¿Por qué los mosquitos pican más a unos que a otros?


En un grupo con amigos, ¿tú eres el que siempre acaba picado por los mosquitos, mientras los demás salen ilesos? Descubre por qué eres más propicio a ser víctima de estos insectos.

Descubre cómo eligen a sus presas los mosquitos. Foto:  Stuart Gleave/Getty Images

Primero que nada, es importante aclarar que no es producto de tu imaginación: los mosquitos realmente prefieren a algunas personas antes que a otras, según el sitio ScienceLine.

Hay varios factores que te harían el blanco perfecto para los mosquitos:

  1. Tu tipo de sangre

Los mosquitos nos pican para extraer proteínas de nuestra sangre y ciertos tipos de sangre serían más apetitosos que otros, para ellos. Una investigación publicada en 2004 en la revista científica Journal of Medical Entomology encontró que en un entorno controlado, los mosquitos cayeron sobre las personas con sangre tipo O casi dos veces más a menudo que aquellos con tipo A. Los portadores de sangre tipo B estuvieron en el medio.

Además, alrededor del 85% de las personas secretan una señal química a través de la piel que indica qué tipo de sangre tienen, mientras que el 15% no lo haría, y los mosquitos también se sienten más atraídos por los secretores que los no secretores, independientemente del tipo de sangre que porten, aclara el sitio de la institución Smithsonian.

2. El dióxido de carbono que exhalas

Los mosquitos usan CO2 como su principal medio para identificar a sus víctimas, según explica el Dr. Jonathan Day, médico entomólogo y experto en mosquitos de la Universidad de Florida, EEUU, en la revista Prevention. Utilizan un órgano llamado ‘palpador maxilar’ para hacer esto y pueden detectar el dióxido de carbono a una distancia de hasta 164 pies (alrededor de 50 metros).

Como resultado, las personas que simplemente exhalan más gas, como los adultos, han demostrado atraer más mosquitos que otros. Esta es una de las razones por las cuales picarían menos a los niños, afirma Smithsonian. Asimismo, como las embarazadas emitirían más CO2, serían más propensas a ser picadas por mosquitos.

Si ejercitas, protégete de los mosquitos. Foto: Corey Jenkins

3. El sudor y la temperatura de tu cuerpo

Otra manera de detectar a sus ‘presas’, es oler el ácido láctico, el ácido úrico, el amoníaco y otras sustancias expulsadas a través del sudor de las personas. Y, también, les atraen los seres humanos con temperaturas corporales más altas.

Por eso, quienes ejercitan deberían cuidarse de los mosquitos: el ejercicio arduo aumenta la acumulación de ácido láctico y de calor en el cuerpo, y convierte a estas personas en el blanco perfecto.

4. Tus genes

Además, los factores genéticos influyen en la cantidad de ácido úrico y otras sustancias emitidas naturalmente por cada persona, lo que hace que algunos sujetos sean más fácilmente encontrados por los mosquitos que otros, afirma Smithsonian.

¿Sabías qué… ?

El color de la ropa que utilizas también te haría más vulnerable a las picazones de mosquitos. La ropa oscura es más atractiva para los mosquitos que las prendas claras, según el experto. ¿Por qué? “Los mosquitos tienen problemas para volar incluso con viento ligero, por lo que se mantienen cerca del suelo. Desde allí, divisan a sus víctimas al comparar sus siluetas con el horizonte. Los colores oscuros se destacan, mientras que los tonos claros se mezclan”, dice Day.

Al mismo tiempo, si estás en continuo movimiento ellos pueden distinguirte del entorno. Entonces, si te estás moviendo mucho o gesticulando, podrías estar gritando: “¡Oye, mosquitos! ¡Estoy aquí, señores!”.

Y tú, ¿cómo te proteges de los mosquitos?

También te puede interesar:

El oso polar que se quedó atrapado por comer chocolate y tomar vino
¿Lo probarías? Helado con sabor a Cheetos arrasa en Nueva York