¿Prótesis de senos después de los 50? Totalmente sí. Esto es lo que debes saber

Erika Buenfil confesó recientemente que se había operado los senos para cambiarse las prótesis, con lo cual celebra su cumpleaños 59 en Instagram. (Photo credit should read Carlos Tischler/ Eyepix Group/Future Publishing via Getty Images)
Erika Buenfil confesó recientemente que se había operado los senos para cambiarse las prótesis, con lo cual celebra su cumpleaños 59 en Instagram. (Photo credit should read Carlos Tischler/ Eyepix Group/Future Publishing via Getty Images)

La simpática actriz mexicana Erika Buenfil confesó recientemente que se había operado los senos. “¡Ya me atrevo a usar escotes! reveló con alegría en una publicación en vivo que hizo en su cuenta de Instagram. Resulta que la también conductora decidió cambiar las prótesis de senos y comunicarlo como parte de su celebración de cumpleaños 59, puesto que las anteriores presentaban una callosidad por estar muy adheridas a la piel.

Aunque no era un diagnóstico peligroso, Buenfil compartió que su médico recomendó cambiarlas, y aunque se ve estupendamente bien y aprovecha esta comunicación para incentivar a las mujeres a hacerse sus chequeos de salud con regularidad, nos hace pensar en que, para muchas personas, las operaciones estéticas de senos ya no deberían hacerse después de cierta edad porque no es apropiado o ya se nos pasó el tiempo.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El hecho es que no existen razones claras que respalden la negativa de recibir una operación estética relacionada con la edad. El doctor Jaime Garcia Pérez, médico especialista en cirugía plástica reparadora y estética, dice que las mujeres pueden hacerse cualquier tipo de intervención en los senos, aunque las más comunes son la reconstrucción, aumento y elevación para recuperar firmeza y sentirse a plenitud con el tamaño ideal.

“Es importante saber que la edad no es un impedimento para llevar a cabo una cirugía de mama ya que los requisitos para esta intervención son los mismos para todas las pacientes independientemente de los años que tengan”, dice el experto.

De hecho, el especialista afirma que es frecuente que mujeres entre los 50 y los 70 años de edad recurran a consulta en busca de un procedimiento estético relacionado con las mamas, pues esta parte del cuerpo realza la figura y fortalece su confianza. Pero además, hay que decir que aunque la mujer haya sido operada en el pasado y tenga sus prótesis, es posible que luzcan diferentes por el paso del tiempo.

Es frecuente que las mujeres de 50, 60 y 70 años recurran a procedimientos estéticos relacionados con las mamas, pues esta parte del cuerpo realza la figura y fortalece su confianza. (Getty Creative)
Es frecuente que las mujeres de 50, 60 y 70 años recurran a procedimientos estéticos relacionados con las mamas, pues esta parte del cuerpo realza la figura y fortalece su confianza. (Getty Creative)

Los doctores Roser García Avellana y Luis Miranda Gómez dicen que en el envejecimiento de los senos operados intervienen varios factores que tienen que ver con los cambios naturales de la persona, como el embarazo, la lactancia, y también la oscilación del peso corporal, el tono muscular, el tamaño de las prótesis, la posición en que se hayan implantado, entre otros que influyen en el aspecto del pecho, con lo cual es totalmente normal que se quieran cambiar aunque no sea una urgencia, y además, los resultados suelen disimular el envejecimiento de la zona y evita la caída posterior.

Ventajas de atreverse

Para muchas mujeres que ya pasaron por una operación de senos, puede sonar a tortura tener que volver a pasar por la dolorosa recuperación, pero en una segunda intervención este proceso es mucho más rápido y llevadero. Adicionalmente las mujeres mayores de 50 están en equilibrio con su propia seguridad, se conocen, saben cómo disfrutar y lo que quieren e incluso viven su sexualidad con mayor plenitud.

Esto quiere decir que quieren verse bien para ellas, más que para los demás, tienen mayor autoestima y, según el doctor García Pérez, buscan elegir prótesis de aspecto más natural, estilizado, del tamaño que las hace sentir cómodas en equilibrio con su figura. Las únicas condiciones, en caso de que sea su primera intervención o sea un cambio de prótesis, es que tengan un buen estado de salud y seguir al pie de la letra las indicaciones del especialista.

Después de los 50 años de edad, las mujeres tratan de elegir prótesis de aspecto más natural, del tamaño que las hace sentir cómodas en equilibrio con su figura. (Getty Creative)
Después de los 50 años de edad, las mujeres tratan de elegir prótesis de aspecto más natural, del tamaño que las hace sentir cómodas en equilibrio con su figura. (Getty Creative)

Tres mitos frecuentes sobre la cirugía de senos

Sea la primera vez que nos sometemos a una cirugía de aumento de pecho, o sea un cambio de prótesis, los mitos abundan en la sabiduría popular con relación a estas operaciones. El doctor Ignacio Laloumet, de Clínica FEMM, explica algunos de los más frecuentes

Es normal perder la sensibilidad del pezón o del seno

El experto asegura que esto no ocurre en la mayoría de los casos y que depende mucho de la técnica que se emplee. “Generalmente, colocamos la prótesis por debajo del músculo y la grasa del pecho, así que la pérdida de sensibilidad es muy reducida”.

Sí puede verse algo afectada tras la cirugía, pero se recupera progresivamente con el paso de los meses”, dice y agrega que, en efecto, perder la sensibilidad en el área del pezón es de las dudas más comunes de las pacientes. Esto puede ocurrir si “el cuarto nervio intercostal se ve afectado durante la operación, por eso es importante acudir siempre a un cirujano plástico experto en aumento de pecho”.

Las cicatrices se relacionan al tipo de técnica que se utilice para la intervención quirúrgica. (Getty Creative)
Las cicatrices se relacionan al tipo de técnica que se utilice para la intervención quirúrgica. (Getty Creative)

Las cicatrices son notorias

El doctor Laloumet dice que esto también depende de la técnica utilizada en cada paciente y esto se determina según sus necesidades. Si la cirugía se practica por la vía axilar, es más fácil ocultar la cicatriz, mientras que si se realiza de forma periareolar, puede que sea más visible pero se disimula por la diferencia de color entre la mama y la aerola.

No se puede viajar en avión porque se dañan los implantes

El médico explica que esto es completamente falso. Los cambios de presión que se producen durante un vuelo no son suficientes para romper o dañar las prótesis, sin embargo destaca que es importante seguir las indicaciones de los especialistas en cuanto a reposo y al tiempo prudencial para viajar, que puede ser de dos semanas después de la operación.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

8 claves para mejorar tu relación con tu sujetador