Anuncios

Nathalie Baye: sus malas notas en el colegio, su actuación en los clásicos de Truffaut y su deseo para la Argentina

Nathalie Baye, distinguida en España
Nathalie Baye, distinguida en España

VALLADOLID.- “Oh, Buenos Aires, qué fantástico. ¿Pero usted vive aquí o allí? ¡Suerte con las elecciones!”, dice con la sonrisa que la hizo famosa en el cine internacional Nathalie Baye al ser saludada por LA NACION en el Salón de los Espejos del neoclásico Teatro Calderón, joya arquitectónica de la ciudad de Valladolid inaugurado en 1864 con El alcalde de Zalamea, de Calderón de la Barca. Tan ecléctica como la arquitectura del edificio que hoy la cobija es la trayectoria de la actriz francesa nacida en Mainneville, de la región de la Alta Normandía, y que se acercó a la localidad española que celebra la Seminci, la Semana Internacional de Cine de Valladolid, para recibir una de sus prestigiosas Espigas de Honor por su enorme trayectoria. Baye, de 75 años, alcanzó fama internacional de la mano de Francois Truffaut en 1978 cuando protagonizó La habitación verde.

Nathalie Baye interpreta a la script girl que vela por la continuidad en el rodaje en La noche americana; fue su primera colaboración bajo la dirección de Truffaut con quien regresaría como protagonista en La habitación verde (1978).
Nathalie Baye interpreta a la script girl que vela por la continuidad en el rodaje en La noche americana; fue su primera colaboración bajo la dirección de Truffaut con quien regresaría como protagonista en La habitación verde (1978).

“He tenido muchísima suerte porque pude comenzar mi carrera como actriz con directores muy importantes como Truffaut. Yo no pensaba en el cine, había hecho teatro y danza clásica y fue una suerte y una casualidad porque el cine vino a mí. Gracias a él pude avanzar más rápido y aprender más rápido porque era una persona para quien sus proyectos eran muy importantes y eso nos alimentaba a nosotros también. Es una suerte realmente comenzar con un director tan interesante y que trabajaba de esa forma. El trabajo es un componente importante pero la suerte también”, dice Nathalie sobre esos comienzos en los cuales se involucró directamente en el cine con el nombre fuerte de la Nouvelle Vague, en un momento clave del cine francés desde títulos como La noche americana, añadiendo en aquellos comienzos papeles de reparto en films de Robert Wise, Maurice Pialat, Claude Pinoteau, Alain Cavallier, Marco Ferreri o Claude Sautet.

Nathalie Baye junto a Francois Truffaut
Nathalie Baye junto a Francois Truffaut

“Al cine francés lo veo bien, sobre todo en su aspecto técnico y cuando se desarrollan proyectos importantes con una audacia que le brinda alas a los directores. Los franceses van mucho al cine, les gusta mucho el cine y estos últimos años ha habido películas buenas pero en lo más recientes, no tanto. Por ejemplo, recibí muchos guiones que no me han gustado, que no me daban ganas de entrar en esas historias. Entonces hay momentos muy buenos y otros no tanto, pero eso ocurre en todos lados”, considera.

Nathalie vuelve a agradecer la trayectoria coronada con el premio de la Seminci: es un halago que la remonta a su infancia, cuando era tremendamente soñadora pero tenía muy malas notas. En la rueda de prensa, el nombre de Truffaut se repite una y otra vez, considerando además que trabajó en tres películas dos de las cuales también fueron actuadas por el director: “La primera vez en la cual trabajamos juntos estaba aterrorizada, y sentía que estaba en una situación catastrófica. Tenía mucho miedo de terminar hablando como él porque es algo que, a veces, hago que es terminar hablando con el mismo acento que la gente con la que trabajo. Se lo dije. Me miró con los ojos abiertos, asombrado, pero después pudimos trabajar muy bien e hizo de mi debut con él algo muy fácil. Es algo curioso, trabajar con un actor que a la vez es realizador, y creo que él no lo decía pero le gustaba mucho ser actor”, dirá Baye sobre esos comienzos que hoy desde la cronología de los nombres, impacta.

A Nathalie Baye se la pudo ver hace pocos meses poniendo en problemas a los Crawley en la última película inspirada por Downton Abbey
A Nathalie Baye se la pudo ver hace pocos meses poniendo en problemas a los Crawley en la última película inspirada por Downton Abbey

Desde la retrospectiva, sus trabajos en Atrápame si puedes o Una relación particular, la hicieron merecedora de la celebración crítica y del reconocimiento de un público distinto, que no había tenido conciencia de su prominente lugar en la historia del cine. “No sabría como responder sobre la película de Frederic Fontaine, aunque hoy parezca una mujer vieja a la que se le olvida el nombre del director. No sé si habrá habido un antes y un después. Es una película muy buena, sí. Sé que me gustó mucho hacerla y que es una película buena pero que debo volver a verla cuando regrese a París. Sí que era chocante el título”, dirá Nathalie sobre Una relación pornográfica, el título original de la película de Fontaine pero, rápidamente, le cuentan que en España y en diferentes países del mundo como en la Argentina a esa historia de una pareja que se conoce a través de un anuncio de contactos para mantener una relación exclusivamente corporal se la conoció como Una relación particular: “El título en español es más dulce”, dirá sobre el film que protagonizó junto a Sergi López y le brindó la Copa Volpi a la mejor actriz en el Festival de Venecia y que se añade a trabajos para Jean-Luc Godard (Salve quien pueda la vida), Claude Goretta (Una muchacha de provincia); Jean-Louis Comolli (La senda roja), Steven Spielberg (Atrápame si puedes), Claude Chabrol (La flor del mal), Xavier Dolan (Lawrence, de todas formas), hasta la reciente Downton Abbey: una nueva era, de Simon Curtis, donde encarnó a la hostil marquesa Montmirail, quien custodia una extraordinaria residencia junto al mar de la costa francesa que de improviso hereda Lady Violet, condesa de Grantham (o sea, Maggie Smith).