, este final estaba previsto que fuera distinto porque según cuenta Lisa Cash, la habían contratado para ser la amante fugaz de Chandler en aquel episodio. Al parecer, en el guion inicial, ella iba a interpretar a una camarera del hotel que escuchaba, hablaba y se divertía con Chandler en su habitación después de la discusión con Mónica. “Y Chandler terminaba engañando a Mónica con mi personaje”, explica Cash.

La actriz cuenta que habían ensayado la escena, que Matthew Perry la hizo sentir “cómoda”, que era “agradable y generoso”, pero que un día antes de grabar le anunciaron que Matthew Perry había visitado a los guionistas y les había dicho que “la audiencia nunca lo perdonaría si engañaba a Mónica”. “Y probablemente tenía razón”, explica Cash que terminó apareciendo unos segundos como una azafata que atiende a Ross y Rachel en el avión hacia Las Vegas.

“Posiblemente hubiera cambiado el curso de la serie y de su personaje”, afirma. Y aunque no tengamos la bola de cristal, no creo que esté equivocada.

MATTHEW PERRY SEGURAMENTE SABÍA LO QUE HACÍA

No me extraña que Matthew Perry intermediara y frenara este arco dramático porque conocía a su personaje. Sabía quién era Chandler desde que leyó el guion de Friends por primera vez, básicamente porque sentía que eran la misma persona. “Era como si alguien me hubiera seguido todo el año, robándose mis chistes, copiando mis gestos, fotocopiando mi visión de la vida, cansada pero ingeniosa. No es que pensara que podía interpretar a Chandler. Yo era Chandler”, escribía en sus memorias. Y evidentemente, conociéndolo tan bien, sabría que Chandler no daría ese paso en ese momento de su vida. Y menos con Mónica.

Cuando los guionistas de Friends crearon el arco dramático en torno a la infidelidad de Ross a Rachel, lo hicieron bajo la sombra gris de una supuesta confusión. El paleontólogo defendía que se estaban tomando un descanso de la relación, lo que creía que le daba espacio para hacer lo que quisiera con otras personas; y Rachel lo veía desde el lado completamente opuesto. Aquella discordancia se convirtió en parte de la trama, en fruto de muchos momentos graciosos y un arco dramático que pasó a formar parte de la jerga cultural del mundo. Pero en este caso habría sido un engaño en toda regla. Porque Chandler y Mónica no habrían estado en un ‘descanso’, sino que simplemente habrían discutido.

Y esto podría haberlo arruinado todo. Porque no solo habían conquistado a los espectadores con un romance sorpresa, nacido de la desesperación de sentirse solos para entonces descubrir que eran almas gemelas; sino que estaban moldeando aún más a Chandler y Mónica como personajes dentro de la historia. Sobre todo al personaje de Matthew Perry, dándole más seguridad y confianza después de cuatro temporadas sin avanzar en el plano amoroso. Además, tampoco podemos descartar que no hubiera tenido sentido ninguno.

Imagen del episodio 24 de la temporada siete de 'Friends', 'El de la boda de Chandler y Monica', emitido en 2001-- Foto de: Danny Feld/NBCU Photo Bank
Imagen del episodio 24 de la temporada siete de 'Friends', 'El de la boda de Chandler y Monica', emitido en 2001-- Foto de: Danny Feld/NBCU Photo Bank

Por un lado, Chandler siempre se había mostrado reacio a las actitudes superficiales con las mujeres de su mejor amigo, Joey (Matt LeBlanc). Incluso recuerdo lo culpable que se sentía cuando empezó a tener sentimientos por una novia de Joey, Kathy. Por lo tanto, un engaño fugaz, completamente físico, no creo que hubiera entrado en sus planes inmediatos.

Además, desde que Chandler rompía con su miedo al compromiso y se entregaba de lleno a una relación con Mónica, había destilado adoración por ella. Que la engañara, cuando jamás había sido mujeriego ni había dado indicios de dejarse llevar por el camino del engaño como parte de su personalidad o tácticas amorosas, no habría tenido sentido y habría arruinado la historia de amor que lograron crear con cada temporada.

Porque sabiendo la fuerte personalidad de Mónica, cuesta imaginarse que lo hubiera perdonado, manchando la historia de amor con un capítulo gris que lo habría arruinado todo. Que, tal vez, hubiera hecho caer a pique una trama que fue legendaria para los espectadores, dado que Chandler y Mónica eran el símbolo de un amor sincero basado en la amistad. Se conocían en las buenas y en las malas. Sabían sus defectos y virtudes, desarrollando un romance puro, sin necesidad de terceros.

El público no se lo hubiera perdonado a Chandler (Matthew Perry) que engañara a Mónica (Courteney Cox) -- Foto de: NBCU Photo Bank
El público no se lo hubiera perdonado a Chandler (Matthew Perry) que engañara a Mónica (Courteney Cox) -- Foto de: NBCU Photo Bank

Y como dice Lisa Cash, efectivamente, el público no se lo hubiera perdonado a Chandler. Si hubiera sido infiel a Mónica, habría destruido la imagen idílica que estaban creando en torno a la relación. Habría roto el corazón de un personaje que llevaba mucho tiempo soñando con estar enamorada. En resumen, habrían convertido a Chandler en un tipo del que no se podía confiar. Lo habrían retrocedido hacia su plano anterior inmaduro cuando estaba creciendo a pasos agigantados a través de la relación.

Pero Matthew Perry conocía a su personaje y lo que esperaba el público, salvando su legado a tiempo un día antes de las grabaciones.

Este artículo fue escrito en exclusiva para Yahoo en Español por Cine54.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Una fuente asegura que Jennifer Aniston 'Se mantuvo reservada' durante el funeral de Matthew Perry

Matthew Perry y Jennifer Aniston, ese amor platónico que forjó una amistad entrañable

‘Friends’ nunca volverá a ser lo mismo tras la muerte de Matthew Perry

Matthew Perry tenía un sueño con Zac Efron que todavía puede cumplirse