Lo (mucho o poco) que aprendimos de Luis Miguel en la serie que él mismo censuró

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·4  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

¿Conocemos mejor a Luis Miguel al final de la segunda temporada de "Luis Miguel: La serie"?, lo cierto es que estos ocho capítulos han sido apaleados por críticos y público por su descarada falta de autenticidad en sus (terriblemente mal escritos) guiones, mismos que tuvieron que inflarse con melodramáticas escenas imaginarias ante la disyuntiva de que muchos personajes reales rehusaron que se usara su nombre o su imagen, y el hecho de que el propio Gallego Basteri, quien tiene aprobación final de todo lo relacionado con la serie —desde elenco hasta argumentos— se autocensuró.

Tal vez Luis Miguel sigue siendo un enigma, pero si se mira bien, hay características en su personaje que permitió que se plasmaran y que de un modo muy sutil se fueron haciendo aparentes en este retrato: aspectos que nunca admitiría abiertamente, pero que están presentes en la interpretación de Diego Boneta, que no estarían si él no los hubiera aprobado.

Esta temporada tan desangelada, en ausencia de un gran villano como lo fue Luisito Rey (en la temporada anterior, con una interpretación magistral de Óscar Jaenada), la serie necesitaba un antagonista fuerte: la abuela Matilde y Patricio Robles, los ostensibles villanos, se quedaron cortos y rayaban en lo ridículo precisamente por lo mal dibujados que estaban (a Lola Casamayor, la respetada actriz española que hacía de la abuela, solo le faltaba la escoba para salir volando). Así que en realidad, el personaje más odiable de todos los vistos en estos capítulos no es otro que el mismo Luis Miguel.

Es de sorprender que Luis Miguel, que siempre ha sido muy celoso de su imagen pública (en vista de que ya no puede serlo de su vida privada), permitiera que en la serie se retratara, utilizándose como elementos de fondo para vestir a su propio personaje, la comprobación del alcoholismo (en todos los capítulos aparece bebiendo, no en demasía, pero sí, con desesperación), así como ese lado obsesivo compulsivo de su carácter que él escuda en ser un "perfeccionista"; otros rasgos que se muestran sin pudor alguno son su egolatría —algo que, precisamente por egocentrismo, parece no molestarle mostrar, al final de cuentas esta es su serie y en ella se cuenta lo que él quiere—, así como elementos obvios que ya se sabe que ostenta, como su pedantería, su clasismo, su promiscuidad sexual, su total falta de compromiso, incluyendo el traicionar a quienes lo aman sinceramente —sus hermanos, Érika (hoy Issabela) Camil, el Doc, Alejandro Asensi e incluso su propia hija, Michelle—, amén de ser una persona incapaz de tolerar los errores de los demás (salvo con el defraudador, al que de un plumazo echó de su compañía), aunque es muy indulgente consigo mismo, al punto de la irresponsabilidad.

Así pues, es posible que hayamos aprendido —aunque de un modo muy ambiguo— algo más acerca de Luis Miguel, si bien, como todo lo que se ha visto en esta serie, va filtrado por él; por lo mismo, no se puede afirmar "Luis Miguel es/fue alcohólico", porque esto es algo que nos muestra, pero al mismo tiempo se cuida de no reconocerlo como para poder ser señalado: es una conclusión a la que debe llegar el espectador, pero el objeto de su obsesión —y vaya que Luis Miguel es eso para centenas de miles de personas—, mas éste es incapaz de comprometerse con ellos para decir la verdad: algo que es, finalmente, la característica que mejor lo define.

Su padre le construyó una leyenda en torno a su impresionante y avasallador talento, a base de mentiras —empezando por el hecho de haber ocultado que nació en Puerto Rico y no en Veracruz—, medias verdades y mucho esfuerzo (eso habría que reconocerle a ese sujeto). Creció (y probablemente aún está) convencido de que el mundo gira a su alrededor y de que su existencia es terriblemente importante y crucial para el universo. 

Ahora él hace lo mismo con esta serie, así que en el análisis final, solo sabemos de Luis Miguel, lo que él ha querido que sepamos... y con toda honestidad, no da para mucho.

MÁS HISTORIAS QUE TE PUEDEN INTERESAR:

EN VIDEO: Luis Miguel, el mexicano más escuchado en el mundo

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.