¿Eres un líder innato y no lo sabes? Estos 6 atributos lo comprueban

Para ti, ¿qué es un líder? ¿Crees que solo se refiere a quienes desempeñan cargos gerenciales en una empresa? Error.

¿Sabías que ser un líder no necesariamente depende de tener un puesto laboral de mando? Existen ciertos rasgos que te convierten en uno. Muchos de ellos tienen que ver con características innatas, mientras que otras requieren desarrollarse. Toma nota. Tal vez seas un líder y todos lo sepan, menos tú.

El mayor riesgo de un líder natural es que no sepa a dónde va, que no tenga claro el destino final. La ética es lo que diferencia al verdadero líder del simple manipulador. Líder es la persona que llega a un grupo humano, lo convierte en un equipo y lo traslada a un lugar mejor de donde estaba cuando él llegó”. Esto dijo Javier Fernández Aguado, autor de ‘Jesuitas. Liderar talento libre’.

Existen muchos líderes innatos que ignoran que lo son. Foto: Jirsak / iStock

En LinkedIn Learning, compartieron lo planteado por las expertas en liderazgo, Elizabeth y Lisa Earle McLeod, en su curso ‘Leading without Formal Authority’ (‘Liderando sin autoridad formal’).

Ellas hablaron de lo que consideran que son los seis atributos que las personas notan en un líder, independientemente de su cargo en una empresa.

¿Cuentas con estos seis rasgos? Fíjate:

1. Escuchar activamente. Escuchar con atención va más allá de permanecer en silencio y asintiendo. Significa enfocarse en lo que dice la persona, atender su lenguaje corporal y mantener el contacto visual. “Si te enfocas en escuchar atentamente, puedes obtener más autoridad sin decir una palabra”, dijo Elizabeth McLeod.

2. Hacer que las reuniones cuenten. Un escenario perfecto para que tus colegas te vean como líder es en las reuniones. Aprovéchalas al máximo y convoca a una cuando sea absolutamente necesario, mantén la agenda del encuentro y evita que otros se desvíen del tema. Y en las juntas que no hayas convocado, participa activamente, haz preguntas relevantes y dales seguimiento.

También te puede interesar: Estas son las razones por las cuales los millennials renuncian a sus empleos

3. Encontrar un mentor proactivo. Un gran líder desarrolla sus propias habilidades y aprende de los grandes. El arte de encontrar un mentor puede comenzar con una simple pregunta.

Lisa Earle McLeod compartió su propia historia cuando convirtió a un ejecutivo de alto perfil en su mentor. McLeod comenzó enviándole una pregunta específica por correo electrónico. El ejecutivo respondió y luego ella respondió de nuevo diciendo cómo implementó las sugerencias y le consultó si podía continuar haciéndole preguntas periódicas en el futuro. Esto llevó a una relación duradera, con reuniones en persona y muchísimo aprendizaje valioso.

4. Buscar la raíz de las cosas y no soluciones rápidas. Ante un fracaso, el líder debe reconocer lo ocurrido y enfocarse en las causas fundamentales. Lo importante es repensar los procesos para evitar que el problema vuelva a suceder.

5. Cuando las cosas van mal, hablar con la verdad y no culpar a otros. ¿Cómo actúas ante un fracaso? “Decir la verdad significa explicar lo que sucedió, en un esfuerzo por solucionarlo. Echar la culpa es evitar la responsabilidad, lo que solo le quita energía a la solución del problema”, se indica en LinkedIn Learning.

También te puede interesar: Lo que faltaba: México organizará la primera Expo Godínez

“En cualquier situación, la persona que pueda describir la realidad con mayor precisión, sin culpar a nadie, surgirá como el líder, ya sea designado o no”, explica Susan Scott en su libro ‘Fierce Conversations: Achieving Success at Work and in Life. One Conversation at a Time’ (‘Conversaciones feroces: Lograr el éxito en el trabajo y en la vida. Una conversación a la vez’).

6. Compartir tu pasión. No hay nada mejor que dedicarnos a lo que nos gusta. Si tu trabajo te apasiona, ¡comparte esa sensación con tus colegas! Hazle ver a los demás por qué eso que hacen ayuda a cambiar las vidas de sus clientes.

¿Qué tal te fue? ¿Descubriste que eres un líder más allá del cargo que tienes? Ahora que lo sabes, ¿de qué te sirve reconocerlo? De mucho. Es la prueba de lo importante que eres para una empresa y el potencial que también tienes para en algún momento dirigir, por qué no, tu propio proyecto.

@braham_MV