Anuncios

El poder de Tom Cruise llega hasta las comedias de Hollywood

Richard Curtis le pidió permiso para incluirlo en una broma de su nueva película

El poder de Tom Cruise en Hollywood queda reflejado en el permiso que le pidió Richard Curtis para hacer una broma con su nombre en su nueva película. (Foto de Mike Coppola/WireImage)
El poder de Tom Cruise en Hollywood queda reflejado en el permiso que le pidió Richard Curtis para hacer una broma con su nombre en su nueva película. (Foto de Mike Coppola/WireImage)

¿Quién es la estrella de cine definitiva del Hollywood moderno? La respuesta dependerá del fanatismo y predilección de cada uno pero, si me preguntan a mí, es solo una: Tom Cruise. El actor, productor y provocador profesional de los límites del cine de acción se ha labrado una carrera que no necesita de su vida personal, intimidades ni relaciones amorosas para llamar la atención del público. No se deja ver en las galas de la industria con frecuencia y, cuando lo hace, todo Tinseltown se lanza a sus pies (como pasó en el almuerzo de nominados a los Oscar a comienzos de año, donde no solo fue el protagonista absoluto, sino que Steven Spielberg le dijo que había “salvado el culo de Hollywood” con Top Gun: Maverick).

Su posición está sellada por el éxito en taquilla, la fidelidad del público y la visión de su carrera, pero lo que no sabíamos es que su poder fuera tan grande que afecta hasta las comedias de Hollywood. Así lo dejó entrever Richard Curtis, el guionista de Un lugar llamado Notting Hill y El diario de Bridget Jones, al revelar que tuvo que pedirle permiso para incluir una broma sobre Misión Imposible en su nueva película.

El director y guionista británico fue el encargado de escribir el guion de Genie, la nueva comedia protagonizada por Melissa McCarthy que se estrenó en la plataforma Peacock de Estados Unidos el 22 de noviembre. “Definitivamente teníamos que preguntarle”, explicó a People. “Quiero decir, le preguntamos a través de su gente. Tengo la suerte de conocer un poco a Tom. Él siempre ha sido muy dulce conmigo. Trabajamos en una película por un tiempo, pero que no sucedió”.

Tom Cruise sería el ejemplo moderno de la 'estrella de cine' en su concepto más tradicional. (Foto de Aaron Davidson/Getty Images for Paramount Pictures)
Tom Cruise sería el ejemplo moderno de la 'estrella de cine' en su concepto más tradicional. (Foto de Aaron Davidson/Getty Images for Paramount Pictures)

Genie es un remake de la TV-Movie británica Bernard y el genio (1991) -que también escribió Curtis- sobre un genio llamado Flora que descubre con alegría las herramientas de la vida moderna como ir de compras, pizza, Spotify y… el cine de acción de Tom Cruise. En una de las secuencias de la película, Flora llega hasta un cine en el centro de Nueva York. “No tengo idea de lo que es una película pero me encantaría ver una, creo”, dice el personaje antes de asistir a la proyección de Misión Imposible: Repercusión.

“Es rápido, es muy, muy rápido”, dice el personaje según EW,sorprendida durante la secuencia donde Tom Cruise corre y salta por los rascacielos de Londres. Más tarde, Flora ve la película original de Top Gun y adorna una pared con fotos del actor. Tal y como hicieron muchos espectadores en 1986.

“No sé si es un favor hacia Melissa, hacia mí o si alguien en la sala de correo dijo: "Esto suena bien". Pero significa que después de todos estos años, por fin he hecho una película de Tom Cruise”, dijo Richard Curtis.

Lo curioso de esta historia es que no parece tratarse de una broma que necesitara de permiso explícito. Al contrario, resulta evidente que se trata de un homenaje a Tom Cruise y su posición como súper estrella del séptimo arte. Después de todo, si una película necesita construir una historia donde un personaje descubre el poder del cine y el magnetismo de una estrella, entonces Tom Cruise es el candidato perfecto que refleja el concepto. Tal vez Richard Curtis tuvo que pedir permiso por tratarse de una referencia específica hacia la saga más preciada de Tom Cruise, y para evitar cualquier tipo de animosidad con una figura tan poderosa de Hollywood. Sin embargo, si le pidieron permiso para hacer una broma sobre su posición como estrella de cine, entonces estarían reflejando ese poder del actor que hasta para rendirle homenaje le piden permiso.

Curiosamente, Curtis ya había intentado incluir una broma sobre Tom Cruise en el pasado pero no llegó a incluirla. Fue en la película Yesterday (2019) dirigida por Danny Boyle, donde un músico se despertaba en un mundo donde Los Beatles nunca habían existido (y aprovechando las circunstancias imita sus canciones y arrasa). Según contó el guionista a The Huffington Post en 2019, había escrito una escena en donde Jack (Himesh Patel) descubría mientras miraba un iPad que la carrera de un actor también había desaparecido. “Veía que Misión Imposible estaba protagonizada por Jared Leto en lugar de Tom Cruise”, contó. “Esa [broma] no pasó”.

TOM CRUISE, EL EJEMPLO DE LA SÚPER ESTRELLA DE CINE

La noción de lo que significa el término ‘estrella de cine’ cambió mucho en los últimos tiempos. La moda de las redes sociales hizo desaparecer el misticismo que solía convivir con la idea de lejanía inalcanzable que rodeaban a las movie stars. Podría nombrar a Cary Grant, Marilyn Monroe, Marlon Brando, Grace Kelly, Clark Gable o Audrey Hepburn, figuras que, en décadas pasadas, protegían su simple mortalidad y privacidad con ayuda del glamour y los personajes que creaban de cara al público. Se convertían en leyendas rodeadas de un aura privilegiada que las transformaba en figuras inalcanzables. A nivel cultural, eran estrellas que vivían en un plano paralelo al resto de mortales.

Sin embargo, en la actualidad, el significado está asociado a seguidores de Instagram, a la influencia en la conversación social, la venta de productos, afiliaciones con marcas y popularidad comercial. Ahora, las estrellas nos adentran en sus casas a través de ‘stories’, nos muestran sus caras lavadas mientras nos enseñan sus rutinas de belleza o nos llevan hasta sus cocinas para enseñarnos recetas. Hoy en día, la popularidad está asociada a la exposición máxima de la privacidad, adentrando a los seguidores a sus viajes, detalles tras bambalinas y exposición de ideas.

El lujo sigue estando. Después de todo, son estrellas de cine que ganan fortunas con sus trabajos, pero el misticismo que los arropaba como si fueran personajes inalcanzables ha desaparecido. A excepción de Tom Cruise.

No sabemos absolutamente nada de su vida privada (solo rumores) y aun así, tiene a gran parte del público y la industria en el bolsillo. No publica nada en redes sociales que no tenga que ver con sus estrenos. Ni sus ideas, opiniones ni nada que se le parezca. Mucho menos detalles íntimos de su casa, viajes o vida personal. Quizás porque aprendió la lección después de la debacle mediática que supuso su declaración de amor hacia Katie Holmes en el sofá de Oprah, y la curiosidad informativa en torno al divorcio consecuente. En su lugar, ha centrado su imagen pública en su posición como estrella del cine de acción, promocionando su ‘marca’ como experto en secuencias de riesgo, animando al público a ver qué locura hará en su próxima película.

Y sigue convocando a la audiencia en masa a través del peso de su nombre, estilo, locuras extremas y una relación forjada a lo largo de cuatro décadas sin entrar en el juego mediático moderno.

Este artículo fue escrito en exclusiva para Yahoo en Español por Cine54.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Tom Cruise revela cómo rompe la dieta en el cine

'Rápidos y furiosos' tuvo que copiar a Tom Cruise para triunfar

El otro motivo de Tom Cruise que lo llevará a superar el riesgo en 'Misión Imposible 8'

Cuando Tom Cruise transformó una película mala en un clásico sin retorno