Sin talento, Frida Sofía intenta lo último que le queda: borrar su escabroso pasado

Miguel Cane
·4  min de lectura

Frida Sofía, la única hija de Alejandra Guzmán y el empresario Pablo Moctezuma (con quien realmente no tuvo relación hasta ser adulta), ha cultivado fama de ser una muchacha desubicada, arrogante y agresiva.

Frida Sofía/EFE
Frida Sofía/EFE

En tiempos recientes ha generado controversias por la brevedad de su matrimonio con Luis Escamilla, su borrascosa relación con Christian Estrada, un aborto, sus brutales ataques en redes contra su madre, su tía Michelle Salas, y quien se le pusiera enfrente (incluyendo a Itatí Cantoral, a la que calificó de “Pinche vieja Bully”), acaso emulando a su abuelo Enrique Guzmán, que tiene reputación de ordinario y picapleitos, algo que ha llevado a Silvia Pinal, la matriarca del clan al que Frida pertenece, a pararle un alto a su nieta e incluso ‘levantarle la canasta’ con la intención de hacerla entrar en razón.

2020 fue un año particularmente difícil y feo para la chica nacida el 13 de marzo de 1992, que después de acusar a su madre de seducir a su novio, Christian Estrada, y de practicarse un aborto, alegando que no quería ser madre y repetir en otra persona los “horrores” que había pasado siendo hija de Alejandra. Pero nada le impidió intentar seguir los pasos de su madre -sin el talento vocal de la Guzmán–, y fue desastre: su primer ‘single’, titulado ‘Ándale’ y lanzado en el mercado hispano en Estados Unidos, no tuvo mucha suerte y el siguiente, ‘Nada es para tanto’, ni siquiera alcanzó los 20,000 escuchas en tres meses, ni llegó a ninguna lista de popularidad.

Entre eso, el confinamiento, las críticas, el rechazo de sus abuelos y de Michelle Salas y el pleito interminable con su madre – que ha sido muy paciente y explicó a Ventaneando que su hija padecía trastorno bipolar y tenía personalidad borderline, por lo que la ha apoyado con terapias por años, aunque no está dispuesta a seguir siendo insultada y humillada de manera tan constante- ha resultado en que Frida Sofía haya decidido buscar una manera de hacer borrón y cuenta nueva (como si con eso se pudiera arreglar el desbarajuste emocional que le dejó a su noble parentela, o los desfiguros que la convirtieron en objeto del ridículo internacional o que la tacharan de loca).

¿Cómo lograr esto? Pues aprovechar el cierre del año para curarse en salud. Es así que, de la noche a la mañana, Frida eliminó las más de 1,000 publicaciones, entre fotos y videos que tenía en su perfil de Instagram, para dejarlo como tábula rasa con solo dos imágenes: una en la que estrena look – con unos pupilentes aguamarina que se notan obviamente artificiales y le sientan fatal, la verdad – con un mensajito dirigido a sus seguidores, que dice al calce:

Prefiero ser quien soy y tener 7 seguidores, que tener 1,000,000 tratando de aparentar y complacer a otros, olvidándome de mí…”.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Aunque algunos medios trataron de inmediato de interpretar estas líneas, no hay mucho misterio: la celebrity pretende hacerse notar más ahora por su “personalidad” (¿?) que por sus escándalos o poses, de los que sigue responsabilizando obviamente a los demás. O sea que de cambio real nada. ¿Pero por qué hacer esto?

La respuesta también es bastante obvia: por truco publicitario, muy bien orquestado, por cierto. Lo que Frida Sofía quiere realmente es revitalizar (o algo parecido) su presunta carrera musical – aunque Enrique Guzmán (que, como decíamos, tampoco es ningún dulce caramelo) dijera públicamente que su nieta no sabe cantar y, en una de esas publicaciones hoy convenientemente desaparecidas, Frida dijo que no le importaba para nada lo que su abuelo dijera. Es por ello que el primer video que subió a su cuenta es el del teaser de algo titulado ‘Chicas Malas’ (sí, de veras), que podría ser la canción con la que inicie el año junto a la voz de Mari Burelle, quien aparece en este clip con la más irresponsable de la dinastía Pinal, ya que en el IG de la hip-hopera aparece una foto de ambas en un estudio de grabación y Burelle promete algo “ardiente” para 2021 con la Guzmán II.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

¿Bastará esto para resarcir una reputación estropeada por caprichos, berrinches y pleitos? Con Frida Sofía es difícil saberlo, aunque este truco es arriesgado y podría salirle bien, aún si sacrificó toda su historia de ‘influencer’ en Internet. No obstante – nada tonta – mantuvo su cuenta alterna con tips de belleza, ya que de ella es de la que más ingresos obtiene y no debe ser fácil mantener un estilo de vida como el que acostumbra, peleándose con medio mundo, ¿verdad? Ojalá su propósito de año nuevo de veras sea honesto y sobre todo, que perdure.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

Michelle Salas, la hija de Luis Miguel que no necesitó de la fortuna ni la fama de su papá

Luis Miguel: el negocio que podría mantener su costoso estilo de vida ahora que no tiene voz

La desdicha de los hijos de Mariana Levy entre la desgracia, el abandono y la inestabilidad

Jaime Camil Garza, el millonario de México de fiestas fastuosas que apagó sus propios reflectores

Thalía, la reina de las telenovelas que dejó su trono para casarse con Tommy Mottola