Tess Holliday desnuda con un vestido de fresas la doble cara de la sociedad: "Odian a los gordos"

·4  min de lectura

Un dulce vestido rosado con fresas brillantes se ha convertido en tendencia en las redes sociales. Es tan abullonado, tan meloso, tan rosado, tan vaporoso que en lugar de ser un escándalo de la moda, ha enamorado a miles de usuarios de los medios digitales, pero no todo es tan tierno.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El vestido de la marca Lirika Matoshi que The New York Times ha descrito como la pieza que “Maria Antonieta llevaría si fuera una influencer moderna” es la manzana -o la fresa- de la discordia porque a la top model Tess Holliday le ha servido para demostrar los prejuicios de la sociedad contra las personas con sobrepeso.

En enero de este mismo año, la modelo plus size y activista usó el vestido para asistir a la gala de los premios Grammy, cuya alfombra roja suele exhibir celebridades que no escatiman en lo que a llamar la atención se refiere, y aunque Tess Holliday no fue la excepción, el vestido de fresas brillantes la mandó directo a las listas de peor vestidas.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Hasta aquí, todo suena normal y común, y está claro que en estas listas ingresan todo tipo de personas, independientemente de su contextura, color de piel y estilo. Sin embargo, en días recientes, la modelo se mostró sorprendida sobre cómo el vestido se había convertido en un éxito luego de que había sido calificado por expertos como una elección errada.

“Me encanta cómo este vestido me tenía en las listas de peor vestidas cuando lo usé en enero para los Grammy, pero ahora, porque un grupo de personas delgadas lo usan en TikTok, a todos les importa. En resumen: nuestra sociedad odia a los gordos, especialmente cuando estamos ganando”, comentó Tess en una publicación de Instagram que cerró agradeciendo a su estilista Meaghan O’Connor y a Lirika Matoshi, por haberla hecho sentir como una princesa en aquella ocasión.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

En la cresta de esta ola, Tess surfea con este contundente mensaje que ha llamado a la reflexión y hasta al empoderamiento porque más que una queja es una especie de declaración en la que se muestra triunfadora, aunque admitió para la revista Vulture que, al darse cuenta de que el vestido era ahora una tendencia, se sintió un poco frustrada.

Sin embargo, muchos de sus fanáticos demostraron palabras de apoyo, gestos que ella agradeció en Twitter: "Gracias a todos los que han compartido mi publicación en solidaridad. Nos guste o no, comprendan que el hecho de que nunca hayan sido avergonzados por su tamaño no lo hace menos válido”.

Su lucha por el respeto de todos los tipos de cuerpo no es nueva, de hecho es tema recurrente en sus cuentas y campañas, pero igual de frecuentes son los comentarios ofensivos y discriminatorios que recibe.

Para la escritora y conferencista Jes Baker, dedicada a temas de salud, Tess Holliday representa lo opuesto a los estándares de belleza. “Tess es súper baja y súper gorda y está rompiendo todas las malditas reglas como la superheroína que es”, pero enfrentar estos paradigmas no es fácil.

(Photo by Rich Fury/Getty Images)
(Photo by Rich Fury/Getty Images)

La escritora asegura que la razón fundamental por la que la modelo es odiada y recibe tantas críticas es porque representa el poder de sentirse bella tal y como es, lo cual descoloca a la industria de la belleza cuyo éxito depende, según refiere, de la inseguridad de las consumidoras.

Baker opina que para el mundo entero es una controversia el hecho de amarse uno mismo siendo obeso, porque los parámetros han dictado que solamente eres digno de éxito, amor y felicidad si sigues las reglas de belleza orientadas a un tipo de cuerpo, un color de piel o un estilo de vida saludable, entre otras.

Pero justamente ese ha sido el mensaje de Holliday, lucir segura, feliz, empoderada y amándose así misma, tanto en sus publicaciones y trabajos frecuentes, como con el vestido de fresas.

¿Te sumas a la tendencia? Si lo haces, independientemente de tu talla, disfrútala con estilo, pero sobre todo con actitud alegre y jovial. Eso dice mucho de cuánto te quieres y a fin de cuentas, el amor propio no es solo para personas gordas sino para todos. Después de todo, estos debates tan extendidos tal vez nunca desaparezcan, pero sí podemos fortalecernos para tener argumentos cada vez más sólidos contra las normas impuestas sobre felicidad, belleza y valor.

MÁS HISTORIAS QUE TE PUEDE INTERESAR:

Libérate de la obligación de ser bella: los cánones de belleza están evolucionando

“Eres hermosa y mereces ser celebrada”, las grandes marcas avanzan en la inclusión y diversidad

Aclarar la piel: una obsesión sin fronteras que reniega de los orígenes

EN VIDEO: Belleza limpia avanza hacia la inclusividad

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.