Por qué deberías dejar de disculparte por todo en el trabajo

Para algunos es un reflejo automático, otros sienten que deben pedir disculpas aunque no hayan sido responsables de nada. Sin embargo, disculparse constantemente puede ser perjudicial para tu vida laboral. Te contamos cómo.

Pedir disculpas en exceso podría dañar tu carrera. Foto: fizkes/ iStock

Perdones y disculpas: no te excedas

Si muchas de tus frases comienzan con un pedido de perdón por “molestar” o por lo que vas a decir o hacer, e incluso terminas culpándote por algo que no hiciste, entonces puede que hayas caído en la “trampa” del perdón excesivo.

Si bien pedir disculpas puede ser, por un lado, una muestra de empatía y la respuesta a un deseo genuino de demostrar respeto hacia los demás, hacerlo excesivamente puede convertirse en un problema. Es que ello demostraría que te importa más la opinión de los demás que la tuya, explica la coach de ejecutivos y experta en conducta humana, Melody Wilding, a la revista Forbes.

También, esa tendencia de disculparte una y otra vez, puede relacionarse con intentar evitar conflictos, incluso cuando no tengas la culpa de nada.

También te puede interesar: El humor en el trabajo, ¿te ayuda o te perjudica?

Por qué es perjudicial

El exceso de disculpas puede estar dañando (y mucho) tu carrera profesional. Según Wilding, indicaría para tus colegas y superiores, lo siguiente:

  • Inseguridad y poca confianza en ti mismo. ¿Te sueles disculpar por “interrumpir” a tu jefe en su oficina cuando llegas a una reunión que ambos habían acordado? ¡Un gran error! Esta conducta podría hacerte ver como inseguro.
  • Falta de sinceridad.  Tal como ocurre con alguien que miente constantemente y al poco tiempo ya nadie le cree, así funcionarían las disculpas repetidas. Con el tiempo perderían efecto y podrían sonar hasta poco sinceras.
  • Indefensión. Sobre todo si tú eres la única persona disculpándose por todo en la oficina, puedes ser visto como alguien no apto para ser promovido a un puesto más alto.
  • Dependencia de que otros te validen. ¿Cuando pides disculpas esperas que tu interlocutor te diga que no hay problema y que no te preocupes? Si la respuesta es sí, probablemente te vean como alguien que no tiene criterio propio y depende de la opinión de los demás para sentirse valorado.

Las mujeres lo hacen más

A diferencia de los hombres, las mujeres tendrían una tendencia a disculparse por todo, algo que estaría enraizado en la forma de criar a unas y a otros. Un estudio al respecto, publicado en Psychological Science halló precisamente eso: que son ellas quienes tienden a pedir disculpas incluso por pequeñeces.

¿Por qué? “Creo que las mujeres, y algunas veces hombres emocionalmente conectados, caen en la trampa de decir ‘lo siento’ porque desean que todos sean felices”, dice la manager de recursos humanos, Heather Neisen al sitio Career Builder.

También te puede interesar: ¿Eres un líder innato y no lo sabes? Estos 6 atributos lo comprueban

“Decir ‘lo siento’ por algo menor, es lo que nos enseñan a hacer cuando somos muy jóvenes. En el trabajo, hay una sensación de que para ser aceptada y respetada debes asegurarte de que todos estén felices”. Sin embargo, la experta considera que no es así. 

Así que, si quieres que tu carrera despegue, deja las disculpas infundadas para cuando realmente las necesites.