El humor en el trabajo, ¿te ayuda o te perjudica?

Tener un poco de humor ayudaría a suavizar algunas relaciones y situaciones cotidianas, incluso en la vida laboral. Pero, ¿en qué medida puede ser beneficioso? ¿Te conviene ser “gracioso” en el trabajo? Te contamos lo que dicen los especialistas.

El humor en el trabajo podría ayudarte… o perjudicarte. Foto:  fizkes/iStock

El humor, una herramienta poderosa

En todas las situaciones de la vida, incluido el trabajo, tener un poco de humor puede ser positivo. Al menos, así lo creería el autor y consultor Andrew Tarvin.

“Cuando trabajaba como project manager en Procter & Gamble, me di cuenta de que la gente le prestaba más atención a mis presentaciones, que realmente leían mis e-mails y otras cosas positivas ocurrían cuando comencé a utilizar e incorporar el humor”, dijo a la revista Boating Industry.

El autor es también un especialista en el tema, por lo que escribió ‘Humor That Works’ (“El Humor Que Funciona” en español). “Comencé a investigar sobre ello y me di cuenta de que es algo real, y que hay una correlación estadística entre nuestro humor, felicidad y productividad”.

También te puede interesar: ¿Eres un líder innato y no lo sabes? Estos 6 atributos lo comprueban

Algunas razones más para incorporarlo

Algunos motivos para sumar el humor en el trabajo, según la revista Forbes:

  • Los demás querrán trabajar contigo. ¿Quién no quiere pasar varias horas de su día con alguien divertido?
  • Te relajarás y reducirás tu estrés. Así como el del resto de tus compañeros.
  • Te humanizará. Managers y empleados se sentirán más cercanos y en confianza si utilizan el humor.
  • Te hará más creativo. El humor te permite ver las cosas desde otra perspectiva y así, impulsar tu creatividad y la de los que te rodean.
  • Te hará ver más inteligente. Las personas con sentido del humor suelen ser vistas de esta forma.

También te puede interesar: Out of Office: las claves para lidiar con un jefe que te reclama fuera del horario laboral

Pero hay que ser cuidadoso

Antes de que empieces a practicar una rutina de stand-up para hacer en tu lugar de trabajo, debes saber que el humor en ese área no siempre es bienvenido, y no en todos los niveles. Depende mucho del tipo de compañía para la que trabajes y el tipo de jefe que tengas. Y, desde ya, depende del tipo de bromas que hagas, señala Laura Vanderkam, autora de libros sobre este tema, en Forbes.

Vanderkam considera que las bromas deben ser de buen gusto y no ofender a nadie. Es decir, debes conocer un poco a tus compañeros de trabajo y a tu manager para aplicar el humor, y asegurarte de que tu broma no consiste en burlarse o criticar a otros colegas o superiores.

Michael Kerr, autor, orador internacional de negocios y presidente de Humor at Work, cree que usar o no el humor en el trabajo depende de la cultura a la que pertenezcas, según dijo a la revista mencionada. 

“En ambientes de trabajo que alientan a las personas a ser ellas mismas -que son menos jerárquicos y más innovadores- las personas tenderían a ser más abiertas con su humor”, señala el experto. 

Sin embargo, algunos jefes y managers se tomarían “demasiado en serio” a sí mismos y no permitirían bromear en el lugar de trabajo. Paradójicamente, explica Kerr, esto haría que los demás no te tomen en serio.

Así que, a bromear, pero con tacto.