Podrías estarte duchando demasiado seguido si tu piel y cabello presentan estos síntomas

Maribel Barros

Ducharse es importante, no solo para eliminar el mal olor corporal, sino la suciedad que acumulamos en el día a día, y que podría afectar nuestra salud. Sin embargo, hacerlo muy seguido también tendría efectos perjudiciales. Estas serían algunas de las señales para saber si te duchas demasiado seguido.

Ducharte demasiado podría afectar tu sistema inmune. Foto: Camila Massau / Getty Images
Ducharte demasiado podría afectar tu sistema inmune. Foto: Camila Massau / Getty Images
Tu salud podría estar en riesgo

Un estudio que recoge el Centro de Ciencias Genéticas de la Universidad de Utah, concluyó que ducharse demasiado tendría un efecto negativo en el microbioma del cuerpo. Esto haría que se pierda el balance de las bacterias amigables que nos ayudan a mantenernos saludables.

Entre los efectos secundarios de esto estarían afectaciones a nuestra digestión, un sistema inmune más débil y hasta problemas de corazón.

También te puede interesar: Crioterapia, ¿vale la pena someterse a este tratamiento?

Tu piel podría resecarse como resultado de ducharte muy seguido. Foto: Torwai Suebsri / EyeEm / Getty Images.
Tu piel podría resecarse como resultado de ducharte muy seguido. Foto: Torwai Suebsri / EyeEm / Getty Images.
Los efectos secundarios en tu piel

Ducharte demasiado tendría algunos efectos en la salud y apariencia de la piel, por ejemplo:

  • La piel seca, podría ser resultado de tu rutina de baño, especialmente si tomas duchas muy largas muy seguido y con agua demasiado caliente que removerían los aceites naturales que ayudan a mantener la humedad y suavidad de la piel.

  • La piel roja e irritada sería una causa de tallar demasiado la piel y remover todas las células muertas que, junto con los compuestos grasos naturales, forman una protección de la piel. Al ducharte muy seguido, no darías tiempo suficiente a que tu piel se repare.

  • La comezón constante también sería un efecto secundario de ducharte demasiado, como resultado de la resequedad y la irritación, como recoge el Centro Médico de la Universidad de Pittsburgh

También te puede interesar: Además de la piel, estas señales en tus uñas y tu cabello indicarían que debes visitar al dermatólogo

La salud de tu cabello podría verse afectada por ducharte demasiado seguido. Foto: southerlycourse / Getty Images
La salud de tu cabello podría verse afectada por ducharte demasiado seguido. Foto: southerlycourse / Getty Images
El cabello también se vería afectado

El exceso de lavado con jabón o champú, también tiene efectos secundarios en el pelo. La mayoría son el resultado de tallar demasiado y muy seguido el cuero cabelludo, además del uso de agua muy caliente y el abuso de jabones y champús. Estos son algunos:

  • Se torna grasoso. Con cada lavada el cuero cabelludo pierde algunos de sus aceites naturales, pero al hacerlo muy seguido la resequedad haría que reaccione con una sobreproducción.

  • Cuero cabelludo irritado y con comezón. Ducharte muy seguido dañaría el balance del PH de la piel además de interrumpir la acidez natural, como ya comentamos. Esto genera una profunda resequedad que lo irrita y genera molestias.

  • Caspa persistente. Uno de los efectos de la resequedad es una caspa persistente que, además, generaría un círculo vicioso, pues te duchas para quitártela y esta reaparece en muy poco tiempo, por lo que lo vuelves a lavar.

  • Se enreda mucho. El exceso de lavado abriría demasiado la cutícula del cabello como explica la estilista Carolyn Aronson, lo que además de hacer que resecarlo lo hace más difícil de peinar, le quitaría el brillo y causaría que se encrespe.

También te puede interesar: ¿Sabes cada cuánto deberías cambiar de champú?

¿Cada cuánto deberías bañarnos?

Si bien no existe una recomendación oficial de cada cuánto ducharnos, sí existen algunas recomendaciones generales que nos ayudarían cada vez que lo hacemos:

  • No tallar muy duro la piel a la hora de ducharnos.

  • Evitar el uso de agua muy caliente. Una regla para saber si es demasiado calor el que usas, es que tu piel esté rosada al salir de la ducha.

  • Hidratar la piel cuando todavía está húmeda, para que se reseque menos, como recomienda David Leffell, jefe de cirugía dermatológica de la escuela de medicina de la Universidad de Yale.

  • Preferir duchas de tres minutos, pues sería tiempo suficientes para eliminar la suciedad.

  • Limitar el champú solo dos veces por semana, como recomienda el barbero Arthur Reamir a la revista GQ. Esto daría tiempo a que las glándulas sebáceas puedan hacer su trabajo calmando el cuero cabelludo. Preferir champús libres de sulfatos también ayudaría, así como evitar el uso de agua muy caliente en la ducha.

@travesabarros