Ana de la Reguera revela las palabras con las que su hermana le quitó la culpa por no querer hijos

(Getty Images)

POR | Ericka Rodríguez-. Ana de la Reguera ofreció una entrevista al programa de ‘Montse & Joe’ para hablar de cómo su deseo de ser madre se esfumó porque se dio cuenta de que venía desde la presión social y familiar. La actriz aseguró que congeló sus óvulos, pero con el paso del tiempo entendió que nunca estuvo realmente en sus planes. 

Nunca fue algo que pensé… Tenía mucha presión social porque todo mundo te la pone y porque mi mamá quería ser abuela”.

En 2017, Ana decidió congelar sus óvulos como un plan alterno ante la indecisión y el tan sonado ‘reloj biológico’ que se hace latente. “La verdad es que ni siquiera me lo cuestiono, eso es lo peor, que estoy tan ocupada que no estoy pensando en eso en este momento”.

En Nueva York, la actriz acudió a una clínica, a la que le paga una renta anual, para conservar la esperanza o tomar la última oportunidad si es que ese deseo no aparece o se tarda unos años más. 

Pero preservar sus óvulos abrió una puerta que Ana no había tocado, “me causó lo opuesto, me quité toda la presión y menos ganas me dieron. Es como si ‘bueno, ahí están, ya no me van a estar molestando’”, reflexionó la actriz radicada en Los Ángeles, y esa reflexión la llevó al segundo meollo del asunto: “Lo que me da flojera es como a los 50 tener un chavito chiquito. Eso es lo que me da más flojera”.

Y es que Ana está en su mejor momento. Disfruta de su soltería, -luego de varias relaciones amorosas duraderas, polémicas y con hombres igual de famosos y talentosos que ella- vive sola, tiene una fundación, acaba de estrenar su propia serie y está en la madurez y plenitud, por ello, la idea de la maternidad está casi anulada. 

Pero parece que al interior esa incertidumbre le causaba culpa o miedo de arrepentirse. Ahí entró su hermana, su ‘Pepe Grillo’, para ayudarla a entender qué pasaba.

“Me da miedo arrepentirme de no ser mamá. Seríamos la primera generación en nuestra familia que no somos madres”, le cuestionaba Ana a Ali. A lo que la DJ le respondió: “No, seríamos la primera generación que decidimos lo que queremos ser”. Entonces las ideas tomaron forma y se acomodaron en la vida de la actriz. 

Pero Ali ha aparecido una y otra vez, desde que Nena de la Reguera, mamá de ambas, quiso inculcar en la cantante, productora y compositora, también conocida como ‘Ali Gua Gua’, el cuidado a la belleza, al glamour y al físico, para después aconsejar a su hermana en el camino que debe tomar cada vez, ese que le dicta el corazón.

‘Ali Gua Gua’ ha seguido su propio consejo, inicialmente en llevar al éxito su gusto por la música. Se ha desenvuelto en diversas bandas musicales experimentando con géneros como el punk, rock, hip hop y la cumbia. Ha formado bandas como ‘Las Ultrasónicas’, ‘Afrodita’ y ‘Kumbia Queers’ y tiene un proyecto en solitario como DJ. Alicia, su nombre de pila, es imparable.

Después de explotar su creatividad con las letras y melodías, dio un paso adelante y abrió su propio lugar para mezclar y ofrecer una alternativa en un lugar que si bien es una marisquería, en ocasiones se presentan libros, se degustan salsas, mezcales y se conocen nuevos talentos, su nombre es ‘La Canita’.

Y al también dejarse llevar por el corazón, la compositora se casó hace unos años con Diana con quien felizmente dirige el sitio de buena música.

La madre de Ana y Ali, tal como lo relata de la Reguera en su serie, dejó muchas enseñanzas que hicieron eco en la vida de ambas, pero ese eco se fue alejando para encontrar su propia voz. Así como en la serie “se trata de una mujer que está viviendo una adolescencia tardía, entonces es sobre cómo atreverte a romper con las cosas con las que creciste y hacerlas de maneras diferentes, y encontrarte a ti mismo y a tu propia voz porque por lo general la sociedad nos la impone”.

Y añadió sobre su mamá que “me daba mucho estrés decirle a la gente de ambientación cómo es que mi mamá pondría los muebles. Fue una terapia muy fuerte plasmarlo y compartirlo con tanta gente”, le confesó a CNN en Español. Y parece que con el tiempo Nena de la Reguera entendió el universo de oportunidad que abrió para sus hijas inesperadamente y ellas comprendieron cómo vivir.

Ana encontró la respuesta, no querer ser madre está bien: “Qué chingón (ser parte de) esa primera generación donde dice ‘yo no tengo que hacer las cosas como la sociedad te dice que tienes que hacerlas’”, y compartir ese pensamiento feminista se agradece completamente. 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

La respuesta de Erika Buenfil a las críticas machistas por sus videos de TikTok

La incoherencia que no le perdonan a Martha Debayle, la "defensora de animales" que usa sandalias hechas con piel de mink