René Laván, el galán que cambió la fama que le prometía México por una pasión

·6  min de lectura
René Laván. (Photo by Gustavo Caballero/Getty Images for Hialeah Series)
René Laván. (Photo by Gustavo Caballero/Getty Images for Hialeah Series)

Entre mediados de los años 90 y principios de los 2000, surgió una oleada de actores de origen cubano que causaron, por decirlo de alguna manera, una revolución; jóvenes, atractivos, carismáticos, emergieron del cine - con películas como 'Suite Havana', 'Fresa y Chocolate' y 'Azúcar Amarga' - y hallaron, la mayor parte, un lugar en la pantalla doméstica mexicana. Así, nombres como Jorge Perugorría, Francisco Gattorno, Aylín Mújica, Mayte Vilán y René Laván, comenzaron a sonar en otras latitudes y a aparecer más familiarmente.

Hoy en día, algunos son más permanentes o más recordados. Pero el caso de René Laván es especial. Cuando él empezó a destacar en México, llegando a ser protagonista con Nora Salinas de 'María Belén' en 2001, la telenovela que lanzó a la celebridad a Danna Paola, él ya había sido conocido para el público 'anglo', y la película 'Azúcar Amarga', dirigida por León Ichaso lo presentó no solo como una presencia magnética de clara apostura en pantalla, también como un actor con rango, sensibilidad, carisma y el tipo de habilidad evolutiva que sustenta una carrera. Y esa ha sido la pasión de René, actuar, misma que lo llevó a renunciar a la fama, para continuar con el reto de modo permanente.

Aunque René se hizo conocido por haber participado en telenovelas (que todavía hoy son consideradas -y esto es un prejuicio- la forma más básica del entretenimiento popular) él, nacido en Cuba el 5 de noviembre de 1968, también ha sabido ser un hábil jugador que corre riesgos, particularmente cuando un proyecto y su propia historia se cruzan, como fue el caso de 'Azúcar Amarga'.

En esta película encarna a Gustavo, un ferviente y patriótico comunista partidario del gobierno de Fidel Castro, que ciegamente cree en los preceptos de la Revolución Cubana, hasta que las angustiantes experiencias de su familia y la mujer que ama, Yolanda (Mayte Vilán) lo conducen a vivir una desilusión trágica.

Para Laván, su extenso currículum incluye una larga participación como Javier Pérez en la célebre soap opera 'One Life To Live' -que lo llevó a vivir a New York - que lo hizo muy popular entre los fans del programa, mismo que estaba haciendo cuando recibió la llamada de Ichaso sobre la realización de una película ambientada en Cuba: "[...] Cuando leí el guión, estaba en inglés y era tan poderoso que pensé: 'Necesito hacer esto. No "quiero", no "me conviene", nada de eso: era una necesidad".

Filmada en español y en blanco y negro, la película se hizo en poco más de quince días, con locaciones en República Dominicana y Manhattan. En el set, Laván descubrió que entre los accesorios había libros de historia traídos de Cuba. Le trajeron recuerdos de su niñez: entonces René Lavandera tenía 12 años, cuando junto con sus padres y su hermano menor Rey, abandonó Cuba para iniciar una nueva vida en Miami durante el episodio de puerto Mariel en 1980. Nacido en la localidad de Artemisa, al suroeste de La Habana, Laván pasó todos los domingos a viernes durante su infancia cubana en una escuela donde las lecciones ideológicas, el trabajo de campo y el entrenamiento militar constituían el plan de estudios.

Pero en un día sus padres lo engañaron para que dejara la escuela diciendo que su abuela estaba en el hospital. “Tomaron un taxi hasta el lugar donde tenías que estar para tomar el bote, y tenías que ser muy discreto, mi papá estaba llorando porque no podía decir adiós", dijo en entrevista al Sun-Sentinel de Florida. "Una cosa es sentir que te traicionaron", dice. "Otra cosa es tener la evidencia". Laván no ha vuelto a Cuba desde que él y su familia se fueron en 1980.

René Laván. (Photo by Rodrigo Varela/WireImage)
René Laván. (Photo by Rodrigo Varela/WireImage)

Aunque no hablaba una palabra de inglés, aprendió pronto; convirtiéndose cuando aún era adolescente en DJ en la estación Power 96 FM y viendo películas, decidió que lo que deseaba era ser actor; así pues se sumergió en la cultura de habla inglesa de Miami y fue ahí donde se graduó de la Escuela de Artes del Nuevo Mundo en 1988. Naturalmente apuesto, con una sonrisa encantadora y muy inteligente en sus elecciones, el éxito le llegó rápidamente y desde entonces, es un actor que balancea lo comercial con lo que realmente siente cercano a su corazón.

Además de 'One Life To Live', actuó en 'Morelia', con Arturo Peniche, Alpha Acosta y Carlos Ponce, en 'Enamorada', realizada en Venezuela, al lado de Carlos Mata y con el debut estelar de Gaby Espino y posteriormente fue llamado a México por Televisa para actuar en 'Maria Belén'. En ese momento, René podía haberse quedado con la fama - le ofrecieron otras telenovelas mexicanas que lo podrían haber puesto al nivel de Juan Soler o Fernando Colunga, pero las dejó para volver a Estados Unidos, casarse con Amanda, tener dos hijos (los gemelos idénticos Luca y Julian) y hacer lo que le apasionaba: el teatro.

Cast of Latinologues with Daniel Hastings during Tempo Magazine 2nd Anniversary Party at 450 Studio in New York, New York, United States. (Photo by Johnny Nunez/WireImage)
René con parte del elenco de Latinologues en Broadway. (Photo by Johnny Nunez/WireImage)

En 2005, René hizo su debut en Broadway en 'Latinologues' - donde también participó Eugenio Derbez- y en cine hizo participaciones con Benicio del Toro en 'Guerrilla', dirigida por Steven Soderbergh, con Diego Luna y Romola Garai en 'Dirty Dancing: Havana Nights' y la fabulosa Jamie Lee Curtis en 'Christmas with the Kranks'; aunque esto no le dio los niveles de celebridad que pudo haber tenido de quedarse haciendo telenovelas, le proporcionaron mucha más satisfacción.

Alternando el trabajo escénico en Broadway y en Florida, René ha participado en series de TV estadounidense 'CSI: Miami', 'The Glades', 'Burn Notice', y como protagonista en 'Every Witch Way' y 'Hialeah'. 

Más recientemente, apareció en la película independiente de 2020, 'El Último Balsero', que tuvo buena aceptación en los circuitos de festivales de cine.

En una entrevista, señaló que su trabajo preferido en teatro fue la larga temporada en Miami de la exitosa obra inmersiva de Vanessa García, 'The Amparo Experience', en 2019, en la que asumió los roles del heredero de Ron Havana Club, Ramón Arechabala, y del gerente de ventas de Bacardí, Juan Prado, e interactuaba con el público directamente. Durante el confinamiento por COVID, fue pionero del teatro de otro tipo, al aparecer en una lectura en streaming de 'Borrowed', debut como dramaturgo del productor de Broadway Jim Kierstead (el mismo de 'Latinologues').

La obra, una comedia de humor negro, está disponible en el canal de YouTube de Broadway Virtual; parte del precio de la entrada de 10 dólares es a beneficio de la organización sin fines de lucro Humanity Project, y este proyecto, además de llenar de orgullo profesional a Laván, viene a demostrar que, cuando hay una pasión por actuar, no es necesaria la fama en masa para sentir la satisfacción personal de ser un profesional de primera, fiel a sus principios.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

La vida de Susana González tras los escándalos que la demonizaron

Alexis Ayala y el protagónico que le cayó del cielo (o porque corrieron a Eduardo Yáñez) en la telenovela ‘Si nos dejan’

Silvia Lomelí y la tragedia que alejó de la TV a una de las conductoras más populares de 'Hoy'

EN VIDEO: Salma Hayek, molesta con quienes sugieren que se casó con François-Henri Pinault por su fortuna

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.