El desequilibrio de testosterona en mujeres, de la ansiedad a la androgenización

·4  min de lectura

Tanto hombres como mujeres producen testosterona, en distinta medida, pero en ambos casos es necesaria para el funcionamiento del organismo. Una alteración en los niveles de esta hormona es notorio y amerita la consulta con especialistas.

Según MedLine Plus, en las mujeres la mayor parte de la testosterona es producida por los ovarios, sin embargo, las glándulas suprarrenales también podrían producir demasiada cantidad de otros andrógenos que se convierten en testosterona. Los niveles casi siempre se analizan para evaluar signos como acné, piel grasosa, crecimiento de vello en exceso, oscuro y grueso en la zona del bigote, la barba, las patillas, el pecho, las nalgas y la parte interna de los muslos) ausencia o irregularidad en los periodos menstruales, calvicie de patrón masculino o adelgazamiento del cabello.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

El doctor Vladimir Galavis, médico ginecólogo y oncólogo, explica que la testosterona fisiológicamente en mujeres tiene muy baja síntesis. “El motivo por el cual aumenta se debe a enfermedades androgénicas y es anormal que las mujeres tengan elevaciones de testosterona. Un nivel alto de testosterona produce algo que se llama androgenización o masculinización, y podemos ver hirsutismo, disminución de tejido mamario, entre otros signos. Las lesiones ováricas, por ejemplo, pueden ocasionar el aumento de la testosterona”.

Para el experto, las mujeres deben tener niveles bajos de testosterona, de manera que no es necesario ni recomendable que por motivos de menopausia se receten complementos de testosterona. "Las mujeres que consumen testosterona lo hacen para mejorar el rendimiento deportivo, sus niveles de hemoglobina, de tejido muscular, aumentar la potencia, ampliar la capacidad respiratoria, y de resto no debería tener otra indicación. Esto además tiene la calificación de dopping, con lo cual las atletas de primer nivel no deberían tomar testosterona".

El doctor Galavis es enfático en afirmar que la testosterona siempre tiene que estar suprimida en mujeres, y destaca que en la menopausia suele subir un poco fisiológicamente, pero lo que produce un aumento notable de testosterona en mujeres son "las enfermedades disfuncionales a nivel ovárico, por ejemplo el síndrome de ovario poliquístico".

(Getty Creative)
(Getty Creative)

Nuevo enfoque

Sin embargo, los niveles bajos de testosterona en mujeres pueden ir aun más abajo de lo que se considera normal, y es allí cuando podrían ocasionar síntomas como fatiga, ansiedad y niebla mental, según el doctor Shawn Tassone, MD, PhD, autor de The Hormone Balance Bible, consultado por la revista First for Women, donde afirma que, aunque esta hormona es considerada masculina, juega un papel crítico en la función cerebral femenina y la regulación de su estado de ánimo.

Tassone asegura que estas deficiencias son muy comunes y pueden presentarse en mujeres desde los 20 años, además adjudica al estrés crónico un papel determinante pues los niveles altos de cortisol impiden la producción de testosterona. De esta manera, el especialista ofrece dos consejos naturales para ayudar a equilibrar este desorden hormonal que influye también en la pérdida de la líbido.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

En primer lugar, incrementar la ingesta de vitamina D a través de la alimentación ayudará a regular los niveles de la hormona. En este sentido, Tassone recomienda yemas de huevo, atún y leches de nueces fortificadas todos los días e incorporar alimentos ricos en zinc como mariscos, y carne de res. Adicionalmente, al jugo de granada también se le adjudica el favorecer la mejora de los niveles de testosterona.

En segundo lugar, hacerle frente al estrés. Esto es necesario para optimizar el equilibrio hormonal. Para ello, el experto menciona la técnica de la respiración 4-7-8 de Andrew Weil, MD tres veces al día para dominar el estrés.

Según se explica en un reportaje de ACV, suplemento de salud de El Confidencial, esta técnica consiste en llenar de aire la zona baja de los pulmones en lo que se llama respiración diafragmática y es una herramienta de relajación efectiva. Para llevarla a cabo, Weil aconseja en principio estar sentado, con la espalda recta y apoyada, pero luego podríamos practicarla en la cama o en cualquier lugar.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

Con la boca cerrada, inhalamos por la nariz contando hasta cuatro. Aguantamos la respiración contando hasta siete; y exhalamos por la boca durante ocho segundos botando, con un sonido fuerte, el aire de nuestros pulmones.

Tratar de mantener una vida saludable y seguir consejos naturales como estos, puede ser una buena idea, pero mejor aún es la certeza que nos brinda la consulta al médico ante inquietudes y síntomas fuera de lo normal que estemos teniendo. Cada cuerpo es diferente, y para lograr los mejores resultados lo más aconsejable es tratar de individualizar los diagnósticos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

EN VIDEO: 11 imágenes inquietantes de la historia de la medicina

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.