Anuncios

El actor que perdió su oportunidad de oro con Jennifer Lopez cegado por su amistad con Marc Anthony

Anthony Ramos rechazó acompañar a JLo en su película musical por miedo a que el mundo malinterpretara su representación

Jennifer Lopez se lanza de lleno con su nuevo álbum de estudio a través de dos largometrajes añadidos, aunque muchos no confiaran en su visión. (Foto de Robyn Beck/AFP via Getty Images)
Jennifer Lopez se lanza de lleno con su nuevo álbum de estudio a través de dos largometrajes añadidos, aunque muchos no confiaran en su visión. (Foto de Robyn Beck/AFP via Getty Images)

Jennifer Lopez es de las artistas más populares de los últimos años y no hace falta ser fan de su música o películas para afirmarlo. Se trata de sentido común. Después de todo, llevamos conviviendo con su presencia en el firmamento de la cultura pop, como estrella de la música, el cine y personaje mediático, desde los años ’90. Y como sucede con la mayoría de estrellas que alcanzan la cima de la industria, trabajar a su lado puede suponer un trampolín interesante para actores y artistas emergentes, sin embargo, uno de ellos decidió rechazar la oferta de acompañarla en su reciente proyecto por ser amigo de su exmarido, Marc Anthony.

Así lo desvela JLo en The Greastest Love Story Never Told, su segunda producción audiovisual estrenada en el plazo de dos semanas en Amazon Prime Video, señalando directamente a Anthony Ramos, el actor, cantante y bailarín de 32 años que descubrimos en musicales como Hamilton y En el barrio.

En este documental, la actriz de Selena expone su vulnerabilidad creativa y amor por Ben Affleck para compartir con el mundo el esfuerzo artístico, económico y emocional que puso en This is me… Now, la película-videoclip que lanzó previamente en la misma plataforma y que sirve como campaña promocional para representar diferentes canciones de su nuevo álbum de estudio. Una película “meta” que ella misma financió desembolsando 20 millones de dólares.

Según cuenta la cantante en una secuencia del documental, el actor nacido en Brooklyn pero de ascendencia puertorriqueña iba a participar en el segmento dedicado a la canción Rebound, bailando a su lado a través de una coreografía que representa una relación tóxica, dependiente y abusiva, encerrados en una habitación de cristal a punto de romperse en mil pedazos. Sin embargo, a pesar de ser una oportunidad de oro para el joven artista, decidió negarse porque no quería ofender a Marc Anthony participando en un número musical que pudiera llevar a confusiones.

Anthony Ramos rechazó acompañar a Jennifer Lopez en una coreografía emocional por miedo a que el público y la prensa creyera que se trataba de una representación de su amigo Marc Anthony. (Foto de Angela Weiss/AFP via Getty Images)
Anthony Ramos rechazó acompañar a Jennifer Lopez en una coreografía emocional por miedo a que el público y la prensa creyera que se trataba de una representación de su amigo Marc Anthony. (Foto de Angela Weiss/AFP via Getty Images)

Jennifer Lopez pone sentido con su explicación

Jennifer Lopez no se esconde a la hora de exponer el miedo que su proyecto provocó en la industria, señalando que hubo personas que temieron que llevara la autoindulgencia demasiado lejos o provocara rechazo empalagoso ante la oda de amor absoluto que dedica a su marido cuando su relación ya vive en el ojo mediático. Hubo quienes retiraron financiación y socios que le advirtieron del riesgo que estaba tomando, mientras Jane Fonda dudaba si participar o no (terminó accediendo por respeto a la relación de JLo y su marido). Y entre todos ellos también estuvo Anthony Ramos.

La película muestra a Jennifer Lopez aparentemente manteniendo una conversación telefónica con el actor (aunque en ningún momento incluyen su voz), comentándole que no sabía de su amistad con Marc Anthony. “Antes que nada, no sabía que eran buenos amigos con Marc. Eso es muy lindo”, le dice.

“Obviamente es el padre de mis hijos”, continúa haciendo referencia a sus gemelos nacidos en 2008, Max y Emme. “Nunca haría nada que lo señale, pero es [un proyecto] muy meta. Se trata de un viaje de 20 años entre mi último álbum y este y pasaron muchas cosas. Hubo un montón de relaciones”, sentencia. “Lo que tú estarías interpretando es una representación de muchas relaciones, no una que sea específica”, añade como dejando claro que la representación que hace en la canción es una amalgama de historias personales que no están precisamente relacionadas con su exmarido.

A continuación, el documental incluye una explicación añadida donde Jennifer Lopez detalla que Anthony Ramos temía que “la gente” o “la prensa” malinterpretara la representación como si se tratara de un reflejo de su matrimonio con Marc Anthony.

La representación de 'Rebound' en 'This is me... Now' (cortesía de © Amazon Content Services LLC)
La representación de 'Rebound' en 'This is me... Now' (cortesía de © Amazon Content Services LLC)

En su experiencia tras décadas lidiando con rumores, estereotipos, críticas e ideas preconcebidas, Jennifer Lopez le cuestionó que, al final, no se puede hacer arte pensando en lo que los medios dirán más tarde. Sin embargo, por muchas explicaciones que le dio, no lo convenció.

Una oportunidad perdida por el código ‘bro’

Anthony Ramos, a quien el año pasado vimos como protagonista de Transformers: el despertar de las bestias, una de las grandes decepciones de taquilla de 2023 y la entrega con menos recaudación de toda la franquicia, terminó perdiendo una oportunidad de oro por seguir su propio código ‘bro’.

Porque de haber prestado atención a la explicación de Jennifer Lopez desde la perspectiva artística y confiado en su visión, habría visto que su temor no era para tanto. Es cierto que el número musical nos lleva a preguntarnos si Jennifer Lopez está siendo explícita con la representación de algunas de sus relaciones más famosas, como la que mantuvo con Sean Combs (o Puff Daddy), el jugador de béisbol Alex Rodriguez, o sus tres maridos: el camarero Ojani Noa (1997-1998), el bailarín Cris Judd (2001-2003) o Marc Anthony (2004-2014). Pero lo mismo pasa con todas las canciones donde se representa una relación. Sobre todo con la canción Can’t get enough donde repasa tres bodas diferentes.

Las preguntas surgen de manera general porque la propia Jennifer Lopez promocionó su nuevo trabajo como su obra más personal. Una obra que si bien está inspirada en su historia de amor con Ben Affleck a través de todas las cartas de amor que llevan más de dos décadas guardando (desde el primer noviazgo), en realidad sirve como un repaso personal a su propia búsqueda del amor a lo largo de los últimos años. Preguntarse si alguna de las canciones está representando uno de sus amores resulta inevitable, pero tampoco es tan evidente ni explícito como para generar polémica.

En resumen, se nota que JLo sabía lo que hacía y que no buscaba la identificación evidente. Que aquí cuenta su perspectiva, su visión, no la del resto de personas que pasaron por su vida. Con excepción de Ben Affleck, el otro protagonista de esta historia. Fíjense si JLo sabía lo que hacía que a dos semanas del estreno de This is me… Now no ha surgido ninguna polémica que señale a Marc Anthony. Ni una.

Por lo tanto, si Anthony Ramos no hubiera temido tanto romper su código entre amigos, hubiera tenido la oportunidad de brillar en el número musical más intenso y artístico de toda la producción. Porque más allá de la parafernalia y los efectos especiales que inundan la mayoría de las canciones, Rebound es la que deja huella con por su garra emocional. Y para un actor en ciernes que está escalando posiciones en Hollywood, parece una pena.

Este artículo fue escrito en exclusiva para Yahoo en Español por Cine54.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Ben Affleck considera que su matrimonio con Jennifer Lopez es 'sagrado y especial'

Las cartas románticas de Ben Affleck son el arma secreta de Jennifer Lopez en 'This is me... Now'

Jennifer López no tendrá el Óscar o Globo de Oro pero Netflix deja claro que ni los necesita

'Perdida', el éxito de Ben Affleck y el caso real que sirvió de base