Anuncios

El niño diabólico de 'El cementerio maldito' regresa a sus orígenes

También fue uno de los protagonistas una secuela de 'Pesadilla en la calle del infierno' o de 'Misión: Seguridad máxima' con Bruce Willis

Miko Hughes, quien dio vida al terrorífico niño de 'El cementerio maldito' en los 80, vuelve al género que le dio la fama tras guardar distancia de la interpretación. (Foto: Bobby Bank/Getty Images)
Miko Hughes, quien dio vida al terrorífico niño de 'El cementerio maldito' en los 80, vuelve al género que le dio la fama tras guardar distancia de la interpretación. (Foto: Bobby Bank/Getty Images)

Miko Hughes comenzó a actuar siendo muy pequeño, en películas que estaban lejos de la imagen infantil y adorable que asociaríamos a alguien de corta edad. Fue la estrella de El cementerio maldito, la adaptación al cine de la terrorífica novela de Stephen King sobre aquel lugar de reposo donde los muertos enterrados regresaban a la vida. Se encargó de interpretar a aquel escalofriante niño que tras morir atropellado volvía en estado zombie, sembrando el mal a su paso y dejando para el recuerdo sanguinarias secuencias que quedaron grabadas para la historia del cine de terror.

Con un papel de estas características, la industria lo encumbró como una estrella infantil de terror y no dudó en contar con él para otros papeles similares. Se dejó caer en comedias familiares de los 90 como Un detective en el kinder con Arnold Schwarzenegger o series como Tres por tres, pero mayormente se explotó su imagen en sagas de horror como Pesadilla en la calle del infierno, en historias sombrías para televisión como Selección natural, en la cinta de terror y superhéroes Spawn o en thrillers como Misión: Seguridad máxima con Bruce Willis.

Sin embargo, una vez que dejó atrás su infancia y su imagen de niño siniestro, no logró que su carrera despegara. A partir de los 2000, se dejó caer en producciones para todos los públicos como Tiempo congelado o Escape to Grizzly Mountain y dio el salto al cine adolescente con una comedia subida de tono titulada Surf School, pero nada de esto funcionó y con el tiempo dejó de lado la actuación.

A lo largo de los años realizó algún trabajo esporádico en cintas como Una guerra de película con Ben Stiller, Robert Downey Jr. o Jack Black y actuó en cintas menores de serie B, pero sus esfuerzos profesionales han estado centrados en otros ámbitos alejado de la interpretación.

Carrera en la música y como cámara

Como se observa en sus redes sociales, se lanzó al mundo de la música convirtiéndose en DJ. Ya en 1995, cuando tenía nueve años, dio sus primeros pasos en el sector lanzando dos álbumes con los que buscó exprimir el carisma infantil de su voz. En este momento, durante la década de 2010, lo hizo desde el terreno de la electrónica animando grandes fiestas, de las que solía compartir detalles y fotografías a través de sus canales en internet. No obstante, no abandonó por completo el mundo del cine, ya que se convirtió en cámara e incluso dirigió un cortometraje para una película de terror llamada See.

En su Instagram se puede ver que ha trabajado grabando contenido para productoras como Ninth House Films, especializada en producciones televisivas de bajo presupuesto para canales como Lifetime o plataformas gratuitas como Tubi. Además, también ha realizado entrevistas a directores como Robert Rodriguez, el responsable de Del crepúsculo hasta el amanecer o Mini espías. Pero Miko Hughes nunca se olvidó de la interpretación ni de sus orígenes dando vida a personajes infantiles escalofriantes, por lo que recientemente decidió volver a abrazarse al mundo que le llevó a la fama.

El pasado 2023 se estrenó una película fan que actuaba como secuela no oficial de La última pesadilla de Wes Craven, la entrega de Pesadilla en la calle del infierno estrenada en 1994 en la que Hughes participó gracias a su reputación como niño diabólico en El cementerio maldito. Esta nueva producción, que fue estrenada en Youtube, se tituló “Dylan’s New Nightmare” (La nueva pesadilla de Dylan) y siguió el mismo enfoque metacinematográfico que el título de los 90, que giró en torno a los actores de la primera aventura de Freddie Kruger viviendo en sus carnes el horror del villano mientras rodaban una secuela ficticia.

Si recordamos, el personaje llamado Dylan, al que interpretaba Miko Hughes, era el hijo en la ficción de Heather Langenkamp, la actriz de la Pesadilla en la calle del infierno original que dio vida a la mítica Nancy. En este nuevo film para internet, Krueger vuelve a acechar a este joven 25 años después, cuando trata de abrirse hueco en Hollywood siguiendo los pasos de su progenitora. Desde luego, una trama sencilla y extraoficial que sirve como mera excusa para despertar la nostalgia hacia una de las continuaciones más arriesgadas de la franquicia, pero ha dado la oportunidad al actor de recordar sus primeros pasos en la industria.

Y es que Miko Hughes, aunque se haya movido hacia el terreno musical y a las labores técnicas como cámara, siempre ha guardado cariño a su infancia como estrella infantil y siniestra de Hollywood. No solo lo demuestra prestándose a este tipo de proyectos fan, puesto que asiste frecuentemente eventos sobre cine de terror donde siempre está encantado de hablar de su pasado, conceder entrevistas, firmar autógrafos o sacarse fotos con los seguidores de El cementerio maldito o Pesadilla en la calle del infierne. Al fin y al cabo, es un actor cuya mirada inocente y oscura sigue clavada en todos los que disfrutaron de estos clásicos del género.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VÍDEO

Esposa de Bruce Willis celebra 16 años de matrimonio junto al actor con tierno mensaje en redes

El niño de 'Piratas del Caribe' que triunfó fuera de Hollywood y prepara su regreso por todo lo alto

El problemático actor que obligó a cambiar el final de Harry Potter

Jason Statham perdió una oportunidad de oro que habría hecho historia en Hollywood