Contra la calvicie la ciencia solo ha aprobado 3 ingredientes, y ninguno es mágico

Existen multitud de tratamientos en el mercado que prometen frenar y hasta revertir la pérdida de cabello, pero hasta ahora la ciencia solo ha aprobado tres. Te contamos más sobre ellos para ayudarte a tomar una decisión.

La ciencia solo ha aprobado 3 ingredientes Foto: BSIP/UIG / Getty Images.
  1. Finasteride. Este ingrediente podría ayudar a detener la caída del cabello y estimular su crecimiento. Funciona bloqueando el efecto de las hormonas sobre los folículos pilosos. Sus primeros resultados tardarían de 6 a 8 meses en producirse. Su nombre comercial es Propecia.
    derm
    Ojo,
    pues solo funciona si se toma diario, perdiendo sus efectos si se abandona el tratamiento.También te puede interesar: Orgasmo seco, ¿por qué algunos llegan al clímax sin eyacular?Pero, podría tener efectos secundarios. De acuerdo con el doctor George Costarelis, profesor de dermatología de la Universidad de Pensilvania, no muchos hombres experimentarían, estos serían algunos:
    • Disminuiría la libido.
    • Podría hacer crecer los senos.
    • Contribuiría a la disfunción eréctil.
  2. Minoxidil.Se trataría del primer tratamiento exitoso para tratar la calvicie y se le conoce mejor por su nombre comercial: Rogaine. Bastaría aplicarlo dos veces por día en el cuero cabelludo con ayuda de un gotero. Sin embargo, los resultados también requieren de mucha paciencia.De acuerdo con el portal Business Insider, los primeros resultados podrían verse tras 4 meses de uso constante, pero el cambio real puede tomar hasta un año. Además, solo de 30 a 40% de quienes lo usan experimentarían sus beneficios.Otro inconveniente es que, si te resulta, se trata de un compromiso de por vida, pues en cuanto dejas de aplicarlo, sus efectos desaparecerían.Eso sí, su aplicación no tendría efectos secundarios ni requiere de prescripción médica.

    Acude a tu dermatólogo para que te ayude a saber las causas de tu calvicie. Foto: Andrey Popov / Getty Images.

  3. Ketoconazole. Este es un ingrediente de champú que originalmente ayuda a combatir la caspa, pero que además contribuiría a reducir la producción de testosterona hacia los folículos pilosos. Así que sí, cambiar de champú podría ayudarte a combatir la pérdida de cabello.El único inconveniente es que requiere de receta, lo cual viene acompañado de una buena noticia, pues tendría que acudir a un dermatólogo, quien además podría ayudarte a determinar las causas detrás de tu pérdida de cabello.

También te puede interesar: Podrías estarte duchando demasiado seguido si tu piel y cabello presentan estos síntomas

A pesar de los buenos resultados, la mayoría de estos tratamientos requieren de una constancia y dedicación de por vida. A pesar de su efectividad, ninguno de ellos curaría el problema, y los primeros tres solo lo pausarían. “No estás curando el problema, solo lo mantienes a raya”, como explica Adam Penstein, jefe dermatología en el Sistema judío de salud en North Shore-Long Island en Lake Success en Nueva York.

Otro recurso que podría funcionar sería le transplante. La ciencia en este respecto a avanzado mucho, y hoy los tratamientos disponibles no solo son más efectivos sino de apariencia mucho más natural, por lo cual siempre serían una opción a considerar.

Los expertos insisten mucho que hay que tener mucho cuidado con todos los productos milagros que prometen resultados, incluso si son de ingredientes naturales, como los aceites de lavanda, romero o ciprés. El mayor problema es que no existiría evidencia probada científicamente de su efectividad.

 

Tu estilo de vida influye, y mucho en la pérdida de cabello

En muchos casos la calvicie responde a factores genéticos, pero no son los únicos. Por eso es importante acudir a un dermatólogo para revisar las causas en cuanto el cabello comienza a adelgazarse. Algunas de ellas serían:

  • Radiación.
  • El uso de algunos medicamentos y drogas.
  • Desórdenes hormonales, incluidos problemas de tiroides.
  • Deficiencias nutricionales (como falta de hierro, o proteínas bajas).
  • Problemas físicos como pérdidas de peso muy rápidas y shocks físicos.
  • Problemas cardiacos.
  • Problemas de próstata.
  • Daño por el uso de químicos o herramientas para estilizar el cabello (como secadores, relajantes químicos, o cepillos calientes).

@travesabarros