Anuncios

'Oppenheimer' esconde un pequeño paso histórico en el cine de Christopher Nolan

Florence Pugh como Jean Tatlock y Cillian Murphy como J. Robert Oppenheimer en 'Oppenheimer', escrita, producida y dirigida por Christopher Nolan. © Universal Pictures. All Rights Reserved.
Florence Pugh como Jean Tatlock y Cillian Murphy como J. Robert Oppenheimer en 'Oppenheimer', escrita, producida y dirigida por Christopher Nolan. © Universal Pictures. All Rights Reserved.

Por Miguel Ángel Pizarro.- Christopher Nolan será un director alabado por la crítica y público por igual, sin embargo, desde que nos sorprendió con Memento en año 2000, su cine arrastró un agujero del que no terminaba de salir. Ni con Batman inicia, El origen o Tenet (y mucho menos Dunkerque). Les hablo de la ausencia de personajes femeninos con peso en sus historias. Es decir, mujeres construidas en papel con la intención de que fueran algo más que una mera contraparte masculina. Esto quedó muy claro en Tenet, el anterior trabajo del cineasta británico. De ahí que muchos estuviéramos pendientes por descubrir cómo el director iba a retratar a las mujeres en Oppenheimer.

Y ya podemos decir que se trata de un paso hacia delante.

La principal diferencia es que estamos ante un biopic sobre el físico teórico J. Robert Oppenheimer, considerado el creador de la bomba atómica. En la cinta, hay dos personajes femeninos que destacan sólidamente: Kitty Oppenheimer (interpretada por Emily Blunt) y Jean Tatlock (Florence Pugh). La primera fue la esposa del protagonista, bióloga de profesión; mientras que la segunda fue amante de Oppenheimer, psiquiatra, física y miembro del Partido Comunista.

Los cinéfilos confiábamos en que el hecho de que ambos personajes fuesen históricos obligaría a Christopher Nolan a profundizar de una manera diferente con ellos. Y así lo hizo, pero a través de un personaje en particular.

Emily Blunt como Kitty Oppenheimer en 'Oppenheimer', escrita, producida y dirigida por Christopher Nolan. (© Universal Pictures. All Rights Reserved.)
Emily Blunt como Kitty Oppenheimer en 'Oppenheimer', escrita, producida y dirigida por Christopher Nolan. (© Universal Pictures. All Rights Reserved.)

Primero toca aclarar que no estamos ante una revolución femenina. Es más, la representación femenina continúa siendo una cuenta pendiente en la filmografía del inglés donde los hombres son los líderes de cada historia. Y los secundarios -hasta la llegada de Oppenheimer- también. Sin embargo, sí que vemos un progreso notable respecto a las mujeres representadas en títulos anteriores.

En esta ocasión, ninguna queda plasmada como una de las peores muertes del cine -como la de Marion Cotillard en Batman: El caballero de la noche asciende- o siendo tan prescindible como fue Elliot Page en El origen. Tampoco pasan a ser el adorno de la historia como fue Anne Hathaway en la piel de Catwoman, ni son los complementos del drama principal como fueron los sufrimientos de Jessica Chastain y la propia Hathaway, de nuevo, en Interstellar. En la película tenían peso de sobra pero la trama central y la emoción principal era la que vivía Matthew McConaughey.

Sin embargo, Oppenheimer consigue marcar una clara diferencia y gracias al papel de Emily Blunt.

El autor Gale Simone se refirió a los papeles femeninos nolanianos como "mujeres en la nevera", un tipo de personaje que es asesinado o herido con el propósito de motivar al papel principal masculino y avanzar su historia. Esa premisa se vio en Memento, El gran truco, El origen y El caballero de la noche, donde el interés amoroso sufría un dramático destino. En otros casos, como el de Tenet, el personaje encarnado por John David Washington no estaba relacionado sentimentalmente con el de Elizabeth Debicki, pero la trama se encargaba de relacionarnos a través de una faceta de mujer-víctima que obtuvo sus propias críticas.

Con Oppenheimer, lo más cercano a esa 'mujer en la nevera' sería el papel de Florence Pugh. Jean Tatlock era psiquiatra y física, dos profesiones que no son relevantes en el filme. Su papel es ambivalente, quiere tener una relación sentimental con Oppenheimer pero puede verse que es una persona emocionalmente inestable. Tales fueron sus demonios internos, que se suicidó en 1944 a la edad de 29 años.

Dado que la película está enfocada en plasmar el punto de vista del físico teórico, es lógico que Nolan no ahonde en este personaje, aunque hubiera sido interesante. Podría haber profundizado en sus complejidades vitales y su faceta activista, en lugar de solamente servir como objeto de deseo del personaje de Cillian Murphy.

Emily Blunt como Kitty Oppenheimer y Cillian Murphy como J. Robert Oppenheimer en 'Oppenheimer', escrita, producida y dirigida por Christopher Nolan. © Universal Pictures. All Rights Reserved.
Emily Blunt como Kitty Oppenheimer y Cillian Murphy como J. Robert Oppenheimer en 'Oppenheimer', escrita, producida y dirigida por Christopher Nolan. © Universal Pictures. All Rights Reserved.

Sin embargo, es a través del papel de Kitty que Nolan muestra una mayor evolución respecto a sus personajes femeninos.

Kitty es un ama de casa en contra de su voluntad. Bióloga de profesión, Nolan la representa como una mujer de carácter, compleja y lejana a la imagen de la época de esposa perfecta. Tampoco se frena a la hora de plasmar sus problemas con el alcohol y exponer la depresión posparto que sufrió con su primer hijo. En otras palabras, el papel de Emily Blunt no se queda en la posición de personaje secundario cuya única labor es acompañar el viaje del protagonista. Sino que tiene sus propios matices y debilidades, y a pesar de no estar en escena todo lo que nos gustaría, su personaje deja huella gracias a la construcción y talento que la actriz aporta a la gran pantalla.

Otro punto que diferencia al personaje del resto de mujeres del cine de Nolan es su carácter curtido. Estamos ante una mujer que no se deja amedrentar. En el momento en que es interrogada por la CIA por las actividades de su marido, sabe torear cada una de las preguntas, siendo el único personaje que lo consigue.

La propia actriz incluso defendió su rol por encima de las críticas que persiguen al director, asegurando que su personaje “es uno de los mejores papeles que alguien ha escrito para mí”. “No es que él la haya escrito para mí, pero escribió una parte exquisita que tiene muchas capas. Aunque ella no es una gran parte [de la historia[, tiene un gran impacto”, dijo a Games Radar.

LONDRES, INGLATERRA - 13 DE JULIO: (L-R) Emily Blunt, Cillian Murphy y Florence Pugh asisten al estreno británico de
LONDRES, INGLATERRA - 13 DE JULIO: (L-R) Emily Blunt, Cillian Murphy y Florence Pugh asisten al estreno británico de "Oppenheimer" en Odeon Luxe Leicester Square el 13 de julio de 2023 en Londres, Inglaterra. (Foto de Gareth Cattermole/Getty Images)

“Cuando lees sobre ella en el libro, dicen que 'Kitty no hablaba de cosas triviales, solo hablaba mucho', lo cual es muy simbólico del personaje. Realmente recuerdo haber leído eso y haber pensado, 'eso es todo, ella es muy clara'. Por lo general, creo que las mujeres en las películas tienen que ser bastante simpáticas y cálidas, pero ella no era ninguna de esas cosas, y él [Nolan] no tenía miedo de eso y la escribió como tal”, sentenció para luego asegurar que amó interpretar a dicho personaje.

A su vez, Christopher Nolan se encarga de realizar una severa crítica hacia el papel de las mujeres en la realidad de Oppenheimer, y lo hace representando la amargura de Kitty por no haber podido ejercer su profesión. Su carácter fuerte es la principal diferencia respecto a las anteriores mujeres nolanianas, siendo la más diferente y un ejemplo de avance en su filmografía. Lo es porque no cumple como mera secundaria a merced de la historia de su compañero, sino que su propia historia tiene peso suficiente como para ser contada. Tampoco es una femme fatale, ni muere para satisfacer el drama del protagonista ni es herida para impulsar la historia. Emily Blunt brilla aunque sea por poco tiempo.

Este artículo fue escrito en exclusiva para Yahoo en Español por Cine54.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Robert Downey Jr. confiesa que 'Oppenheimer' es la mejor película en la que ha participado

'Interstellar' y el truco casi imperceptible que define por qué es un clásico moderno

¿Por qué era importante que Japón no apareciese en ‘Oppenheimer’?

'Barbie' no se puede comparar con las historias que creábamos jugando con la muñeca