Anuncios

El truco que salvó el romance de 'Top Gun' y sus escenas más sensuales: nada es lo que parece

Si el clásico de Tom Cruise encandiló con su amor de película es por una solución que surgió de la necesidad

Tom Cruise y Kelly McGillis crearon la química de sus personajes en 'Top Gun' después de terminar el rodaje. (Foto de CBS via Getty Images)
Tom Cruise y Kelly McGillis crearon la química de sus personajes en 'Top Gun' después de terminar el rodaje. (Foto de CBS via Getty Images)

Por Teresa Aranguez.- En 1986 llegaba a la cartelera un clásico que se quedó para siempre. Esa joya de la corona en el cine fue Top Gun. Y no solo porque fue la película más vista ese año en cada rincón del globo terráqueo, sino por todo lo que dio de sí. Un joven Tom Cruise se abría paso en Hollywood para convertirse en todo un ídolo de masas. Las escenas mostrando su torso musculado y los momentos eróticos con su protagonista, Kelly McGillis, añadían el aura de galán romántico a esta joven promesa del celuloide. Unos besos que, sin embargo, esconden una historia menos bonita y mágica de lo que creímos.

Con frecuencia, cuando las escenas íntimas de una historia no funcionan, suele deberse a la falta de química o mala relación entre sus protagonistas. Pero este no fue el caso. Al contrario, ambos actores encajaron a la perfección y no hubo problema alguno de egos ni de conexión.

Sin embargo, ¿recuerdan la famosa escena a oscuras donde Maverick y Charlie tienen su primer encuentro amoroso? Seguro que lo primero que les viene a la mente es la tenebrosidad de las imágenes. No se les ven las caras, tan solo las siluetas. Uno pensaría que el equipo de producción y escenografía lo hizo a propósito para darle un ambiente más misterioso y romántico. Pero no.

El truco escondido en Top Gun

El resultado final no es, para nada, fruto de la creatividad ni de la magia del cine. No se hizo con el fin de añadir más sensualidad al asunto ni hacernos vibrar de emoción. Fue por pura necesidad para salvar a la película de un posible fracaso.

La razón por la que no se le ven las caras y solo se aprecian sus perfiles, la contó su protagonista femenina hace unos años, descubriendo así, la otra realidad del séptimo arte, una más cruda y menos ideal.

La película ya se había rodado y en su producción final esa escena no aparecía. “Nunca la hicimos”, explicó McGillis a Movie Talks de Yahoo en 2013. Cuando la cinta ya estaba terminada y editada, sus actores comenzaron otros proyectos. Sin embargo, Tom y Kelly recibieron una llamada urgente que les obligaba a volver a rodar varias escenas. “Habían hecho varios testeos de la película, y decidieron que era necesario añadirla. Así que nos llamaron”, explicó la actriz.

Parece que en las proyecciones de prueba, el público no había demostrado interés por la relación amorosa. Les faltaba ese encuentro romántico donde saltaran las chispas. Así que, tras escucharles, su director Tony Scott y el productor, Jerry Burckheimer, decidieron hacerles caso. Con lo que no contaban los responsables era con el 'problemita' que se iban a encontrar al reunir a los actores de nuevo.

McGillis acababa de empezar un proyecto nuevo, Made in heaven, donde había cambiado su imagen por exigencias del guion. Un look que nada tenía que ver con su imagen en Top Gun y al que no podía volver ya que estaba en pleno rodaje. “Mi pelo estaba mucho más largo y de color marrón… Estaba haciendo otra película y podía cortarme el cabello… Así que en la escena de amor, todo eran siluetas porque tenía el pelo marrón oscuro”, explicó de aquel incómodo momento que vivieron todos y al que se vieron obligados a encontrar una solución.

Y lo que hicieron fue ocultar su apariencia haciendo que el primer encuentro íntimo fuera en tinieblas. Pero, ojo, no fue la única escena que tuvieron que sumar a la película. Al público testeado le había faltado más interacción entre ellos, así que añadieron otra más donde también tuvieron que hacer magia y romperse la cabeza para que no se le viera el cabello a McGillis.

Nos referimos al 'momento elevador' en el que se puede sentir esa tensión sexual no resuelta. Todavía no habían dado el paso de estar juntos físicamente ni besarse, pero esto añadía sensualidad y más leña al fuego. Justo lo que los espectadores pedían a gritos. Los productores encontraron una fácil solución que no nos hizo sospechar nada. “En la escena del ascensor, que también rodamos después, me pusieron una gorra de béisbol”, reconoció la actriz en esta entrevista.

Yo no sé qué piensan ustedes, pero a mí ese toque de la gorra me encantó y jamás se me habría pasado por la cabeza que hubiera algo detrás. Al final, lo que supuso un drama inicial, encontró su salida y el resultado no pudo ser mejor. El compañerismo y buena relación con Tom Cruise hicieron que todo rodara incluso mejor. “Pienso que Tom es fantástico. Es el hombre más dulce. Es un ser humano genuino, sincero y respetuoso. Me encantó trabajar con Tom, es maravilloso”, expresó Kelly en la mencionada entrevista.

Esa sintonía se notaba y traspasaba la pantalla en 1986 y la recepción de la cinta fue historia del cine, superando los $356 millones en su recaudación mundial de taquilla. Una historia de la que su público pedía a gritos una segunda parte y que llegó en 2022 bajo el título de Top Gun: Maverick. Aunque sin McGillis y con Jennifer Connelly como nueva compañera romántica de Tom Cruise.

El director Joseph Kosinski explicó su ausencia (y la de Meg Ryan, la otra figura femenina de la película original) diciendo a Insider que no querían que "la historia mirara hacia el pasado", que preferían apoyarse en "personajes nuevos". Sin embargo, que ni siquiera tuviera un homenaje cuando sí aparecieron otras figuras 'del pasado' como Val Kilmer, llamó la atención, derivando en críticas hacia la posible exclusión por la diferencia física entre Kelly McGillis y Tom Cruise bajo el paso de los años (la actriz es, además, cinco años mayor).

Sin embargo, a pesar de su ausencia, volvió a pasar. Esta segunda parte se posicionó, una vez más, como la película más vista de su año, con una recaudación mundial de más de $1.488 millones que ayudó a reavivar a la industria del cine en plena pandemia. Cada una en su estilo y adaptada a sus tiempos, aportan diversión y entretenimiento al espectador. Pero, una servidora se queda con la primera entrega. Aún sabiendo que esas escenas eróticas se rodaron con algo de trampa por las circunstancias, igual creo que estamos ante uno de esos clásicos que no morirán jamás.

Este artículo fue escrito en exclusiva para Yahoo en Español por Cine54.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Austin Butler "tuvo que elegir" entre 'Top Gun: Maverick' y 'Érase una vez en Hollywood'

Keanu Reeves cada vez más cerca de su sueño en los Oscar

La frase que Patrick Swayze odió pronunciar en 'Dirty dancing' y que el público amó

El clásico de Oprah Winfrey que le salvó la vida aunque no ganó el Óscar