Anuncios

Jennifer Garner, la estrella que sale ganando en la foto cariñosa con Ben Affleck

HOLLYWOOD, CA - 24 DE FEBRERO: La actriz Jennifer Garner y el actor y director Ben Affleck llegan a los Oscar en el Hollywood & Highland Center el 24 de febrero de 2013 en Hollywood, California. (Foto de Jason Merritt/Getty Images)
HOLLYWOOD, CA - 24 DE FEBRERO: La actriz Jennifer Garner y el actor y director Ben Affleck llegan a los Oscar en el Hollywood & Highland Center el 24 de febrero de 2013 en Hollywood, California. (Foto de Jason Merritt/Getty Images)

Ben Affleck y Jennifer Garner están siendo noticia a raíz de unas imágenes captadas por paparazzi donde aparecen sonrientes y amigables mientras se funden en un abrazo cariñoso. Nada del otro mundo entre una expareja que proclamó varias veces la importancia que le dan a mantener una buena relación por el bien de sus hijos. Sin embargo, al tratarse del marido de Jennifer Lopez, ni las redes sociales o los tabloides pudieron evitar los comentarios chismosos, o sembrar la duda ante la muestra de cariño que desprenden juntos.

Pero mientras las habladurías cumplen su parte usando a #Bennifer como punto mediático, personalmente me quedo con el mensaje que lanza la estrella de Alias. Porque si alguien sale ganando con las imágenes es justamente Jennifer Garner.

Tal vez se trata de un mensaje que ni siquiera ella es consciente de estar enviando. Después de todo, Jennifer Garner es una actriz que mantiene su vida privada lejos de los focos hollywoodenses. Y prueba de ello es que lleva cinco años con un empresario llamado John Miller sin generar titulares, ni dar portadas ni nada parecido. En realidad, solemos ver más de ella a través de sus publicaciones caseras en redes sociales o en las imágenes captadas por los paparazzi que la siguen, que en las alfombras rojas de Tinseltown.

No obstante, verla sonriente y abrazando a su exmarido desde la parte trasera de un auto mientras Ben Affleck responde con un gesto cariñoso acompañados por la hija de ambos, Seraphina (14), nos habla de una expareja que disfruta de una coparentalidad saludable. Pero, sobre todo, de una mujer que supo erigirse por encima de las polémicas mediáticas. Que pasó página sin estancarse en el rencor o el pasado.

Ben Affleck y Jennifer Garner se conocieron en el set de Pearl Harbor en el año 2000 cuando ella estaba casada con su compañero de Felicity, Scott Foley. Se reencontraron tres años más tarde en Daredevil, cuando Ben estaba comprometido con Jennifer Lopez. No obstante, ambas relaciones terminaron, iniciando un romance que acabó en compromiso nueve meses después. Se comprometieron en abril de 2005, se casaron en junio y tuvieron a su primer retoño, Violet, en diciembre. Volaron.

Enseguida se proclamaron como una de las ‘power couples’ de la época y durante los años que duró el matrimonio, ambos hablaron públicamente de la buena relación que mantenían y la importancia que le deban a la vida en familia. “No hay nada más emotivo que ver a tu pareja -el hombre que amas- con tu bebé todo el tiempo: la primera vez, la segunda, ayer, hoy”, dijo Garner a People en 2009. Mientras Ben Affleck sentenciaba en el programa de Ellen DeGeneres (vía E!): “Estoy locamente enamorado. Tengo la mejor familia. No podía ser más afortunado”.

Sin embargo, ni Hollywood ni nadie está exento de los cambios que llegan a lo largo de la vida. Y a pesar de lo mucho que se apoyaban mutuamente, el amor no duró para siempre. Jennifer Garner y Ben Affleck anunciaron el divorcio tras 10 años de matrimonio en 2015 y, entonces, los trapos sucios comenzaron a salir a la luz. Trapos sucios que pintaron un panorama diferenciador entre los dos y que, ahora, nos permite ver las fotografías captadas de ambos desde una perspectiva reflexiva.

Colin Farrell, Michael Clarke Duncan, Jennifer Garner y Ben Affleck en el Mann Village Theatre en Westwood, California (Foto de Gregg DeGuire/WireImage)
Colin Farrell, Michael Clarke Duncan, Jennifer Garner y Ben Affleck en el Mann Village Theatre en Westwood, California (Foto de Gregg DeGuire/WireImage)

Muchos recordarán que durante el proceso de divorcio surgieron rumores de un supuesto romance entre Ben Affleck y la niñera de sus hijos. En primera instancia el actor lo negó (People) aunque Jennifer Garner salió a defender su posición en el asunto más tarde, corroborando que el affaire existió, diciendo a Vanity Fair (vía Mirror) que llevaban “meses separados antes de siquiera oír sobre la niñera”.

“No tuvo nada que ver en nuestra decisión de divorciarnos. No formó parte de la ecuación ¿Mal juicio? Sí. No es bueno para tus hijos que [una niñera] desaparezca de sus vidas”, añadía haciendo referencia al presunto despido. Aun así, describía a Ben Affleck en la misma entrevista como “el amor de mi vida” mientras insistía en la importancia de seguir apoyándose mutuamente durante el proceso.

La solicitud de divorcio no se presentó hasta dos años más tarde -abril de 2017- y, en ese tiempo, Ben Affleck completó un tratamiento por adicción al alcohol con el apoyo de Jennifer Garner. Un año y medio más tarde, ella misma lo llevó hasta un centro de rehabilitación para que se internara de nuevo frente a los flashes de los paparazzi. No solo eso, tuvo que ser ella quien explicara la situación a sus tres hijos. “Es muy estresante para ella”, dijo una fuente cercana a People. “Les dijo que Ben está enfermo y necesita doctores. Al final, lo que le importa es su sobriedad y si puede depende de él en la coparentalidad. Está intentando mantener al padre de sus hijos con vida”.

Ben Affleck celebró su apoyo en entrevistas durante aquella etapa, sin embargo, Jennifer Garner acabó en medio de un escándalo mediático inmerecido cuando el actor dijo que “probablemente todavía seguiría bebiendo” si hubiera seguido casado con ella. Sus palabras se sintieron como un balde de agua fría entre la opinión pública. “Probablemente seguiría bebiendo. Eso fue parte de por qué comencé a beber… porque estaba atrapado”, dijo a The Howard Stern Show en 2021 cuando ya había vuelto con Jennifer Lopez por segunda vez.

“Pensaba ‘no puedo irme por los niños pero no soy feliz. ¿Qué hago? Lo que hice fue beber una botella de whisky en el sofá, lo que terminó no siendo la solución”. Las palabras, que entonaron un descuido fatal, fueron interpretadas como un ataque innecesario hacia Jennifer Garner, como si estuviera culpando el sentirse “atrapado” en el matrimonio como la causa parcial de su alcoholismo, mientras pintaba a su exesposa como culpable colateral de su problema al dejar caer que seguiría bebiendo si siguiera con ella.

Las críticas no tardaron en llegar, colocando a Jennifer Garner en el centro de la polémica cuando mantiene su vida personal en un estricto perfil bajo. Viendo el frenesí mediático, Ben Affleck intentó matizar sus palabras en el programa de Jimmy Kimmel pero, en lugar de disculparse, culpó a los medios por sacar las cosas de contexto. Y si bien reiteró su respeto hacia Jennifer Garner, los comentarios y la percepción mediática quedaron en el aire para la posteridad.

Es cierto que cada relación es un mundo y solo ellos sabrán las causas que llevaron al deterioro definitivo del matrimonio. Sin embargo, la hemeroteca en torno a la relación nos dice que Jennifer Garner formó parte del proceso de recuperación de Ben Affleck, lidiando con las consecuencias del alcoholismo en casa mientras las historias de affaire con la niñera complicaban un proceso de por sí difícil como es un divorcio.

Le tocó convivir con las historias mediáticas que siempre rodearon a Ben Affleck a través de su vida personal y relaciones amorosas. Supuestamente desde la niñera a modelos de Playboy, Ana de Armas y la reconciliación con Jennifer Lopez. Tuvo que aguantar el chaparrón cuando Affleck metió la pata en 2021 pero, como demuestra esa imagen de ambos cariñosos y fraternales, priorizó a la familia por encima de todas las cosas valorizando la relación con el padre de sus hijos, dejando a un lado todo lo demás.

Evidentemente, cada uno puede sacar sus propias conclusiones pero si tenemos en cuenta el historial mediático que ellos mismos compartieron a través de declaraciones y entrevistas, podemos llegar a una conclusión conjunta. Y es que Jennifer Garner tuvo que lidiar con situaciones difíciles a lo largo del divorcio que requieren de un esfuerzo emocional que no todo el mundo está dispuesto, o puede, entregar. Y por eso sale ganando, porque entre risas y cariño, nos da a entender la importancia de vivir en el presente. De dejar el pasado donde debe quedarse, priorizando la relación para forjar la estabilidad familiar necesaria para vivir en armonía.

Este artículo fue escrito en exclusiva para Yahoo en Español por Cine54.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Ben Affleck y Matt Damon se ofrecieron a pagar al personal Jimmy Kimmel al inicio de la huelga

La trampa con la que Matt Damon y Ben Affleck se burlaron de Hollywood antes de ser estrellas

Por qué nos obsesionan los memes de Ben Affleck pareciendo miserable

Ben Affleck y la película con Jennifer Lopez que le abrió los ojos