Anuncios

El trauma de Ed Harris tras estar a punto de morir en el rodaje extremo de un clásico de los '80

Su enfado con el director lo llevó a renegar de esta película durante años

El actor Ed Harris, quien vivió una de las peores experiencias de su carrera rodando 'El secreto del abismo' junto a James Cameron. (Foto de Peter Sabok/COOLMedia/NurPhoto via Getty Images)
El actor Ed Harris, quien vivió una de las peores experiencias de su carrera rodando 'El secreto del abismo' junto a James Cameron. (Foto de Peter Sabok/COOLMedia/NurPhoto via Getty Images)

Cuando los directores buscan películas extremadamente realistas y espectaculares a veces recurren a técnicas descabelladas que incluso ponen en peligro a los actores. Fue justo lo que le ocurrió a Ed Harris cuando trabajó con uno de los grandes maestros de Hollywood en uno de sus clásicos de los '80s. Un cineasta que no ha parado de sumar éxitos en su trayectoria pero que en aquella ocasión, cuando todavía estaba en su primera década de carrera, llegó a poner a todo un equipo frente a la vida y la muerte.

Hablo de James Cameron y El secreto del abismo, la que fue la segunda experiencia acuática del director tras Piraña 2 y su primer gran rodaje submarino, para el que optó por rodar en tanques enormes de agua y a gran profundidad con los riesgos que esto conlleva. En concreto, mandó situar los sets en las instalaciones abandonadas de la central nuclear de Cherokee, en Carolina del Sur, con las piscinas colocadas en la enorme estructura de un reactor de más de 70 metros de ancho y 25 de altura.

Teniendo en cuenta que hablamos del responsable de Avatar: El camino del agua, hoy sería impensable que una figura de su nivel pecara de inexperto y rodara en condiciones peligrosas, pero en 1989, cuando todavía no se había enfrentado a un rodaje acuático de estas dimensiones, su aspiración de ofrecer el mayor realismo y grandilocuencia casi acaba con la vida de actores como Ed Harris. De hecho, fue tal el infierno vivido en el set, que el actor estuvo años guardando rencor a Cameron y se negó a recordar su experiencia en la película.

El complejo final bajo el agua de 'El secreto del abismo'

Como bien contó durante la rueda de prensa de El secreto del abismo en 1989 (a través de The Telegraph), la mayor negligencia ocurrió durante la grabación del clímax final. En la cinta asistíamos al encuentro de científicos y fuerzas del ejército con vida extraterrestre en el océano, lo que desata un conflicto sobre cómo sobrellevar la situación que, en última instancia, terminaba con el personaje de Harris en lo más hondo de una fosa intentando desactivar una bomba. La escena se podría haber rodado en una pequeña piscina que simulara lo lóbrego de este ambiente, pero James Cameron se empeño en llevar al actor a más de 10 metros de profundidad para conseguir más realismo.

A tal profundidad cualquier error podría ser mortal, lo que Ed Harris comprobó en sus carnes cuando se dio cuenta de que tenía mal colocada la boquilla por donde aspiraba el aire y de que entraba agua en sus pulmones. “Por un breve segundo pensé: ‘Esto es todo”, afirmó cuando fue preguntado por su experiencia en el set de El secreto del abismo, a lo que también respondió que esta cuestión es comparable a “preguntarle a un soldado cómo lo trataron en Vietnam”.

Por suerte, otro buzo pudo acercarse rápidamente hasta el lugar donde estaba el actor y colocarle su propio regulador de aire en la boca, lo que no debió de ser tarea sencilla a tal profundidad y con el complejo equipo que vestían para el rodaje de la escena. “Es muy fácil decir en tierra lo que vas a hacer. Cuando llegas allí, bajo 10 metros de agua, de repente las cosas no funcionan igual", continuaba. “Los peores momentos para mí fueron cuando me remolcaron con líquido subiendo por mi nariz y mis ojos hinchados”.

Retrato de James Cameron en 1989 durante la promoción de 'El secreto del abismo' (Foto: George Rose/Getty Images)
Retrato de James Cameron en 1989 durante la promoción de 'El secreto del abismo' (Foto: George Rose/Getty Images)

No fue el único que sufrió de las grandes aspiraciones y negligencias de Cameron. Como bien refleja un reportaje de 2010 de Total Film, sus compañeros de reparto, como Mary Elizabeth Mastrantonio o Michael Biehn, terminaron igual de enfadados con el director y vivieron la misma tensión en muchas de las escenas, que siempre se alargaban más de la cuenta debido a que nada salía según lo previsto. "Nunca empezamos ni terminamos ninguna escena en un solo día", destacaba la coprotagonista del film. De hecho, el alargar en exceso las grabaciones casi se lleva por delante la vida de James Cameron, quien tras despistarse y pasar más tiempo de lo previsto bajo el agua se quedó sin oxígeno y tuvo que ser rescatado por un buzo.

Además, nada más comenzar el rodaje se produjo una fuga y se derramaron más de 500 litros de agua de los tanques, a lo que se fueron sumando tormentas eléctricas, tuberías explotando y destrozos en el set por dejar el material expuesto al aire libre. “Parecían las Cataratas del Niágara”, contaba sobre este incidente inicial la productora Gale Anne Hurd, en aquel momento esposa de Cameron. "Llamamos a expertos en reparación de presas para que la sellaron sin que tuviéramos que drenar el tanque".

El trauma de este rodaje hizo que Ed Harris no quisiera volver a saber nada de esta película durante años, aunque el tiempo y el ver la calidad que alcanzó El secreto del abismo lo hizo cambiar de parecer. Eso sí, los traumas y el enfado de todo el equipo con James Cameron no los olvida. “Éramos conejillos de indias y en cierto modo Jim no estaba muy seguro de cómo iba a transcurrir todo esto”, contó en 2016 en una entrevista con EW donde eligió este título como uno de los imprescindibles de su carrera.

“En la escena del ahogamiento estaba gritándole que volviera y despertara mientras le abofeteaba en la cara. Vi que se les acabó la película en la cámara y nadie había dicho nada y Mary Elizabeth se levantó y dijo: '¡No somos animales!' y salió del set. ¡Me iban a dejar seguir dándole bofetadas!”, recordaba sobre el suceso.

Fue muy difícil, pero valió la pena, conocí gente genial. El secreto del abismo es una película realmente genial hasta los últimos 10 minutos, lo cual fue la gran decepción”, matizaba antes de aclarar que, al final, ya no guarda resentimiento alguno hacia Cameron. “Es un tipo increíblemente talentoso e inteligente. Años después del rodaje siempre es bueno verlo”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VÍDEO

Revela James Cameron experiencia cercana a la muerte

Bruce Willis casi perdió su papel más mítico por culpa de Frank Sinatra

El éxito de Angelina Jolie que condujo a Winona Ryder a revivir su peor trauma

Elvis Presley y la decisión arriesgada que hoy sería impensable en el cine