Dama de honor termina desinvitada por negarse a pasar un año entero planeando la boda de su amiga

Para algunas personas, planear una boda requiere de una gran coordinación y el tiempo suficiente para organizar cada detalle a la perfección. Y cuando esta mujer aceptó ser la dama de honor de su amiga, quizá nunca imaginó lo que le esperaba.

La joven aprovechó la red social de Facebook para compartir su historia como dama de honor de lo que ella ahora califica como una auténtica ‘bridezilla’… combinación de las palabras bride, ‘novia’ y Godzilla (el famoso monstruo del cine) y que suele usarse para describir a una novia fuera de control, obsesionada por tener la boda soñada.

La chica utilizó el nombre falso de ‘Marissa’, mientras que la novia fue llamada ‘Charlotte’. Son amigas (o, mejor dicho, eran) desde hace 20 años. Por ello, cuando anunció su boda, le pidió ser una de las damas de honor.

Una ‘bridezilla’ se refiere a una novia obsesionada con la boda perfecta. Foto: CareyHope / Getty Images

Según comenta Marissa, Charlotte ya llevaba un tiempo presionando a su novio para que le propusiera matrimonio. Y el pasado abril, le dijo que tenía el mes de julio como límite para entregarle el anillo. De lo contrario, ella optaría por dejar de hablarle.

Para darle una sorpresa, el novio de Charlotte pidió a Marissa y a otras amigas hacerle ver que quizá él nunca le haría la esperada pregunta. Ella hizo caso y, una semana antes del plazo acordado, por fin ocurrió la propuesta.

Sin embargo, lo que hizo Marissa resultó contraproducente. “Charlotte se fue llorado todo el viaje a casa y comenzó una pelea con su futuro esposo sobre el tema. Ella afirmó que la presionamos para que creyera que él no le propondría matrimonio. Pero no fue así”, según retoma The Sun.

El principio del caos

Aunque Marissa sabía que su amiga solía ser una mujer controladora, aceptó ser su dama de honor. Y apenas un mes después de la propuesta, comenzaron los problemas.

“Le dije a Charlotte que estaba planeando competir en un programa de acondicionamiento físico ANTES de su boda. Esto significa que toda la competencia terminaría antes de su fiesta. Ella lloró y me dijo que soy una egoísta y que, por estar en el acondicionamiento, no me iba a divertir en su despedida de soltera. Qué pena por mí, por no detener mi vida entera para acomodarme a su año de planeación para la boda”, comentó.

Para su despedida de soltera, la novia planeó una fiesta con la temática de El Gran Gatsby. Sin embargo, por restricciones en su presupuesto, no fue como esperaba. Al no haber contratado personal que sirviera las bebidas, Marissa se ofreció a ayudar. Sin embargo, al final de la velada, Charlotte le dijo que se comportó muy antisocial por estar alejada de ella atendiendo a los demás.

Ser dama de honor terminó separando una amistad. Foto: JGI/Jamie Gril / Getty Images

Semanas después, llegó la hora de comprar los vestidos para las damas de honor. Aquel día, Marissa cuenta que tuvo que gastar 200 dólares por la prenda, más otros 115 por el almuerzo.

Para empeorar la situación, días antes Marissa se enteró de que su novio, con quien llevaba dos años, la estaba engañando desde hacía 1 año y medio. “Estaba destrozada, pero no quería decepcionar a Charlotte. Así que decidí aguantar y me prometí a mí misma que no hablaría de eso”, contó según retoma Mirror.

Después llegó el momento del llamado shower de matrimonio. Se trata de una reunión con las personas más cercanas a la pareja o a la novia, en la cual se reúnen fondos extra para la boda, según detalla el portal especializado Zankyou.

El shower de matrimonio me costó unos 800 dólares, cuando Charlotte pidió a todas las damas de honor que donaran 250. Pagué invitaciones, juegos de fiesta, algo de comida y artículos diversos que ella solicitó. Y cuando me negué a pagar otros 140 dólares por 12 pasteles, su madre me envió un texto amenazante”.

Desinvitada

Un día antes del shower, Marissa decidió acudir a la despedida de soltera de la novia de su primo. Y cuando llegó por la mañana del día siguiente a ayudar a su amiga con los preparativos, la madre de Charlotte le reclamó por no haberla acompañado a ir de compras la noche anterior.

Pese a todo, como retoma el Daily Mail, Marissa pasó cuatro horas en casa de su amiga decorando la casa previa al shower, el cual duró 10 horas. Y al día siguiente, a las 8 de la mañana, ya estaba preparándoles el desayuno a los invitados.

Sin embargo, Marissa aún notaba que Charlotte se comportaba distante. Y tras varios días de no contestarle las llamadas ni los mensajes de texto, finalmente enfrentó a la novia, quien le recitó una lista de todas las formas en que Marissa la había decepcionado.

“Me dijo que yo era una egoísta por querer competir en un programa de ejercicios durante su tiempo de preparación de la boda, y que fui grosera e irrespetuosa con su madre (quien me amenazó por no querer gastar 140 dólares más para los 12 pasteles. Me dijo que quizá ya no deberíamos ser amigas”.

Y agregó: “Una semana después, recibí una carta en el correo reiterando que ya no éramos amigas y que no sería bienvenida a la boda”.

¿Qué te parece? ¿Qué opinas del comportamiento de esta novia? ¿Qué es lo peor que te ha tocado ver en  una ‘bridezilla’? Envíanos tus comentarios.

@braham_MV

También te puede interesar:

Cuanto más caro sea el anillo, ¿antes llegará el divorcio?
Así es como un piloto de avión le pide matrimonio a su novia