Anuncios

La película de Hollywood que muchas personas jamás llegarán a ver

AUSTIN, TEXAS - 13 DE MARZO: Richard Linklater asiste al estreno de
AUSTIN, TEXAS - 13 DE MARZO: Richard Linklater asiste al estreno de "Apollo 10 1/2: A Space Age Childhood" durante la Conferencia y Festivales SXSW 2022 en The Paramount Theatre el 13 de marzo de 2022 en Austin, Texas. (Foto de Rich Fury/Getty Images para SXSW)

Cuando Hollywood anuncia el desarrollo de una película o confirma que tu serie favorita tendrá otra temporada, por lo general, sabemos que tendremos que ejercer nuestra paciencia durante u tiempo. A veces un año o dos (cómo olvidar los dos años que pasamos esperando en ascuas el final de Juego de Tronos). Si bien existen proyectos que se anuncian, ruedan y estrenan a una velocidad pasmosa, son una minoría que responde al empujón mediático de los fenómenos de turno (o a la conocida rapidez sobrehumana de Ridley Scott con sus rodajes). Es decir, lo normal es que nos toque esperar. Pero no tanto como pretende Richard Linklater con su próxima película.

Después de desarrollar la trilogía 'Antes' durante 18 años, con historias que transcurrían durante un solo día pero entrelazaban los entresijos de una relación adulta, el director texano sorprendió al mundo en 2014 con Boyhood. La rodó durante 12 años, captando el crecimiento físico de sus protagonistas -Ellar Coltrane, Patricia Arquette y Ethan Hawke- dentro de una historia de madurez y desarrollo personal en la piel de un niño con padres divorciados. Comenzó el rodaje en 2002 sin el guion terminado, reuniéndose de nuevo con todo el equipo durante tres días, una vez al año, para filmar las escenas siguientes. El resultado fue una obra ejemplar de honestidad dramática y narrativa aplaudida por la crítica y ganadora del Óscar a la Mejor Actriz Secundaria para Arquette.

Linklater empezó el proyecto con 42 años pero era consciente de que nadie vive para siempre, así que le encomendó a su amigo y colaborador habitual, Ethan Hawke, que se ocupara de terminarla si le pasaba algo (Conan O’Brien, 2014). Sin embargo, a sus 62 primaveras se embarca en un proyecto más ambicioso que pretende rodar durante los próximos 20 años. Es decir, necesita vivir hasta pasados los 80 si quiere ver la película terminada y estrenada en 2043. Y si bien él está dispuesto a asumir el riesgo, esta noticia esconde otra realidad paralela: esos espectadores que siguen sus preciosas obras cinematográficas, o que sientan curiosidad por descubrir el trabajo final pero que, por edad o golpes del destino, no llegarán a verla.

Merrily We Roll Along es un proyecto ambicioso como pocos. Se trata de una adaptación del musical de 1981 compuesto por Stephen Sondheim que pretende rodar reuniéndose con el equipo cada dos años. Ya completó el rodaje de una secuencia, el número musical ‘Our Time’, aunque lo tuvo que filmar dos veces después de reemplazar al actor original, Blake Jenner, con el chico de moda, Paul Mescal (Normal people, nominado al Óscar por Aftersun).

El musical cuenta su historia en orden cronológico inverso a lo largo de 20 años, centrándose en las peripecias del productor de cine Franklin Shepard (Mescal) tras abandonar a sus amigos mientras se mueve por Hollywood. Una vez más, Linklater quiere honestidad brutal ante las cámaras y prefiere exponerse a los riesgos del paso del tiempo que recurrir a prótesis, maquillaje de envejecimiento o efectos especiales. Y no es que quiera ser pesimista, pero nadie está exento de las vueltas de la vida. Nadie tiene una bola de cristal que nos asegure que vamos a vivir 20 años más, por eso, este proyecto se antoja como un riesgo importante que, de golpe y sin aviso, puede derrumbarse. Y el propio director lo reconoce. “Estoy tentando al destino, porque soy mucho mayor que cuando comencé Boyhood. Voy a tener 80 años para cuando este termine” dijo a The Guardian recientemente.

Sin embargo, Richard Linklater prefiere ser positivo y, en cierto modo, pide a su público mayor que haga lo mismo. Lo que sí siento es cuando las personas mayores, quizás llegando a los 80, se acercan y me dicen: ‘Oh, espero estar vivo cuando salga’”, dijo Linklater a Indiewire. “Alguien en esa escala de edad… Puedo ver cómo las tablas actuariales dicen que puede o no estar presente para experimentar la película final. Pero, francamente, estoy en el mismo barco, así que les digo: ‘No se descarten. Todo estamos llegando’”.

Evidentemente, al contar con un actor de moda como Paul Mescal, este proyecto es más apetecible de lo que parece a primera vista. Su fama y estatus ha subido como la espuma tras su nominación al Óscar y fichaje para la secuela de Gladiador, lo que hace que 20 años parezcan una verdadera eternidad. Sin embargo, si queremos verla, habrá que mantenerse saludables y ser tan positivos como Linklater.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Warner Bros expande la franquicia de Harry Potter, ¿qué nuevas atracciones habrán?

James Cameron y cuando la burbuja de ganador del Óscar explotó en su cara

Gene Hackman cumple el propósito que lo llevó a abandonar Hollywood a los 93 años

Katharine Hepburn rompió los moldes de Hollywood y se hizo leyenda